Noticias

27/11/2008

Fuente: Cristo Hoy - Nota de tapa
Año XIV - Nro 757 - 27 de noviembre al 3 de diciembre de 2008
 

¿Por qué Raúl Portal defiende al padre Grassi?




'Yo estoy muy cerca de él'
El famoso conductor televisivo, Raúl Portal, afirma los motivos por los que defiende al p. Grassi.


¿Cómo conoció al p. Grassi?
- En 1989 él me hizo una nota desde una FM católica y desde allí comenzamos a tener contacto. Luego, cuando fue transladado a Río Grande, hablamos mucho más, desde sus planes para hacer en la Patagonia una obra para capacitar a los jóvenes en el turismo o cuando en el pueblo habían profanado y destruído una imagen de María Auxiliadora y él solo hizo una marcha en desagravio con 10 grados bajo cero. Siempre fue de ir al frente. No le tenía miedo a nada, ni a las sectas ni a los poderosos.
Cuando volvió a Buenos Aires y estaba en el Hogar de Paso del Rey denunció una secta umbanda que estaba implicada en la muerte de dos nenas. Se armó un lío bárbaro y a partir de ahí ya tuvo un grupo que se la juró. Hace poco ví publicaciones donde mostraban a los umbandas maldiciendo los Tribunales de Morón para que al p. Grassi le vaya mal.
En 1993 comenzamos la Fundación Felices los Niños. Siempre fue muy solidario. Prácticamente soy cofundador de la Fundación, cuando iniciamos una lucha monstruosa para conseguir el terreno para el hogar de los chicos. Si yo no creyera en su inocencia, en ese caso, no podría ser su amigo. Construyó el hogar donde teníamos a seis mil chicos. Si no hubiese pasado todo esto, hoy albergaríamos a veinte mil. Esa es la mayor injusticia.


¿Por qué lo defiende?
- Porque es inocente, totalmente ajeno a lo que lo acusan. Yo estoy muy cerca de él y soy un hombre grande, que tiene mucha calle. Sé distinguir quien es quien. Lo conozco más, y más bronca me da en lo que lo metieron. Pero como siempre le digo a él, va a salir fortalecido para ayudar más y mejor a los chicos y a los pobres que tanto quiere. Tengo la convicción de que es inocente porque hablé con los chicos de la Fundación y ni antes ni después escuché algo que se asimilara a un maltrato o un abuso. Los pibes de Felices los Niños lo quieren a morir. Si hubiera sido culpable, los mismos chicos lo hubieran relegado y los padres de ellos lo hubieran sacado a patadas. Y los padres hasta hicieron una asociación para que el p. Grassi vuelva a la Fundación. Y digo, antes del fallo, que el p. Julio es la persona más buena, más solidaria que conocí en mi vida. Tiene santidad. Le hicieron esto porque es lo peor que le podían hacer. Gracias a esa santidad es que puede soportar esta clase de injurias que se dicen sobre él. Su inocencia se va a probar. Lo digo porque sé quiénes, cómo y por qué lo hicieron.


¿Cómo se inició la denuncia de 'Telenoche Investiga?
- Por un lado fueron ex empleados que estaban enojados con el p. Julio y llamaron diciendo barbaridades que no podían probar. Pero al tomar la investigación Miriam Lewin, ella se encargó de buscar la manera de que hubiera quién corroborara falsamente lo que ella le indujo. Una pista también la podemos encontrar en la página 551 del libro Galimberti, escrito por Larraqui y Caballero, donde dice con lujo de detalles que el ex montonero estaba preparando esto contra el p. Grassi para doblegarlo. Lewin, en el juicio, no sé si ingenuamente, lo corroboró diciendo que se reunió dos veces con Jorge "Corcho" Rodríguez y le había dado material contra el p. Grassi. Volviendo al inicio, corrían los anónimos por todas partes; de acuerdo a lo que el libro decía y a raíz de estas denuncias le dije al cura que hiciera una autodenuncia. Cinco jueces de Morón hicieron doscientos testimoniales que analizaron al pibe y su circunstancia. Estaban cerrando el caso por falta de mérito. A los pocos días me entero de que "Telenoche Investiga" tenía preparada una investigación que comprometía a Grassi. Lo fui a ver a Carlos de Elía, director de TN, y le dije que a Miriam Lewin y a Irene Bais le estaban vendiendo pescado podrido, que desde las primeras denuncias venían ofreciendo esta clase de aprietes para armar un escándalo. Le pedí por favor que me diera treinta días para que contratara a las personas que él quisiera, para nombrarlos como asistentes sociales en la Fundación y que filmaran con las cámaras ocultas que ellos quisieran. Pero lamentablemente alguien lo encontró verosímil y se mandó. De Elía me dijo que si no lo hacían ellos, lo iban a hacer otros. Por un punto de rating hacen cualquier cosa. A Miriam Lewin le doy el beneficio de la duda. No creo que esto sea un invento de ella ni de Bais. Se equivocaron. Ahora De Elía declaró en el juicio diciendo que yo no soy su amigo. A partir de ahora no, pero ante sí lo éramos. Me molesta la actitud humana ante todo. También quiso menospreciarme diciendo que para mí eran lo mismo los chicos que las mascotas. Y en algo tiene razón, porque siempre lo digo, no con respecto a su dignidad pero sí en cuanto a los valores de la pureza, la lealtad, la humildad y la simpleza de vida.


