Novedades del Juicio

17/2/2009

Fuente: J U I C I O   D I A   7 5

Sinopsis del septuagésimo quinto día


El martes 17 de febrero declararon dos testigos en el Juicio que se le sigue al Padre Grassi.


El explorador

El primer turno fue para Julián, un ex explorador de Don Bosco que a los doce años de edad tuvo como Capellán al padre Julio César Grassi en los tiempos que el ahora sacerdote cursaba sus estudios de Teología.

Recordó que el sacerdote fue uno de los pioneros de la desmilitarización en las formas de los Exploradores Argentinos de Don Bosco. Primero fue Capellán en el Batallón 44 de San Justo y allí cambió el nombre de Gral. Guido por el del salesiano Padre José María Ricardes. Impulsó el cumplimiento de la Reforma realizada por la Congregación Salesiana en la estructura que había mutado de Escultista a Militar. Los chicos parecían ser preparados como soldados y no como líderes grupales, expertos en campamentismo, y un contacto catequístico con Dios en la tierra, el agua, el Sol. Luego de dos exitosos años en San Justo le tocó a Julio Grassi el desafío de cambiar la rígida estructura del Batallón 50 en el Barrio de Manzanares, también en La Matanza.


Diácono y mártir

Esta vez el cambio impuesto en este Grupo le valió sufrir un ataque físico. Esta agresión la sufrió como Diácono cuando un Jefe fuera dado de baja por hacer aplaudir cardos a los chicos, al estilo más bajo que nada tenía que ver con el sistema educativo de Don Bosco. El Jefe, de apellido Sombra, acostumbrado a moverse impunemente se presentó un día al Centro de Estudios del Santuario Sagrado Corazón de Jesús de San Justo y le propinó una paliza de trompadas y patadas en la cara al entonces Diácono Julio Grassi quien yacía ya inconsciente en el piso del ingreso al Seminario, terminando internado con lesiones en el Hospital de Morón. El episodio fue conocido ampliamente en la Congregación pero Telenoche Investiga el 23 de octubre de 2002 le cambió el motivo, retorciendo las circunstancias y poniéndole morbosidad al hecho, diciendo que los golpes habrían sido dados en el contexto de un supuesto abuso. Quedó claro en la audiencia que fue todo lo contrario, ya que Julio Grassi puso fin, aún derramando su propia sangre, a los abusos de los malos tratos en movimientos destinados a la recreación y contacto con la naturaleza de los niños y adolescentes.


Los días en Hurlingham

Julián luego manifestó haber trabajado en la Fundación, en la sede de Hurlingham, donde conoció al que luego fuera el primer denunciante, el que fue llevado por él a pasear una vez por el centro de Morón, corroborando dichos del Padre Grassi en la audiencia. Esto viene al caso de que el joven declaró quejándose no tener quien lo hubiera llevado a pasear y finalmente quedó demostrado que fue de los que más salió con voluntarios y empleados. También corroboró como era la oficina del Padre Grassi en el año 1996 como así también después del año 1998, lo que también deja en claro mentiras dichas en la audiencia contra el sacerdote. Respecto al tercer denunciante dijo conocer una serie de malos comportamientos tenidos contra compañeros menores que él.


Pegame y decime Marta

También manifestó haber recibido por parte de la ex lavandera Marta Díaz de la Fundación la oferta para llevar a Canal 13 unas cartas comprometedoras de este actual tercer denunciante para ser publicadas, siendo esto útil para perjudicar al Padre Grassi.

Julián habló acerca de detalles de los textos de alguna de las cartas, lo que descalifica a quien las escribió y deja en claro que gente de Canal 13 tenía conocimiento de esas misivas del joven, ahora denunciante, al que querían quebrar para que denunciara a Grassi porque sino sería denunciado él.

Para este plan, realizado en el año 2006 usó otra vez a Marta Díaz, quien le hizo una Cámara Oculta en 2002 a un joven mientras le ofrecía dinero y dádivas.


Propuesta indecente

Luego de tocó el turno declarar a una joven que a los 12 años de edad recibió la propuesta por parte de una abogada para que denunciara falsamente al Padre Julio César Grassi por abuso sexual. El plan era ir a invitarlo a participar de un Congreso de Minoridad en Riesgo y salir gritando de la oficina del sacerdote como que “hubiera sufrido un intento de violación o abuso”. Tenía que ser algo que no dejara huellas y pudiera ser lo suficientemente escandaloso para destruir a Grassi. La niña con entereza dió un rotundo NO. Esto lo contó en un medio de comunicación y le valió amenazas “legales” de parte de quien la quiso involucrar en un delito a corta edad. Alrededor de esta letrada había personas que luego estuvieron en el armado de esta trama mediático judicial contra el sacerdote fundador de Felices los Niños. Por ahora no aportaremos más detalles hasta tanto se levante la reserva impuesta por el Tribunal para que se decida si declara o no la abogada involucrada en este grave delito.

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008