Opiniones

10/1/2008

Carta de una madre

Querido Padre Julio:

Qué difícil es para uno, Padre, tener que explicarle a los hijos que también son sus hijos, que hay personas grandes, con tanto poder, con tanta vida por delante, con tantas posibilidades para hacer el bien, de colaborar, y que no se animen a decir me equivoqué, cuando las evidencias y su conciencia les muestran que se equivocaron. ¿Tendrán conciencia de la cantidad de personas que resultaron afectadas por sus mentiras y su ambición desmedida? Cómo me duele el enojo de los niños y otros que ya no son tan niños, cuando hacen chistes y se burlan de Usted y de los chicos de la Funda, como le dicen ellos. ¿Humillar o escandalizar a los niños, sobre todo a los niños que sólo contaban con su amparo no tiene pena? Los derechos de esos niños o de los ya muchachos que fueron niños no se preservan, el promocionado Sol para los niños... ¿para que niños era?

Qué difícil es explicarles que no tapamos nuestros errores, defectos, ambiciones, ensuciando y luego regocijándonos mostrando lo sucio que está el otro.

Mis hijos, Calfú, Mariana, María y Julio lo extrañan mucho. Su paso por la Fundación fue también un error de la justicia, esa que nunca pide disculpas por los errores que comete. Pero usted convirtió su calvario en alegrías y no se olvidan de ello.

Yo y toda mi familia rezamos y lo llevamos en nuestro corazón.

A su disposición, para lo que necesite.

María del Carmen Rodríguez

P.D.: Fuerza Padre, usted es docente, además de sacerdote, y sabe que los niños lo esperan entero, no se conforman con menos y está bien que así sea.

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008