Noticias

16/11/2007

Fuente: FM Dimensión

Romanín pidió que haya respuestas de la Justicia


Mientras la Causa del Padre Grassi sigue enredada como en una telaraña a la espera de alguna mosca que caiga para darle de comer al Proceso, o sea a la espera de algún falso testigo, alguna indirecta que genere un indicio, la Justicia de El Calafate escandaliza por sus resoluciones carentes de fundamento. El Padre Obispo Romanín se reunió para escuchar a las familias.

A continuación la nota de FM Dimensión:




El Obispo de Santa Cruz habló con FM Dimensión y contó impresiones que le dejó el encuentro con las familias que cuestionan el accionar judicial en el esclarecimiento de las muertes de sus familiares. Romanín dio a entender que se cerraron causas “sin tener en cuenta pruebas para ubicar a los culpables”.
 

15/11/07 – FMD. El obispo Juan Carlos Romanín concedió una entrevista a FM Dimensión en donde se refirió a la jornada de Debate por la Justicia realizada el martes pasado en el Obispado.

Allí familiares de trece personas fallecidas expusieron sus casos y sus dudas y reclamos en torno a la investigación de los hechos, ya que consideran que no se investigó bien o que se demora la resolución de dichas investigaciones.

Romanín dijo que para él fue “muy importante una vez más haber ofrecido el lugar para que el Obispado sea la casa de las puertas abiertas para todos”.

Al hablar del encuentro que mantuvo con familiares de fallecidos que cuestionan el accionar judicial, el eclesiástico aseguró que lo que más le impactó fue que a estas familias “el dolor las reunió para pedir justicia, y no para pedir venganza”.

“Ojalá que el grito y el dolor de toda esta gente tenga una respuesta”, dijo el Obispo en el programa Radio Activa, al analizar la jornada realizada en Río Gallegos.

Romanín reveló que al escuchar los testimonios de cada caso, sintió que “la mayor indignación es que hay procesos que se han concluido sin tener una respuesta y otros están demasiados lentos”.

La frase de la autoridad eclesiástica apunta a la no resolución de las causas, o el cierre de las mismas sin que supuestamente se agoten todas las líneas de investigación.

En total fueron 13 las familias que expusieron sus casos. Dos de ellas contaron las experiencias de muertes ocurridas en El Calafate.

La primera de ellas es la de Alberto Sánchez, un joven de 17 hallado muerto en el Cañadón del Arroyo Calafate y que fue caratulado como suicidio. Exactamente dos años después del hecho (15 de noviembre de 2005) la familia sostiene que “Beto” fue asesinado.

El segundo caso es del anciano Francisco Miranda, de 81 años, que fue encontrado muerto el 23 de febrero de este año luego de estar desaparecido 6 días. Sus familiares afirman que lo torturaron antes de morir.

“Escuchar esos testimonios eran desgarrante”, narró el padre obispo en dialogo con FM Dimensión.

Romanín dijo de ambos casos que “son procesos donde no hay claridad en las pruebas que se aducen, no hay escucha en algunos de ellos, y hay pruebas que no se las tienen en cuenta como para ubicar a los culpables”.

La autoridad regional de la Iglesia Católica dijo sentir “gran impotencia ante realidades muy fuertes” y agregó que “parece mentira que no se le pueda dar respuesta a todo esto”.

El sacerdote también reveló que luego del acto central del aniversario de la Policía, les transmitió la preocupación de las familias y la suya propia al Gobernador Daniel Peralta y al Ministro de Gobierno Pablo González.

El Obispo opinó que el Estado provincial debe buscar “pasos concretos” para dar respuesta a las familias. “Quizás no sea el Gobernador el que tiene en sus manos la resolución de esto, sino la Suprema Corte de Justicia de la provincia (Tribunal Superior)”, concluyó.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008