Noticias

12/1/2009

Fuente: Revista Noticias - Año XXXII N° 1672 - 10 de enero del 2009

Monseñor Laguna:
Gallego y Stola mienten

El incómodo tema Grassi


En Mar del Plata, habló con NOTICIAS sobre el cura. Apoyo, culpas y abogados de más.
 

Si es cierto lo que dicta el refrán, eso de que "al que madruga, Dios lo ayuda", entonces Justo Oscar Laguna, monseñor emérito de Morón, debe estar solicitando algún tipo de asistencia celestial. Ni siquiera el 1 de enero, el octogenario religioso evitó levantarse al alba. A las 7.30 de la mañana ya estaba caminando por las calles de Mar del Plata, donde decidió pasar las Fiestas con su hermana "Chola", que hace años vive en la ciudad. El fin del 2008 encontró a Laguna envuelto en una polémica que desde hace años parece incomodarlo. La de su vinculación con el sacerdote Julio César Grassi, que enfrenta la etapa final de un juicio por abuso sexual contra menores bajo su guarda en la Fundación Felices los Niños.

El testimonio de Laguna podría tener relevancia, pero él no quiere saber nada con tribunales.

DENTÍFRICO BLANQUEADOR. En la mañana del primer día del año. Laguna camina por las calles de Mar del Plata, compra un dentífrico con cualidades blanqueadoras en una farmacia y entra en la Capilla "Divino Muestro" para la misa de las 9. A la salida, NOTICIAS logra dialogar con el religioso, que se muestra incómodo, "Grassi es mi amigo", dirá Laguna, empeñado en no inmiscuirse en un tema al que no le agrada referirse.

NOTICIAS: El testigo Enrique Stola, psiquiatra de dos de los Jóvenes que acusan a Grassi por abuso sexual, declaró en el juicio que usted dijo tenerle miedo al sacerdote. ¿Grassi lo amenazó para que no declare?

Laguna: Eso es mentira. No le tengo miedo ni me amenazó. No entiendo por qué el abogado querellante Juan Pablo Gallego miente, como lo hace este testigo que me menciona. Me extraña, porque yo a Gallego también lo recibí muy amablemente.

NOTICIAS: En noviembre, cuando usted estaba a punto de ser llamado a declarar, recibió a Grassi en su domicilio. ¿Para qué?

Laguna: No sé por qué no podría recibirlo. Me ve con cierta habitualidad. No hace mucho, hace 20 días, creo que fue la última vez. Antes no había venido por un tiempo. Y su trato siempre fue cordial. Yo hace cuatro años que no soy obispo, soy emérito y creo que puedo recibir gente en mi casa. He recibido a abogados, periodistas y fiscales, también.

NOTICIAS: Pero no me dijo para qué fue Grassi.

Laguna: No te puedo decir que fue por alguna razón en especial, querido. No recuerdo. Lo que sí, lo encontré caído, pobre.

El 7 de noviembre pasado, Laguna recibió a Grassi en su domicilio, cinco días antes de que el monseñor tuviera que ser citado a declarar en los tribunales de Morón. La reunión saltó a la luz en el Juicio porque el propio fiscal de la causa, Alejandro Varela, vio a Grassi salir de la casa del ex obispo en el barrio porteño de Congreso: Justo ese día había ido a notificar a Laguna para su inminente declaración. Pero Laguna presentó un escrito para excusarse de declarar, invocando el Código Procesal de la Nación que ampara a autoridades eclesiásticas y les brinda la posibilidad de dar su testimonio por escrito. Ahora, los Jueces de Morón deben definir si aceptan el pedido de monseñor.

Juan Pablo Gallego, abogado querellante en la causa Grassi, no quiere polemizar con Laguna, a quien califica como "rara persona respetuosa y honorable". Sin embargo, sostiene sus dichos: "Varias personas escucharon a Laguna hablar de presiones. Él dijo tenerle miedo. Cuando me recibió a mí, me despidió con un abrazo y diciendo que rogaba a Dios para que Grassi fuera preso. No me cae de la mejor manera que ahora cambie su discurso, pero creo es, tal vez, para evitar una innecesaria confrontación pública".

