Noticias

21/5/2009

Fuente: Telam, 26Noticias, Infobae

Grassi dijo sus últimas palabras ante los jueces y reiteró que espera un “veredicto absolutorio”


Al salir de los tribunales de Morón, el sacerdote acusado de 17 hechos de abuso sexual y corrupción de menores afirmó que a pesar de los “vientos en contra” no se puede quitar “la paz interior”. El 10 de junio se conocerá la sentencia en el juicio.

El cura Julio César Grassi, acusado por 17 hechos de abuso sexual y corrupción de menores, volvió a manifestar su inocencia al pronunciar sus últimas palabras frente al Tribunal que lo juzga y que fijó la fecha de la sentencia para el 10 de junio, informaron fuentes judiciales.

Sentado en el sala de audiencias del Tribunal Oral Criminal N 1 de Morón, el sacerdote torció el micrófono para mirar de frente a los jueces y dirigiéndose exclusivamente a ellos dijo: "Jamás le hubiera hecho algo malo a los chicos. Que el Espíritu Santo ilumine a los jueces", comentó a Télam el fiscal Alejandro Varela, quien al salir de los tribunales pasado el mediodía anunció que el 10 de junio a las 14 se conocerá la sentencia.

En tanto, de anticiparse la fecha del veredicto, los jueces Luís Andueza, Jorge Carrera y Mario Gómez, notificarán a las partes, 48 horas antes de la audiencia, informó Varela.

"Tengo plena conformidad con la acusación: volvería a acusar de la misma manera y volvería a solicitar la misma pena que solicité y a partir de la actividad de la defensa estoy más conforme aún con la acusación", dijo Varela.

Según el fiscal, "la defensa basó sus argumentos en repetir los puntos anteriores y en hablar del complot" y explicó que "ese término no fue puesto por la fiscalía sino por el propio acusado en su declaración".

El fiscal manifestó su satisfacción por "el gran éxito de este proceso ya que, a pesar de las trabas e impedimentos que hicieron peligrar la continuidad del juicio, el debate llegó a su fin con las palabras finales del imputado, como debe ser".

No obstante, se mostró indignado y apuntó contra los defensores del cura, cuya intervención calificó de "patoteril, de mal gusto y desubicada", al atacar directamente a los jóvenes denunciantes, y en particular a uno de ellos, de quien "mencionó su condición de huérfano para humillarlo".

Varela informó que, de haber una condena, el tribunal decidirá si dispone la inmediata detención del cura o, en su defecto, determina que se efectivice la prisión cuando salga la sentencia firme.

La media hora que usó Grassi para hablar ante el tribunal consistió en contar que su vida estuvo guiada por la vocación sacerdotal, lo que es "ser sacerdote para los niños y jóvenes más pobres y abandonados", según contó a la prensa cuando salió de la última audiencia antes de la sentencia.

"Solo veo mi absolución", aseguró Grassi y calificó de "injusta" la denuncia que lo llevó al banquillo de los acusados en un juicio oral y no público que duró más de 9 meses, en el tramo final de una causa judicial que empezó con una denuncia anónima en el año 2000.

"Ezequiel", "Gabriel" y "Luís", el nombre con que se dieron a conocer durante todo el juicio los jóvenes denunciantes, acusaron a Grassi en 2002 de abusar de ellos cuando tenían 9, 14 y 17 años, respectivamente.

A pesar de no ser menores en la actualidad pero al estar bajo esa protección serán resguardados durante la lectura del veredicto el próximo 10 de junio, "como se hizo durante todo el proceso", indicaron fuentes judiciales.

Por lo tanto, se espera que el tribunal establezca con anticipación las condiciones en que se desarrollará esa audiencia.

Daniel Cavo, abogado de Grassi, al salir del edificio de los tribunales también se mostró conforme con la fecha fijada por los jueces para la lectura del veredicto y rechazó los dichos de la fiscalía y la querella en relación con su actuación.

Se refirió a Juan Pablo Gallego, abogado de la querella y representante de CASACIDN, como "otro abogado" y no como "colega" y apuntó contra él, que hoy se refirió a Grassi como un "monstruo".

"Estas calificaciones no nos pueden sorprender porque es lo que (Gallego) dijo durante todas y cada una de las audiencias", concluyó el defensor.

Gallego al terminar la jornada llamó a Grassi "monstruo" y estimó que "a pesar de haber estudiado teatro y de haber querido ampararse en una institución que lo repudia, no logró emocionar", durante las palabras finales de hoy.





"Tengo mi esperanza puesta en un veredicto absolutorio"

Esas fueron las palabras utilizadas por el sacerdote Julio César Grassi, sobre lo que espera para la sentencia que la Justicia le dará el próximo 10 de junio. "Para mí las pruebas me favorecen totalmente", dijo


Al salir de lo que fue su último alegato ante el tribunal que lo juzga en Morón, Grassi habló con la prensa y dijo que al final de este proceso no ve "otra cosa que la absolución".

Aclaró que pese a todo lo que se dijo en su contra "está tranquilo", que la declaración de hoy lo llenó de serenidad y que tiene su "confianza puesta en la Justicia y en Dios".

"Para mí las pruebas me favorecen totalmente", señaló y añadió: "No veo otra cosa que la absolución, no está en mi universo pensar en un fallo condenatorio".

Asimismo, explicó lo que fue hoy su declaración ante los jueces. "Miré a los jueces a la cara como a alguien a quien le tengo que mostrar mi hombre interior", dijo y añadió que les habló "como Julio Grassi, que además es sacerdote de Dios”.

"Traté de decirle a la Justicia, a los jueces que la representan, lo que yo he vivido es la búsqueda de mi vocación que es ser sacerdote para los niños más pobres y abandonados", explicó.

Expuso que creó la Fundación Felices los Niños como una respuesta a lo que se vive en la calle, que es una "anarquía" de droga y "gente que los usa", y dijo que por eso la denuncia por la que fue a juicio oral "le provocó un gran dolor" del que solamente pudo salir con su vocación sacerdotal, "con oración y votos de pobreza" para lograr "la paz interior".

Ante los dichos de uno de los querellantes que señaló que esperaba "verlo salir esposado del juzgado", Grassi dijo que eso es propio de quien lo acusa yaseguró que lo "prejuzgaron" y que "se está cometiendo una terrible injusticia".

Asimismo, respecto a las acusaciones sobre la situación actual de la Fundación Felices los Niños que motivó un desalojo frustrado la semana pasada, el sacerdote se justificó diciendo que "en este tiempo no pudimos controlar la fundación como en otro tiempo".


Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008