Opiniones

14/11/2002

Fuente: La botella al mar

¡CANALLAS!

No es la India ni Biafra: es la Argentina. La foto de la tapa de "Clarín" de hoy es estremecedora. El hambre, el puro hambre, la hambruna corrosiva y feroz mata niños argentinos.

Pablo Gomez, un niño de 4 años que pesa apenas 7 kilos aparece morbosamente fotografiado en esa tapa. Es hermano de María Rosa, una chiquita de dos o tres años que murió de hambre en brazos de su madre en la sala de espera del Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) de Tucumán y de Juan Facundo, de tres meses de edad, que está grave por la misma causa.

El padre de estos niños, Francisco Gomez, es un desocupado que hace changas de vez en cuando pero lo que gana no le alcanza para mantener a una familia compuesta de su mujer, los cuatro hijos que le quedan, su madre, su suegra y dos sobrinitos abandonados. Todos viven en una casilla de 2 espacios en una villa miseria en las afueras de la capital tucumana llamada "Las Palmeras" que cada tanto es inundada por los desbordes de un arroyo de aguas servidas.

El Presidente del Sistema Preovincial de Salud, Juan Masaguer, "explica" que esto es común en su provincia. Ya son cuatro los niños muertos de hambre en los últimos días en su jurisdicción, pero eso no es de asombrar porque el 42,5% de las personas en capacidad de trabajo están desocupadas o subdesocupadas, el 57.6% es pobre y el 19,4% es indigente. El 85% de los niños padecen de parasitosis y de estos y el 20% están subnutridos (es decir, tienen hambre) y se mueren por esa causa. Los que comen algo, sobreviven precariamente. Así lo informa el Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil (CESNI), una ONG consultora de la Organización Mundial de la Salud.

Por su parte, la Dra. Silvia Baez del Programa "Nutrir", comenta que la mitad de las muertes de niños menores de 5 años en la Argentina están relacionadas con la desnutrición.

Estos datos fríos y horribles son publicados en el "Clarín" de hoy (14/11/2002). ¿Qué significa esto?

Hay muchas conclusiones que se deben sacar de este cuadro espantoso.

La primera se expresa en una sola palabra: ¡¡CANALLAS!!

Canallas los responsables de este crisis que asuela al país y lo sume en la desocupación; canallas los autores, ejecutores y beneficiarios del "modelo" cavallo-menemista que trajo esta recesión y esta desocupación; canallas los miembros de la "dirigencia" que sostienen este sistema y este "establishment" contra viento y marea, cerrando el camino de todo reemplazo y de toda solución; canallas los periodistas y medios de comunicación que saben esto desde hace rato pero recién hoy lo publican y después de publicarlo pasan a otro tema y no hacen estallar los aires con una protesta universal para que toda esta recua de malditos sea desalojada y se abra paso a una verdadera autoridad nacional que ponga remedio a tantos males; canallas los "dirigentes espirituales" que, si bien tienen servicios asistenciales que alivian en una parte infinitesimal este drama, no quieren de ninguna manera hacer lo necesario e indispensable para echar a esta "dirigencia" y para apoyar a quienes pueden gobernar como Dios manda; canallas los médicos y servicios sociales que ven estos dramas y atienden tarde y poco a quienes pueden atender pero no se esfuerzan al máximo para sanar tantas males y se quedan fríos cuando consideran que han llegado al límite de sus posibilidades, aunque vean morir a un niño en su sala de espera; canallas los argentinos que somos compatriotas de esos niños pero que teniendo un poco (o mucho) bienestar meneamos la cabeza, derramamos dos o tres lagrimones hipócritas frente a estos dramas y después seguimos nuestras vidas sin mover un dedo para resolver esta horrible situación de raíz, es decir, desde sus causas políticas y morales más profundas.

¿Qué decisión tomaron los argentinos que vieron la tapa de "Clarín" hoy en todos los kioscos? ¿Qué decisión tomaron los directivos de "Clarín"? ¿Harán una campaña para resolver esta situación y reemplazar a esta "dirigencia", una campaña por lo menos con la misma intensidad y por todos sus medios (Canal 13, "Página 12", "Clarin", Multicanal, y no sé cuantos otros medios) como la que hicieron para intentar condenar al Padre Grassi sin importarles el efecto que eso tendría sobre los 6.300 niños que alimenta y alberga su Fundación? ¿Qué dirá Monseñor Laguna, Obispo de Morón, sin derecho a tirar la primera piedra contra el Padre Grassi pero que, sin embargo, le arrojó un sólido peñasco en el primer día y luego se llamó a silencio? ¿Iniciarán todos estos una campaña nacional para que esta miseria de tantos niños cese y la desvergüenza de los políticos, empresarios y periodistas cese y quienes luchamos desde afuera del sistema podamos llegar al poder para recuperar el país?

Dice el diario que la Sra. de Duhalde se enojó con Miranda, gobernador de Tucumán porque le manda 1.700.000 por mes para alimentar a la gente y sin embargo estos niños mueren. ¡Enojos teatrales que no sirven! ¿No sabe esa Señora que Miranda es peronista y que su partido está lleno de tránsfungas que usan el poder para enriquecerse y que lo que menos les importa es el hambre del pueblo? ¿No sabe esa Señora que Miranda carece de las más mínimas condiciones morales e intelectuales para gobernar una provincia o cualquier otra cosa? ¿No sabe que con su propio marido ocurre lo mismo en lo que hace a la Nación? ¿Y qué hace al respecto? ¿Ha dado alguna señal de favorecer o al menos permitir que esta sarta de ineptos sea reemplazada por verdaderos estadistas?

Me da asco todo esto. No puedo escribir con serenidad, porque quisiera apostrofar violentamente a tantos que veo indiferentes pero sé que es inútil. Este artículo será leído por miles de personas y será totalmente inútil. Las palabras ya no sirven en esta Argentina corrupta y destruida. No es sólo la "dirigencia" la que está corrompida: todo el país lo está, en alguna medida.

Si no fuera así, ¿cómo puede ser que nuestro esfuerzo para fundar un partido que desafíe a la "dirigencia" corrupta y la expulse del poder para poner en su lugar a verdaderos argentinos patriotas y capaces, encuentre tanta indiferencia y tanta frialdad? ¿No saben todos esos lectores, acaso, que su indiferencia y su pasividad son otros tantos votos por la continuidad de este sistema de muerte?

No puedo seguir. Como dije, me da asco. Y si no dejo de escribir y de tratar de hacer algo es porque no puedo quedarme quieto y en silencio delante de tanta bajeza, aunque sepa que todo es inútil. Que Dios ayude a todos los niños y la Santísima Virgen los cubra con su santo manto.

Cosme Beccar Varela

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008