Opiniones

19/11/2007

Levanto mi Cáliz
en memoria de Julio Ramos

Hoy, a un año de la partida al Cielo de Julio Ramos, elevo mi Cáliz en la Santa Misa para que su alma descanse en la Paz de Cristo.
Hoy elevo mi Cáliz para que los padecimientos de Julio en vida puedan ser luz para quienes se ven tentados a bajar los brazos ante frustraciones y traiciones, ante escollos aparentemente insalvables o desafíos cuasi imposibles.
Hoy elevo mi Cáliz para que el Señor nos dé la gracia de saber valorar a quien dejó una huella grande:
en sus hijos por los que se desvivió,
en los amigos a quienes fue leal a muerte,
en sus proyectos a los que batalló para hacerlos realidad y de manera brillante.

Algunos veían sus éxitos y lo envidiaban pero si hubieran conocido sus sufrimientos, soledades y padecimientos jamás hubieran querido ocupar su sillón:
por el dolor que él supo convertir en lucha,
por la prueba que lo llevó a permanecer de pie y que representa un modelo auténtico para tantos jóvenes a los que seguir adelante con viento en contra se les hace demasiado pesado.

Gracias Julio por haber defendido a los niños y adolescentes más pobres con vehemencia y atrevimiento: así hiciste carne la Convención de los Derechos del Niño : poniendo a los chicos como interés supremo y primero y no "los supremos intereses de terceros que los politizan, los cuantifican económicamente o los manipulan ideológicamente".

Gracias por ponerme el hombro ante la canallada que un día trágico amaneció en mi vida...
Gracias por estar aún cuando no parecía conveniente asociar tu imagen a la mía...
Gracias por tu entereza y tu fuerza, que permitieron no caer en el desaliento.
Gracias Julio Ramos, y que Dios te colme de su Ternura en la Eternidad.
Rogá por quienes permanecemos en este Valle de Lágrimas y clamamos al Señor que "venga a nosotros su Reino de Justicia, Amor y Verdad".

Don Bosco decía que cuando un salesiano moría en el campo de trabajo era un día de Gloria para la Congregación... Y Julio Ramos murió en el campo de trabajo, escribiendo y elaborando proyectos periodísticos como si nada pasara y es por eso que también podemos decir que su día final ha sido un día de Gloria para el Periodismo.

Dale Señor el Descanso eterno
y brille para él la Luz que no tiene fin.
Que el alma de Julio Ramos por la misericordia de Dios
Descanse en Paz. Amén.

Padre Julio César Grassi

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008