Novedades del Juicio

10/5/2008

Confirman Condena a Grupo Clarín
por lucrar con una menor

El Juez lo calificó de "espúria publicación"

Los Camaristas CARLOS ALFREDO BELLUCCI - BEATRIZ A. AREÁN - CARLOS A. CARRANZA CASARES confirmaron la condena al vespertino "La Razón" (Grupo Clarín) por violación de la intimidad de una menor y lucrar con ella. Esta condena no extraña a quienes seguimos de cerca la Causa promovida por Clarín contra el Padre Grassi ya que cuando realizaron el programa Telenoche Investiga usaron por lo menos a seis menores, sin autorización de ellos ni su familia, para ponerlos como víctimas cuando ellos jamás habían acusado al sacerdote fundador de Felices los Niños. Ante los reclamos judiciales de los mismos negaron esta actitud escudándose en la "libertad de prensa". Poco tiempo después del programa repartieron botellas de champán en cuya etiqueta decía: "Prohibido para menores de 18 puntos de rating" haciendo relación al negocio realizado con menores (ver nota):

En esta condena la Cámara de Apelaciones confirma y aumenta el peso de la condena al Grupo Clarín porque a una chica que la fotografiaron para el suplemento de educación en la pose de estudio poco tiempo después la ponen ilustrando una "escandalosa nota" en la que ella no tenía nada que ver como ejemplo de los estudiantes que se "pastillean o drogan" para desvelarse.

La Cámara dice :

"Por considerar la sra. jueza "a-quo" que con la publicación no asentida de la fotografía de la menor en el diario "La Razón" -ejemplar del día 14 de setiembre de 2004-, en un contexto diferente a aquel para el que se le había tomado (diario Clarín, suplemento educación), y con ello, aprovechamiento indebido de tal imagen, a fs. 138/149 dictó sentencia de condena contra la Editorial de ese vespertino."

En otro párrafo de la Condena la Justicia afirma que Clarín LUCRO CON LA MENOR:

"Claramente se ha desviado la voluntad expresada de la menor por parte de sus progenitores, y se la ha ampliado alegremente a gusto y placer de la demandada que, sin duda lucró con ello.-"

Ante las minimizaciones expresadas por la poderosa defensa del Multimedios Clarín la Cámara responde:

"De tal cortapisa y premisa se desprende que no resulta viable ni menos aún convincente, pregonar que por haber sido autorizada la publicación, en el diario matutino mencionado (Clarín), y en el contexto de la separata "Educación' (ver artículo del facsímil reservado, págs. 4/5 a mi vista), aprehenda la de su postrer edición en el vespertino de la editorial condenada, cuyo ejemplar original también reservado y a la vista, la adosó a la publicidad de una píldora que alargaría la vigilia, por más de cuarenta horas y no es adictiva.-

Entre el libre ejercicio de la prensa -tomado con el más amplio concepto omnímodo de publicaciones y/o manifestaciones a través de los medios correspondientes-, que ha de ser tomado con suma cautela al tiempo de atribuirle responsabilidad, y el conflicto de tal ejercicio respecto y frente a una o varias facetas preeminentes de la personalidad (tal, entre otras, la imagen), ha de decidirse cual valor en pugna prevalece (conf. "Ponzetti de Balbín" en E.D., to. 112-242).- Y en tal delicado "metier", no abrigo duda alguna en asignarle preeminencia -en el caso- a la preservación y no desvío de la imagen; tanto más de una menor.- ("Convención sobre los derechos del niño" (art. 16), aprobada según ley 23.849/90 y demás leyes que la "a-quo" con puntilloso acierto citó a fs. 145).-

La armónica y destacable prolijidad con que la colega de grado meritó las testificales mencionadas a fs. 143. acápite IX/ 144. son por demás elocuente prueba de las chanzas y consiguiente angustia que debió soportar y sufrir María Inés."

