Novedades del Juicio

26/2/2009

Fuente: J U I C I O   D I A   8 0

Sinopsis del octogésimo día


El jueves 26 de febrero declaró un testigo en el Juicio Oral que se le sigue al Padre Grassi.

Se trata de Horacio.


Pantalón cortito

Es un joven que tuvo al sacerdote como encargado en el Hogar “La Casita” de Paso del Rey, posteriormente pasó a vivir en la casa de un colaborador y finalmente vivió en el Hogar Don Bosco de la Fundación Felices los Niños.

Horacio manifestó que conoció al Padre Julio César Grassi a los 8 años cuando el religioso enviaba a los aspirantes salesianos de Ramos Mejía a hacer apostolado al Hogar fundado por el Padre Mettone y a su vez llevaba a participar de eventos festivos a los chicos del Colegio Don Bosco de Ramos Mejía.


El Padre Grassi en Paso del Rey

Es así como al integrarse el Padre Grassi en La Casita de Paso del Rey a trabajar, fue asignada a su cargo la Casa de los preadolescentes. Horacio estaba entre los que formaban parte del grupo a cargo de Grassi. Diariamente se levantaban temprano para ir a la Escuela, desayunaban, hacían la oración y el Padre Grassi los llevaba para que estudien. Al mediodía los iba a buscar a la escuela. Luego el sacerdote compartía a menudo deportes y apoyo escolar con los internos de la Casita. Recordó el testigo que la presencia del Padre Julio, (o Julio como él lo llamaba) en los medios de comunicación social atrajo más donaciones a la Institución.


Otra casa

Fue importante la cantidad de colaboradores que iban a la Obra del Padre Elvio y justamente Horacio, con 13 años, egresó con la familia de voluntarios Pedemonte con la que vivió un año y medio. Por peleas surgidas de desencuentros familiares el Juzgado de Menores de Mercedes lo quiso mandar a un Instituto, pero desde el despacho del Juez comunican que era aceptado en la Fundación Felices los Niños de Hurlingham, donde fue recibido de muy buena manera.


Lo pasado no pesaba

Horacio le había hecho hacer mucha mala sangre al padre Grassi en el Hogar de Paso del Rey y dudaba que el sacerdote lo aceptara en la nueva fundación. Se sorprendió gratamente porque lo pasado no pesaba y porque lo recibió con un abrazo. Horacio permaneció un año y medio en la casa San Juan Bosco y testimonió no haber visto ni percibido ninguna situación dudosa respecto a un supuesto abuso sexual o nada que se le parezca. En ese tiempo no había aún secundario en la Fundación, por lo que Horació fue becado en el Instituto Agrotécnico Fahy de Moreno de la Pía Sociedad de San Vicente Palotti (Padres Palotinos).


La familia: prioridad

Después de un tiempo de trabajo del Gabinete Psicosocial  de la Fundación con la familia,  Horacio egresó para vivir con su mamá y siguió estudiando hasta recibirse en la misma Institución permaneciendo vigente su beca. En la Escuela se puso de novio con una compañera que vivía en la Casa de Niñas Madre Piedad de la Cruz, de nombre Edith. Con ella se casó en la Capilla de la Fundación Felices los Niños de Hurlingham en el año 2000 y el Padre Grassi fue quien bendijo el matrimonio. Luego trabajó algunos años en la Fundación. Cuando por penosas circunstancias familiares quedó en la calle con su esposa embarazada y su pequeño hijo, recurrió a pedir auxilio al padre Grassi  y éste le ofreció vivir en una Quinta que estaba ocupada y semidestruida, la que había sido donada a la Fundación. El pedido era que apenas se saque a un intruso de la misma la ocupe a pesar del deterioro del techo. Y así lo hizo, haciéndose cargo de los arreglos de la misma hasta la fecha. Ese predio será destinado para ser un Hogar de Día para beneficio de los niños del asentamiento que está frente al inmueble. Lamentablemente algunos jóvenes que están en la delincuencia desvalijaron dos veces la casa por lo que con su esposa y sus dos hijitos tuvieron que empezar de nuevo. Horacio conoció al tercer denunciante con quien compartió el trabajo en una Empresa de la que Horacio es Delegado Sindical. Manifestó que tuvo desencuentros por la manera de ser de Al a quien veía muy “altanero”. Todos los trabajos que consiguió Horacio fueron obtenidos a través de la recomendación del Padre Grassi. El sacerdote fue para él y su señora un referente y un apoyo.


Testimonio importante

Para la causa parece un testimonio sin fuerza, pero la reflexión que surge es que este muchacho, que ahora tiene 29 años, nunca fue nombrado como privilegiado por el Padre Grassi y sin embargo recibió muchísimo de él. Esto sucedió en muchísimos casos. No había grupitos de favoritos. Todos pudieron alcanzar la meta de su vida si se lo proponían. Todos tuvieron las mismas oportunidades y se les dio a manos llenas a todos y todas por igual. Cada uno en la vida sabe o no después aprovechar la siembra y sus frutos.

Horacio es sólo un caso más de miles de padres de familia que la Fundación formó como honrados ciudadanos y buenos cristianos.

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008