Noticias

1/11/2008

Fuente: Cristo Hoy - Año XIV - Nro 753 - 30 de octubre al 5 de noviembre de 2008
 

'Me da vergüenza ajena ver cómo mandan a mentir'




Cristo Hoy dialogó con el p. Julio César Grassi tras la pericia física que le practicaron.


¿Cómo vivió la pericia física a la que fue sometido?
    -La viví con la vergüenza y el dolor que se siente al sacarme la ropa por esta ignominia. Uno se siente despojado de las vestiduras para luego ser burlado y acusado falsamente. Pero a la vez lo viví von mucha serenidad y en actitud de oración. También se puede orar cuando te pasa lo peor. También se puede orar y tratar bien a quien te maltrata psicológicamente.


¿Cree que el resultado de este examen pueda favorecerlo?
    -Estoy convencido de que al buscar complicarme van a ayudarme a demostrar que las acusaciones son mentirosas. La pericia exploró mis lunares en el torso, que por ser tantos llaman la atención a cualquiera. He compartido parte de las vacaciones con los chicos y en ocasiones hemos ido a balnearios, y eso lleva a que, como en una familia, uno pueda contar como es la imagen del papá. Pero donde se ha notado la mentira es en descripciones hechas por el denunciante de la zona pelviana que ha quedado demostrado en la pericia que es totalmente falso. Espero que al transcribir el informe sea tan claro como en los diálogos mantenidos por los tres legistas durante el examen. Sin duda van a recibir presiones, pero la verdad no se puede ocultar y esta pericia la pueden repetir y el resultado va a ser igual, a favor mío.


¿Ha declarado un testigo que manifestó haber visto un abuso por una mirilla de la puerta de su oficina?
    -Así lo dijo cuando declaró en la Fiscalía en el año 2002. Manifestó haber visto que un menor, que nunca me denunció, estaba escribiendo en la computadora y que el "padre Grassi le habría hecho masajes en los hombros". Este señor había sido despedido porque yo lo había encontrado durmiendo cuando debía estar cuidando a los niños. Evidentemente al aparecer el informe de Telenoche Investiga fue a sumar su plantita de cizaña. Lo que pasa es que en mi declaración indagatoria demostré que la puerta de mi oficina "no tiene mirilla" y además que "sería absurdo que la mirilla esté puesta para ver de afuera hacia adentro". Así es cuando el testigo se presenta a declarar en el Juicio Oral lo arregla y adapta a mis dichos diciendo que en realidad no fue por la "mirilla" sino por la "cerradura". Esto ya fue un cambio poco creíble.
    La computadora está puesta en un lugar que si se mira por la cerradura tampoco se ve. Los jueces le pidieron que dibuje la oficina y marque donde miró y qué vio. Este falso testigo lo "arregló" haciendo un croquis de la oficina que nada tiene que ver con la realidad. Para que pueda "supuestamente ver" la escena por él inventada desplazó la puerta dos metros, anuló el escritorio del padre Grassi, puso la computadora frente a la puerta corrida de lugar y allí le dio la ecuación. Le dio, en el papel, pero no en la construcción real. De verdad, por esto y por otras razones, fue para que dé vergüenza ajena el ver cómo mandan a mentir a la gente para condenar a un inocente.

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008