A continuación la justa Condena al medio que usó y usa a los menores para lucrar CALIFICÁNDOLA DE ESPURIA PUBLICACION como podrán leer en la Sentencia:



Libre n° 475.474.- "KREPLAK ENRIQUE JACOBO Y OTROS C/ EDITORIAL "LA RAZÓN S.A." S/DAÑOS Y PERJUICIOS".- JUZGADO N° 61.- Expediente n° 50.953/2005.-

 

             En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los    días del mes de agosto de dos mil siete, reunidos en acuerdo los Señores Jueces de la Sala "G" de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil, para conocer en los recursos de apelación interpuestos en los autos caratulados: "KREPLAK ENRIQUE JACOBO Y OTROS C/ EDITORIAL "LA RAZÓN S.A." S/ DAÑOS Y PERJUICIOS", respecto de la sentencia defs. 138/149, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

 

             ¿ES JUSTA LA SENTENCIA APELADA?

             Practicado el sorteo resultó que la votación debía realizarse en el siguiente orden: Señores Jueces de Cámara Doctores: CARLOS ALFREDO BELLUCCI - BEATRIZ A. AREÁN - CARLOS A. CARRANZA CASARES.-

 

             A la cuestión planteada el Señor Juez de Cámara Doctor Bellucci dijo:

             I.-Por considerar la sra. jueza "a-quo" que con la publicación no asentida de la fotografía de la menor en el diario "La Razón" -ejemplar del día 14 de setiembre de 2004-, en un contexto diferente a aquel para el que se le había tomado (diario Clarín, suplemento educación), y con ello, aprovechamiento indebido de tal imagen, a fs. 138/149 dictó sentencia de condena contra la Editorial de ese vespertino, en la medida, plazo, costas y accesorios que allí dispuso y le impuso.- Reguló honorarios al mediador y procrastino la fijación de los correspondientes al resto de los sres. profesionales que asistieron en la lid.-

             II.- Desconformes con dicho pronunciamiento, a fs. 167/169 vta. la demandada lo critica sustancialmente porque la "iudex" la condenó sobre la base -dice- de un reclamo no postulado cual fue el del aprovechamiento indebido, habida cuenta que el escrito inaugural sólo postuló violación a la intimidad en los términos del artículo 1071 bis del código civil; por no haber tenido en cuenta que la actora autorizó antes la publicación de su imagen a otro periódico, y con ello, la introdujo en el comercio; no fue aquélla asociada a una nota de contenido "disvalioso"; por el contrario era de interés general y cultural, concluyendo en que tal condena no tiene soporte en ningún obrar antijurídico suyo.- (pieza resumida que trasladada a fs. 170, mereció pedimento de deserción y subsidiaria repulsa de la contraria a fs. 175/180 vta.).- La actora, a su turno (fs. 171/174 sin respuesta) con adhesión del Ministerio Pupilar según su opinión volcada en el dictamen de fs. 183/184, predica roñería del capital diferido a condena por la "noxa" moral cuya suba impetra; y mohín acerca del "dies a-quo " del accesorio y su rata.-

             III.- Por obvia razón metodológica habré de examinar, prioritariamente, las "cuitas" enderezadas a revertir la manda impuesta.-

             Respecto al achacado principio de no congruencia al fallar sobre capítulos no propuestos a la consideración de la sra. magistrada de grado, tal diatriba al propio tiempo que no condensa verdad, tampoco es atendible desde que, con sólo leer detenidamente la pieza inaugural de autos (fs. 17 vta., tercer párrafo; reiterado a fs. 19 vta., también en el tercer párrafo), echa de verse que el uso indebido de tal imagen integró dicha postulación.-

             Llama la atención y me causa particular asombro que quien ahora se queja de tal extremo, a fs. 31vta./33, especialmente en sus negativas específicas contenidas en los puntos 7, 17 y 25, se refirió concretamente -de modo negativo claro está- a tal extremo contenido en la pieza que contestó.- Lo contradictorio de este primer escalón crítico no resiste el menor análisis. - (arts. 330, 356 y cc. de la ley del rito).-