¿Qué sintió al ver el programa?
- Sentí vergüenza ajena por ser también yo periodista y miembro del mismo ambiente televisivo. El programa no tenía sustento y le pusieron un montón de relleno. Lo peor fue que pusieron a cuatro jóvenes como víctimas y ni les consultaron. Aparecían sus fotos pixeladas, pero reconocibles para los amigos, y testimonios truchos de personas que afirmaban lo que a ellos nunca les pasó. Esto fue lo más grave. Tan falso fue eso, que le inventaron a uno de ellos una pericia como que era abusado por el p. Grassi y esa pericia nunca existió. Hablaron de una suite nupcial con cama matrimonial y equipos de audio espectaculares, y el padre vivía en un sucucho con una cama simple y equipos de audio del teatro guardados para que no los roben, que si los prendía volaba el techo. Todo absurdo. Los demás testimonios el p. Julio los demolió en el juicio. Después los trataron de arreglar adaptándolos, pero quedó peor. Los jueces dirán, pero esto es falso por donde lo mires. Hoy en día -y esto nadie lo sabe- Julio Grassi habla de reconciliación. No está enojado, sólo espera que todo termine para que llegue el perdón y la reconciliación. Yo soy el amigo que lo defiende por inocente.


¿Usted dudó al principio?
- No sé si dudé, pero como la propaganda de "Telenoche Investiga" venía tan fuerte y venían aparentemente con una "supuesta cámara oculta" me agarró lo que hasta una madre puede sentir cuando le meten preso a su hijo. Lo quiere pero duda. Yo soy el amigo que lo defiende por inocente. El día que salió el programa, yo estaba con él; abrí la ventana de mi casa y le dije: si acá hay una cámara oculta y vos estás tocando a un pibe, yo te tiro por la ventana y después te llevo a la comisaría. El p. Julio Grassi con un rostro que no puedo olvidarme me dijo: "Cerrá la ventana tranquilo. No puede haber ninguna cámara oculta porque nunca hice nada." La verdad es que quedé avergonzado y esa fue para mí la mejor prueba de su sinceridad. Otro se hubiera preocupado por lo que irían a decir. El tenía una paz envidiable.


¿Cree que la sociedad ya lo prejuzgó?
- Sobre todo lo prejuzgó un noticiero, porque el equipo que maneja esa dirección informativa está involucrado en el armado del programa "Telenoche Investiga" y en la judicialización del mismo. Tuvieron que forzar la permanencia de este tema en los medios con cientos de mentiras de supuestas amenazas incomprobables para hacer quedar mal al p. Grassi, repitiendo además decenas de veces que había una nueva denuncia de abuso para que la gente crea que son cientos los chicos que lo acusan cuando siguen siendo los mismo. Lo peor es que, como dice el p. Julio, se lo mira desde su acusación y no desde su inocencia. El principio de inocencia es que todos somos inocentes a pesar de cualquier proceso. Las acusaciones hay que probarlas cuando uno imputa algo y mientras tanto todos somos inocentes. Aquí es al revés. Primero te condenan mediáticamente, después te castigan con mala prensa y al final viene el juicio en el que los jueces tienen que luchar con la presión de las publicaciones tendenciosas que tratan de influenciarlos a ellos especialmente. ¿Se imaginan el duro revés que sufriría el Noticiero de Canal 13 después de la absolución del p. Julio Grassi?



Para ayudar a Felices los Niños:
(011) 4551-7049

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008