Opiniones

6/9/2004

Fuente: Pelota de Trapo

Las fugas y la memoria

Los Institutos de la Provincia de Buenos Aires dirigidos por la Lic. Cristina Tabolaro (Subsecretaria del Consejo del Niño y Adolescente)

(APE).- A través de una acordada -el presidente de la Suprema Corte de Justicia bonaerense Eduardo de Lazzari- reclamó al gobernador Felipe Solá que ordene medidas concretas para evitar la fuga de menores de institutos tutelados por el Estado provincial. En el año 2003 hubo 4.201 fugas. En la nota enviada al gobernador señalan que muchas veces se registra la omisión administrativa de comunicar la fuga en tiempo y forma al juez competente. Seguramente para que los Magistrados de Menores ordenen la captura del niño para evitar eventuales males para sí o para terceros.

Pero la Corte actual no puede desconocer algunas constataciones recogidas por el propio Tribunal de Justicia. El 17 de mayo de 1997 el diario Página/12 denunciaba -según informe del mismo Tribunal- ‘que los niños internados en los Institutos Provinciales y en las Comisarías, estaban esposados a rejas con ambos brazos en alto, que son golpeados con gomas en la espalda y en el estómago. Que los guardias los reprimen con mangueras arrojando agua, u obligados a comer junto a los inodoros, o encerrados en los baños con una bolsa negra plástica en la cabeza para sofocarlos. Es decir alojados en celdas para uso propio de animales’. Situación que no ha cambiado, en algunos casos se ha agravado convirtiendo a los niños -bajo tutela del Estado- en objetos que renuncian -en la mayoría de los casos- a sus cualidades de persona.

¿Sobrevivir? -quizás- pero con un respeto para sí disminuido y en algunos casos totalmente destruido. La fuga se convierte así en un deseo para escapar de ese lugar donde el niño deja de ser humano.

A pesar de que nuestra Ley Fundamental ordena que ‘Todo niño privado de libertad sea tratado con la humanidad y el respeto que merece la dignidad inherente a la persona humana’, ocurre el sueño contrario. La fuga pone al chico en una situación extrema: ‘seguir siendo o no un ser humano’. Aquellos pibes que huyen del infierno -que les toca por anticipado- muestran atisbos de salud.

Pensamos que ha sido poco feliz la acordada de la Corte. Una buena reflexión es preguntarse sobre los datos del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense que nos informa que del total de 10.584 menores institucionalizados al mes de mayo de 2004, el 81,9% están por causas asistenciales (8.672). El informe destaca que sólo el 10% está internado por delitos de consideración.

El Tribunal Superior no puede soslayar la responsabilidad de algunos magistrados en la tragedia humana y su pasión perturbadora por internar -especialmente- a los niños mendicantes.

¿Qué hacen esos niños encerrados y maltratados por causa de pobreza o por delito -privados de su libertad- contra lo que manifiesta la Convención de los Derechos del Niño? Contra lo que indica el cuidado de las nuevas generaciones. Son presencias sin rostro: un baldío en el lugar de la ternura.

Agambem escribía: no nos avergonzamos de mantener fija la mirada en lo inenarrable. Aún a costa de descubrir que lo que el mal sabe de sí, lo encontramos fácilmente en nosotros.

Para evitar fugas se pidieron -alguna vez- perros bravos, alambre electrificado, guardia perimetral armada y meter bala según vengan los escapes -como pensaba una ex-jueza de Menores de la ciudad de La Plata (Revista Semanario 23-02-88)- no deja de ser un pensamiento que conmociona.

Mis años mayores entre los niños y los jóvenes -que están más cerca de la muerte que de la vida- me han alejado de cualquier neutralidad: que la miseria no expulse la risa de nuestros hijos. Porque siempre estamos a punto de matar en nombre del odio que anida en las heridas que el hombre le hace al día en cuanto amanece.

Fuente de datos:
Diario Clarín 23/06/04
Diario Página/12 17/05/97
Revista Semanario 23/02/88

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008