             Tampoco resultan atendibles los otros agravios escalonados con aquél desde que, como ya lo sostuve al llevar la voz en el acuerdo libre n° 162.932, fechado el 28 de marzo de 1995, fallo n° 46.687 publicado "in extenso " en E.D. to. 164-396/98, la autorización para que una foto salga en una determinada publicación y de un precisado matutino, no suple ni autoriza a soslayar la expresa tendente a que esa imagen fotografiada sea aprovechada en una otra publicidad comercial, o para otro tipo de propaganda (el caso del sub-lite), toda vez que en tal supuesto, se vicia la voluntad de su titular.- (v.g. el caso paradigmático de Tilda Thamar, decidido en primera instancia por el entonces sr. juez, dr. Carneiro, confirmado por este tribunal a través de su Sala "A "y que se registra en E.D. to. 26-785).-

             Hoy, como entonces, me apoyo en autores de nota que desdicen los tibios argumentos que no trepido en calificar de baladíes, tales como De Cupis Adriano "I Diritti Dalla Personalita", Milán, 1959, to. 1, pág. 268, n° 114; Von Thur, "Derecho Civil, Teoría General del Derecho Civil Alemán" to. 1, vol. 1, págs. 184/6, Bs. As. Año 1946; Cifuentes Santos, en "El Derecho a la imagen " en E.D., to. 40-669; mismo autor, en "El Derecho a la intimidad", ED. To. 57-841; esta sala en J.A. to. 1988-111-428 y sgtes., con esclarecido voto de quien me precediera en la titularidad de esta vocalía.-

             Claramente se ha desviado la voluntad expresada de la menor por parte de sus progenitores, y se la ha ampliado alegremente a gusto y placer de la demandada que, sin duda lucró con ello.-

             De tal cortapisa y premisa se desprende que no resulta viable ni menos aún convincente, pregonar que por haber sido autorizada la publicación, en el diario matutino mencionado, y en el contexto de la separata "Educación' (ver artículo del facsímil reservado, págs. 4/5 a mi vista), aprehenda la de su postrer edición en el vespertino de la editorial condenada, cuyo ejemplar original también reservado y a la vista, la adosó a la publicidad de una píldora que alargaría la vigilia, por más de cuarenta horas y no es adictiva.-

             A lo dicho se le agrega la necesaria interpretación restrictiva que cabe asignar a una determinada conformidad y para una determinada publicación, para un medio y en tiempo distintos a aquéllos que se apropincuaron de tal imagen.- (arts. 913, 917, 918, 920, y ce. del código civil; arts, 31 y ce. de la ley 11723).-

             Entre el libre ejercicio de la prensa -tomado con el más amplio concepto omnímodo de publicaciones y/o manifestaciones a través de los medios correspondientes-, que ha de ser tomado con suma cautela al tiempo de atribuirle responsabilidad, y el conflicto de tal ejercicio respecto y frente a una o varias facetas preeminentes de la personalidad (tal, entre otras, la imagen), ha de decidirse cual valor en pugna prevalece (conf. "Ponzetti de Balbín" en E.D., to. 112-242).- Y en tal delicado "metier", no abrigo duda alguna en asignarle preeminencia -en el caso- a la preservación y no desvío de la imagen; tanto mas de una menor.- ("Convención sobre los derechos del niño" (art. 16), aprobada según ley 23.849/90 y demás leyes que la "a-quo" con puntilloso acierto citó a fs. 145).-

             No puede tampoco sostenerse tan livianamente que aquél desvío de imagen resultara inocuo a la púber.-

             La armónica y destacable prolijidad con que la colega de grado meritó las testificales mencionadas a fs. 143. acápite IX/ 144. son por demás elocuente prueba de las chanzas y consiguiente angustia que debió soportar y sufrir María Inés.- (arts. 163, 386, 450 v ce. del rito; 901, 906. 1078 y cc. de la ley de fondo).-

             Desbrozadas las quejas, a descubierto su no procedencia y como contra cara, el justo epiquerema de grado que aquéllas no corroen en un ápice, propicio confirmarlo en este axial punto.-

             IV.- Respecto a la poquedad de lo diferido a condena por "daño moral", estimo prudente hacer una previa salvedad.-

             Sucede que ha quedado demostrado en autos que ese vespertino era de reparto generalizado, y de consuno a los dichos de los sindicados testigos de los que hablé antes, surge prístino que las "cargadas" padecidas en su consecuencia se dieron en el ámbito estudiantil, y se prolongaron por varios días.- (vg. test. Cipolla, Armando y Gago).-

