Novedades del Juicio

4/3/2009

Fuente: J U I C I O   D I A   8 3

Sinopsis del octogésimo tercer día


En la jornada del miércoles 4 de marzo declararon dos testigos en el Juicio al Padre Grassi. En primer lugar se presentó Facundo, un joven que fue alumno del Polimodal Madre Teresa de Calcuta y buen amigo de Al, el tercer denunciante.


El poncho no aparece

Manifestó que pocos días antes que Al hiciera la denuncia contra el Padre Grassi, Al estaba muy nervioso por el traslado de un niño a su provincia. Esta situación lo llevó a hurtarle a Facundo su celular, el que regaló a este menor que estaba por partir. Facundo se enteró de esta situación por terceros pero luego, con sorpresa, fue el mismo Al quien le reconoció la mala acción, por lo que le ofreció dinero pero no el mismo celular porque se lo había regalado ya al muchacho. Facundo no quiso dinero sino su celular. Al le dijo que sí, que pronto se lo daría pero jamás volvió a verlo. Todo bien pero, el poncho…o el celular, nunca apareció.


Slumdog Millionaire

El testigo contó también que Al le había dicho a un compañero de trabajo que tenía un taller de confección de ropa juvenil, que él era sobrino del Gerente General de Sedamil y que le podría conseguir la tela a mitad de precio. Mike, el dueño del tallercito, le dio entonces $1.200.- para que le trajera todo lo que pudiera de algunas telas que necesitaba. Al se fue y... nunca más le trajo ni la tela ni el dinero. Preocupado Mike, vio que además de no traerle el dinero comenzó a faltar al trabajo, al que jamás volvió. Esto ya fue corroborado por dos testigos. -“Una manera fea de hacer dinero, aún perdiendo a quienes más lo querían”, terminó diciendo Facundo con indignación y pena.


Teresa del Niñito Jesús

Luego le tocó el turno a la Directora del Jardín de Infantes “Niñito Jesús” de la Fundación Felices los Niños, Licenciada Teresa Riella.

La responsable del sector de los más pequeños de la Fundación dio su testimonio personal acerca de la persona del Padre Julio César Grassi y aseguró que JAMAS vio ni escuchó nada que le haga pensar en semejante acusación. Relató con detalle como se lleva adelante el Sistema Preventivo de Don Bosco desde la más tierna edad hasta los jóvenes en Felices los Niños. Durante el Juicio se criticó la “supuesta falta de capacitación” de los referentes de la Obra del Padre Grassi y habiendo tenido la oportunidad de interrogar a la Lic. Riella no se la aprovechó suficientemente para conocer a fondo los principios que rigen un Proyecto que, de ser creado por un delincuente, suena “un poco raro”. No quisieron profundizar este tema ni los Fiscales ni los querellantes pasando a tratar de desestabilizar a la declarante con cosas que nada tenían que ver con el objeto del Juicio. Igualmente la docente contestó con tranquilidad.


Juan Pablo Gallego agravió a la Virgen María

Llegó el momento de la falta de respeto cuando tomó la palabra Juan Pablo Gallego quien no sólo volvió sobre su inicua pregunta acerca de “si sabe acerca de la sexualidad del Padre Grassi” para luego querer provocar un escarnio sobre la Santísima Virgen María. Cuando Teresa Riella fue preguntada si estuvo el día que liberaron al Padre Grassi, el 21 de noviembre de 2002, ella relató que el sacerdote fue recibido con mucha alegría por todos los chicos y chicas como así también por gente de las Comunidades de los barrios que circundan la Fundación, que se autoconvocaron en el ingreso de la misma para dar la bienvenida al Padre Espiritual de la Obra. Según manifestó la testigo, los chicos cantaban y saludaban efusivos al Padre Grassi y quien más se lo veía emocionado y feliz es a Al, quien estaba subido al auto de Lucía Portal llorando de alegría y animando al resto de los compañeros dirigiendo los cantos. Uno de los papás de los chicos, según Riella, levantó en andas al Padre Grassi y por pedido del religioso lo acercó a la imagen de María Auxiliadora que se encuentra frente a la EGB Presbítero Manuel Alberti a la que abrazó y dio gracias.

Cuando la Directora del Jardín terminó de contar emocionada el suceso vivido, Gallego, de manera burlona le preguntó: -“Ah, Grassi se subió a la Virgen... ¿Y arriba de que otro artefacto se subió?”. Este agravio fue recriminado inmediatamente por la Defensa del Padre Grassi y por los Jueces. Esta actitud intolerante e irreverente a la Madre de Dios llevó a que la misma Teresa Riella reaccionara contra esta burla recibiendo por respuesta una pregunta de Gallego: “-¿Usted señora se siente miembro de la Justicia Divina?”


Creciendo en Desgracia

Lamentablemente nadie pone coto a los excesos verbales y actitudes desafiantes y descalificantes del abogado de Carlotto. La justicia Divina, de la que no forma parte Riella seguramente, será quien haga entender a Gallego que quien escupe al Cielo, le cae en la cara. Esta vez escupió a la Virgen... ¡que Ella se apiade de él!. La secta Creciendo en Gracia que lo aplaude cuando sale de Tribunales se sentirá feliz de su pollo.

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008