Noticias

30/10/2002

Fuente: diariosobrediarios.com.ar

Las connotaciones del aviso promocional de Telenoche Investiga

La Justicia tendrá que resolver los cargos formulados contra el sacerdote Julio Grassi. Ahora bien, independientemente del proceso judicial, vale la pena detenerse en el aviso promocional que Telenoche Investiga publicó en Clarín, el miércoles (23-10) para anunciar el caso que se vería esa misma noche por Canal 13.

"Yo, Grassi" fue la consigna principal con un "pie" que expresaba "La investigación que más duele". El segundo lema apelaba, sin duda, a que en el informe involucraría a menores de edad y más de 6.000 niños beneficiarios de la Fundación, cuyo destino debía ser protegido por las "autoridades nacionales", según se esmeraron en destacar los conductores de Telenoche.

Pero... "Yo, Grassi" ¿qué connotación intentó despertar en la opinión pública?.

A priori, podrían ser, al menos, dos: aludir al famoso "Yo, argentino" como forma de desentenderse del caso, por parte del religioso. De todas formas, resulta algo forzada la interpretación.

La segunda lectura del aviso podría ser "Yo, Claudio", en alusión a una de las dos novelas del escritor Robert Graves, que fueran llevadas a la televisión por la BBC a fines de la década del 70, en una serie de 13 capítulos. Si la idea fue asimilar al sacerdote Grassi con la del emperador romano, Claudio, bien vale detenerse un poco, en la figura de quien fue el sucesor de Calígula.

¿Quiso Telenoche relacionar a Grassi con el culto a la personalidad y a las famosas orgías y depravaciones sexuales del Imperio?. Pues si es así, quien pensó el contenido del aviso, debería retomar las lecturas de la historia de Roma.

Claudio pasó a la Historia porque durante su niñez y adolescencia, su tartamudez y renguera, le valió la fama de "tonto".

Si existieron emperadores que organizaron orgías y depravaciones sexuales, ellos fueron Calígula, su antecesor y, antes, su tío Tiberio (hermano de Druso, su padre) y Nerón, quien lo sucedió y acerca de quien la BBC empezó a difundir una nueva visión a partir de la década pasada. Es más, para muchos historiadores, Claudio fue uno de los mejores emperadores que tuvo Roma (recuerdan la campaña sobre Britania, por ejemplo).

Claro que Claudio no escapó a la lógica palaciega: asesinó o mandó matar, engañó y contrajo matrimonios consanguíneos. Lo habitual en Roma.

En una palabra, una sería una interpretación muy forzada, y la otra directamente incorrecta.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008