             La afectada, a la época de la espuria publicación y subsecuente riestra de mofas, contaba con tan sólo diecisiete años, y ello no es dato menor a tener en cuenta para graduar su sensibilidad y consiguiente afectación por el hecho juzgado.- (ver partida defs. 8 y fecha de publicación original reservada; arts. 163, 386, 456 y cc. del rito).-

             Infiero que, dadas las pautas que preceden, así como la duración en el tiempo de las chanzas, los doce mil pesos acordados resultan a mi juicio un tanto escasos como epítema.- Propongo elevarlos a la suma de pesos dieciocho mil ($ 18.000).- (arts. 163, 386, 165 y cc. del rito; 1078, 1083 y cc. de la ley sustantiva).-

             Respecto del arranque del accesorio, cabe admitir el rezongo actoral, desde que el hecho dañoso se produjo con la publicación misma, es decir, el día 14 de setiembre de 2004, y como causa fuente del deber de responder, "in re ipsa loquitir" (arts. 499 y cc. del código civil), es desde entonces que han de devengarse y no a partir de la fecha que dispuso la colega, con quien, en este aspecto, me permito respetuosamente disidir.-

             También acompaño el último agravio concurrente de la peticionaria -a través de sus padres- y con el que, además del anterior, coincide su digna representante promiscua.-

             El ínterés a la rata plenaria que mencionó la sra. jueza, ha de aplicarse por todo el lapso indicado, ya que la pura dispuesta hasta el pronunciamiento en crisis, no enjuga las escorias propias derivadas del envilecimiento de nuestro signo monetario.- Lo contrario conspira con lo dispuesto en el artículo 303 del rito y en el 1083 del código civil.-

             En suma, voto en general por la afirmativa, con las solas modificaciones antes expuestas.-

             Invito pues a modificar, sólo parcialmente el "dictum", con elevación del capital de condena por "daño moral" a la suma de pesos dieciocho mil ($ 18.000); fijar el arranque de los accesorios a partir del día 14 de setiembre de 2004, y hasta el total cumplimiento de la manda, a la rata pasiva promedio que publica el Banco Central de la República.- Todo ello con costas de alzada a cargo de la condenada que ve frustrado todo su intento revisor.-(arts. 68 y cc. del rito).-

             Tal, mi parecer.-

             Los Señores Jueces de Cámara Doctores Beatriz A. Areán y Carlos A. Carranza Casares votaron en igual sentido por análogas razones a las expresadas en su voto por el Doctor Bellucci.- Con lo que terminó el acto.-

 

Buenos Aires,    de agosto de 2007.-

             Y VISTOS:

             Por lo que resulta de la votación de que instruye el Acuerdo que antecede, de conformidad con lo opinado por la sra. Defensora de Menores e Incapaces, SE RESUELVE: I.- Modificar parcialmente la sentencia apelada, con elevación del capital de condena por "daño moral" a la suma de pesos dieciocho mil ($ 18.000); fijar el arranque de los accesorios a partir del día 14 de setiembre de 2004, y hasta el total cumplimiento de la manda, a la rata pasiva promedio que publica el Banco Central de la República.- II.-Confirmarlo en todo lo demás que decidió y fue materia de inanes quejas, con costas de alzada a cargo de la condenada.- III.- Depositar en el Banco Nación -sucursal Tribunales- a nombre de autos y a la orden del juzgado el total de las sumas condenadas como única forma válida de desobligación.- IV.- Una vez regulados los honorarios devengados en favor de los sres. profesionales que asistieron en la lid, en la anterior instancia se fijarán los correspondientes a sus trabajos realizados en ésta.- Vueltos los autos, el Tribunal de actuación originaria arbitrará lo conducente al logro del ingreso del lidiante tributo de justicia, y se recuerda la personal responsabilidad que en ello trae e impone la ley 23.898.- Notifíquese, regístrese y devuélvase.- CARLOS ALFREDO BELLUCCI-BEATRIZ A. AREÁN-CARLOS A. CARRANZA CASARES.-ES COPIA.-

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008