NOTICIAS: ¿Qué relación mantiene con Grassi?

Laguna: Yo lo quiero a Grassi. es amigo. Tuvimos una relación larga y turbulenta cuando yo era obispo. Que este juicio se prolongue no le conviene ni a él ni a la Iglesia. La dilatación de los tiempos es increíble. Pero creo que eso es también por culpa de Grassi. A mi me dijo que tenía como 400 testigos pira presentar. Y la verdad, no sé por qué. pero ni Carlos Menem tiene el equipo de abogados que lo defienden.

NOTICIAS: ¿Por qué dice que fue turbulenta su relación?

Laguna: Bueno, ya he dicho que era un hijo desobediente. Yo le decía que no hiciese tal obra, pero él iba y lo hacía igual. Tenía mucha exposición.

NOTICIAS: ¿Por qué no quiere ir a declarar al juicio?

Laguna: Pero querido, hay una ley que me ampara. No tengo por qué no usarla. Yo presenté el escrito y el tribunal tiene que definir si lo acepta o no. El ex vicario, mi querido Santiago Olivera, tampoco fue a declarar.

NOTICIAS: Justamente, no se entiende por qué los miembros de la Iglesia que son testigos en el juicio deciden no presentarse. ¿La Iglesia protege a Grassi?

Laguna: Eso es un disparate. La Iglesia no protege a Grassi. Yo no me metí para nada, ni cuando esto se inició y Grassi era sacerdote mío.

NOTICIAS: ¿Usted había escuchado versiones sobre supuestos abusos de Grassi antes del informe de 'Telenoche Investiga"?

Laguna: Jamás escuché ningún tipo de rumor sobre abusos. Toda obra con adolescentes es un lugar peligroso, pero a mí no me llegó ninguna denuncia. Tal vez, algún mensaje anónimo que supongo era de ex empleados de la fundación, pero eso no es serio. Yo no leo anónimos.

NOTICIAS: En el juicio, la periodista Miriam Lewin dijo que usted no se mostró sorprendido cuando le comunicaron el contenido del informe sobre Grassi.

Laguna: Bueno, querido, hay que esperar a que la Justicia actúe y se expida, ya está bien, ¿si? (para un taxi y se despide).

Monseñor Laguna se aleja por las calles de Mar del Plata. Las últimas versiones que surgen de los tribunales de Morón dicen que ahora es la defensa de Grassi la más interesada en que Laguna declare, aunque sólo sirva para generar polémica y dilatar los tiempos judiciales. Para la querella, las pruebas acumuladas en el juicio son suficientes para condenar al cura acusado de abuso de menores. Laguna, como él mismo dijo, preferiría no meterse.

DANIEL SEIFERT ( Desde MAR DEL PLATA) dseifert@perfil.com.ar




TESTIGOS

¿QUIÉN MIENTE?

La periodista Miriam Lewin es una figura clave en el caso Grassi. El 12 de septiembre pasado, declaró ante la Justicia que pocos días antes de emitirse el programa con el informe sobre Grassi -que salió al aire en octubre del 2002- se reunió con Laguna, junto al gerente de Noticias de Canal 13, Carlos De Elía, para informar al obispo acerca del informe que presentarían denunciando al sacerdote. "Laguna no se sorprendió, dijo que varias personas le habían comunicado situaciones de abuso sexual, esta preferencia enfermiza por menores varones que tenia Grassi, y que varios empleados de la fundación venían a pedirle protección", declaró Lewin.

Por otra parte, el psiquiatra Enrique Stola también compromete al obispo de Morón con sus dichos. En su declaración, Stola afirmó que se reunió con Laguna a instancias del clérigo, y que en ese encuentro, del que también participó el abogado Juan Pablo Gallego, el obispo expresó su temor a Grassi. Según Stola, Laguna habría dicho: "Lo que yo puedo decir es que a este hombre le tengo miedo, y que le dije a mi hermana que si algo me llega a pasar, es Grassi".

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008