Novedades del Juicio

23/12/2008

Fuente: J U I C I O   D I A   5 6

Sinopsis del quincuagésimo sexto día

En la jornada del martes 23 de diciembre declaró un Perito legista. Se trata del Dr. Enio Linares. El mismo debía realizar junto al perito oficial de los Tribunales de Morón, Dr. Parés, y el perito de parte del Padre Grassi, Dr. Goldstoff, un estudio en la superficie del torso y espalda del sacerdote para corroborar o no los dichos de un denunciante. Asimismo debía verificar si la zona pelviana del religioso tenía alguna hinchazón como también manifestara dicho declarante que lo acusa.

El Perito Oficial de los Tribunales de Morón como así también el perito oficial determinaron que el Padre Grassi posee lunares y vellosidad en torso y espalda tal como lo dijera quien lo demanda, cosa que es visible en natatorios o en vacaciones como demostrara el sacerdote, lo que no da credibilidad a la prueba acusatoria. Donde no tuvo acierto el denunciante es en la supuesta descripción hecha contra Grassi debajo de la cintura, ya que los peritos (excepto Linares) terminaron afirmando que no existe ninguna hinchazón por lo que jamás podría haberlo visto el denunciante al Padre sin ropa.

Lo que sucede es que por el solo hecho de oponerse y sin razones científicas, durante cuatro horas el Dr. Linares trató de justificar que él sí había visto musculatura desarrollada en la zona que podía entenderse como no común, contradiciendo a los otros peritos que vieron la zona plana y normal. En ciertos momentos quería imponer su tesitura que "por el solo hecho de haber hablado de las uñas de los pies con el Padre Grassi" le podía determinar rasgos psicológicos. En todo momento el Tribunal insistió en que el perito que se remitiera exclusivamente a los puntos de pericia solicitados y no hablara de lo que no analizó formalmente. Recordemos que Linares en una revista había "periciado" sin conocer al Padre Grassi, lo que representa no sólo una osadía sino que emparenta a la psicología con definiciones vulgares, llevándola a ser un cuasi horóscopo. Terminado el interrogatorio el testigo se retiró sin pena ni gloria, habiendo empleado el 80% de su tiempo para hablar de temas que no conocía en la persona del sacerdote, ni del denunciante, ni de la Causa, porque jamás había hecho una pericia psicológica sino que había visto lunares, pelos y la pelvis del examinado, y sólo eso.

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008