Noticias

12/4/2003

Fuente: La Nación - Espectáculos

Noticieros, en pie de guerra

Nuevos títulos y conductores confirman la revitalización de un género que estuvo caído unos años
 

Su Majestad el rating
Su Majestad el rating
El cambio salta a la vista y no pasa para nada inadvertido a los ojos de los observadores más rigurosos de la vertiginosa realidad televisiva. Seis años atrás, en pleno apogeo del modelo de la "frivolización de la pantalla" que para muchos operaba en sintonía perfecta con el modelo político representado por Carlos Menem, los noticieros quedaban reducidos a la mínima expresión y no se auguraba para ellos un futuro promisorio. Hoy, en un escenario bien distinto y favorecido por acontecimientos de extraordinaria gravitación como la guerra en Irak, los espacios informativos de la TV abierta no sólo recuperaron tiempo y espacio perdidos; también se animan a encarar nuevos proyectos (como el exitoso "noticiero temático" que puso en marcha Telefé a propósito de la guerra) y a ensayar a cada momento innovaciones visuales y temáticas que permiten "vestir" la noticia de diferentes maneras (más tradicional o más vanguardista, más impactante o más austera), además de poner en práctica experiencias que hasta hace no mucho tiempo ni siquiera eran consideradas, como instalar en la pantalla de un mismo canal dos noticieros con sólo dos horas de diferencia, como ocurre en América entre las 19 ("América noticias, 2da. edición") y las 21 ("Informe central").
El noticiero más nuevo de América, ''Informe central'', tiene como conductores a Martín Ciccioli y Rolando Graña
El noticiero más nuevo de América, ''Informe central'', tiene como conduc-
tores a Martín Ciccioli y Rolando Graña
Foto: Maxi Amena

La prueba más contundente de la reinstalación de los informativos en los primeros planos es la presencia de "Telenoche" (Canal 13) como el programa más visto de toda la televisión abierta hasta fines de la semana última. El regreso de Susana Giménez, el lunes 7, le quitó, por ahora, ese lugar de privilegio, pero las últimas mediciones mostraron que puede competir palmo a palmo con la diva más glamorosa de la pantalla chica.

La explicación de este éxito tal vez pase por el eficaz equilibrio entre tradición y novedad que propone una de las marcas informativas más longevas de la TV. Nombres de tanta prosapia en la materia como los de Mónica Cahen D´Anvers y César Mascetti conviven aquí con el cada vez más generoso uso de los recursos que provee Internet y con un estilo visual renovado en el que cada informe se convierte en una historia con identidad propia, reforzada en su impacto por una "puesta en escena" en donde no faltan títulos ingeniosos y música de fondo.

Efectos visuales a granel

En otros canales se agrega una profusión de efectos visuales (cámaras lentas o montajes veloces) y de sonido, y hasta dramatizaciones simuladas para reforzar, por lo general, el impacto de algunos resonantes temas policiales. Comentarios musicales resonantes y movimientos de cámara "no tradicionales" ilustran también muchos noticieros de cuño reciente, como "Informe central".

No fue posible obtener el punto de vista de Carlos de Elía, responsable máximo de "Telenoche" como gerente de noticias del 13, que declinó hablar con LA NACION por estar todavía disconforme con el tratamiento que desde estas páginas se hizo del último ciclo de "Telenoche investiga", el año último, pero algunos de sus pares en los otros canales de aire privados subrayaron que buena parte del giro que adoptaron los noticieros en los últimos tiempos pasó por el renovado concepto de imagen que hoy tiene la información en TV.

"El tratamiento visual de un noticiero está muy por encima de lo que se venía trabajando años atrás. Pero todos estos recursos, imágenes y gráficos, que mejoran la capacidad de relato de una noticia, valen siempre y cuando no distorsionen el contenido periodístico", dice Claudio Martínez, gerente de contenidos periodísticos de América. Para Patricio Malagrino, responsable de los noticieros de Canal 9, el packaging de una noticia es fundamental. "Es que la tele, por sobre todo, es imagen. Lo importante es no subestimar a la gente contándole mal la noticia o presentándosela con amarillismo", explica.

Osvaldo Petrozzino, director de noticias de Telefé, sostiene, en cambio, que la meta del canal pasa por transmitir información sin aditamentos. "La cosmética está asociada a la idea de consolidar el poder de la imagen y del sonido, pero en los últimos años se han frivolizado y glamorizado hasta las peores noticias." Esa tendencia más despojada se nota sobre todo en el noticiero vespertino.

A propósito de horarios, el recuperado segmento del mediodía muestra en general tendencias parecidas, aunque la guerra alteró en los últimos días todas las prioridades: usualmente están muy atentos a temas de salud, a entregar consejos para los consumidores y a atender con columnistas especializados los problemas de la clase pasiva. Hay notas "de color" relacionadas con la farándula o con hechos curiosos, alternadas con algún tema fuerte que lleva a conductores acostumbrados a tomar partido (Santo Biasatti en el 13, Jorge Jacobson en Telefé, Eduardo Feinmann en Canal 9) a no ahorrar adjetivos.

"Un noticiero -señala Malagrino- es como una revista o un diario, que tiene distintas secciones y de ellas se extrae la nota más relevante del día." Martínez, en tanto, sostiene que en ningún noticiero puede faltar la sensibilidad, que define como "la capacidad de los editores no de seguir al público y darle supuestamente lo que quiere, sino de interpretar rigurosamente sus demandas informativas para llevarlas a los hogares".

Para el responsable de los informativos de América, el fenómeno más importante de los últimos cinco años fue la ausencia de la política de la agenda central. "Los noticieros, como el país, tienen la obligación de recuperar la agenda política, un espacio por recuperar." Y agrega que, en buena parte, por esa razón surgió un espacio como "Informe central", que desde su punto de vista no se superpone a la muy cercana segunda edición del noticiero de América, separada de aquél por sólo dos horas. "Tratamos de que no se duplique el esfuerzo, porque en "Informe central" lo que buscamos es darle a la gente el tema del día con un valor agregado", puntualiza.

Otras tendencias asoman en forma casi simultánea para consolidar esta suerte de revitalización de la TV dedicada a las noticias en los canales abiertos. Por ejemplo, junto a los consagrados de siempre hay una corriente de renovación entre los presentadores, con la afirmación de Claudio Rigoli (9), Silvia Martínez Cassina (13) y Cristina Pérez (Telefé) más la aparición de rostros nuevos o poco habituales en la materia, como Luis Majul, Rolando Graña y Martín Ciccioli (América), o Rodolfo Barili (Telefé).

Al mismo tiempo, se aprecia en algunos canales una tendencia a incorporar noticieros en espacios y horarios atípicos, poniendo en práctica, por ejemplo, una experiencia hasta ahora inédita, como el "noticiero temático" sobre la guerra que propone Telefé a la medianoche.

También es visible, sobre todo por el lado de América, una saludable inquietud: incorporar de manera permanente espacios informativos dentro de la programación del fin de semana, un tiempo habitualmente huérfano de noticias en la TV de aire. La actualidad de la guerra llevó a preparar ediciones especiales entre sábado y domingo: habrá que ver si persiste esta práctica una vez que la atención informativa tome distancia de lo que ocurre hoy en Irak.

Aun sin escatimar recursos en la batalla por el rating, sin limitar los excesos visuales que distorsionan una noticia en lugar de vestirla y sin dejar de editorializar a veces con excesos demagógicos, los noticieros han vuelto a valorizarse como parte de la columna vertebral de cualquier programación televisiva. Y quizá también como un insoslayable servicio público.

Marcelo Stiletano

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008