Opiniones

22/11/2007

Fuente: AICA

A pesar de las persecuciones, ser discípulos y misioneros

Avellaneda (Buenos Aires), NOV 22 (AICA):
El obispo de Avellaneda-Lanús, monseñor Rubén Frassia, recordó que “en estos 21 siglos "la historia de la Iglesia está llena de mártires. Nosotros no hacemos demasiada propaganda de estas cosas pero, ciertamente, ¡cuánta gente ha muerto por Jesucristo, por la Iglesia y por la defensa de los hombres!”, subrayó en su reflexión en el espacio “Compartiendo el Evangelio”.

Tras señalar que “si queremos ser cristianos, y buenas personas, vamos a sufrir las contrariedades, las contradicciones, los embates, las persecuciones, las incomprensiones y tantas otras cosas que, a cada uno de los testigos, le va a pasar”, pidió “no asustarse”, porque “si le pasó al Maestro ¿por qué no nos va a pasar a nosotros?” y fijarse que “la salvación no es mágica porque reclama siempre una respuesta responsable de cada uno y esa respuesta es una conquista”.

El prelado explicó que “nuestra vida, y la vida de la Gracia, es un don pero es una conquista nuestra. Es una Gracia pero también es un trabajo nuestro. Es un amor gratuito, pero también crea responsabilidad. Es un amor universal, que viene para todos incluso los enemigos.

“¡Cuántas veces -exclamó- uno se calla la boca, por respeto, o por amor, o por misericordia, o por comprensión, frente a aquellas agresiones tan soeces, tan mentirosas y hasta calumniosas que tiene que sufrir por el Reino y por el Señor!”.

El obispo indicó que “en esta situación es el Espíritu Santo que mueve a la Iglesia y nos mueve también a nosotros que somos Iglesia. Y nos mueve a dar testimonio. Nos mueve para liberarnos. Nos mueve para la cultura, para los comportamientos, para las acciones, para la vida social, familiar, eclesial”.

Por último, monseñor Frassia sostuvo que “seguir a Cristo es ser discípulos y misioneros en un mundo que se ha quebrado, fragmentado y dividido, y allí tenemos que volver a recuperar el sentido de Dios en nuestra vida. Desde Dios el sentido y dar sentido a cada cosa, ofreciendo el sentido para con los demás. Esa es la tarea del discípulo y del misionero”.+

Texto completo de la reflexión

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008