Noticias

16/8/1998

Fuente: Clarín

UNA ESTRELLA EN APUROS: HABLA EL PADRE GRASSI
Ellos mismos reconocieron que era un negocio

Es el responsable de la fundación Felices los Niños, cuyo número telefónico se usó para el concurso

Susana me garantizó que íbamos a cobrar lo que correspondía, contó el padre Julio César Grassi a Clarín, y agregó que todavía está esperando parte del dinero.Las negociaciones entre la empresa Hard Communication y el padre Grassi, responsable de la fundación Felices los Niños, para organizar la línea 0-939 en el programa de Susana Giménez, comenzaron a principios de 1997. Y, aunque ese número terminó de usarse en diciembre, todavía no está claro cuánto dinero cobrará.Estoy de acuerdo con el juez en que recibimos migajas, pero tengo la esperanza de que voy a cobrar. Por eso no digo que me estafaron. Soy sacerdote; no me puedo poner a despotricar. Según el padre Grassi, en algunos medios Susana aseguró que ya nos habían pagado, pero creo que debe estar mal informada.Grassi reconoció que al involucrarnos en este concurso recibimos dinero que de otro modo no hubiésemos podido conseguir.Sin embargo, admite que fue un error: Me equivoqué al meterme en esto. El efecto fue que se perjudicó la fundación, porque la gente ahora cree que lo que dona no va a los beneficiarios. Normalmente, hacemos colectas directas. El padre afirma que hubiera querido mostrar a la gente lo que fueron construyendo con el dinero de las donaciones a través del programa de televisión. Era como rendir cuentas, pero no lo hicieron aunque figuraba como opción en el contrato.Hasta 1997, la fundación de Grassi se beneficiaba con una línea 0-939 a la que la gente llamaba para hacer donaciones (no para concursar, como en el caso del programa de Susana Giménez). De ese modo ganaban, en promedio, unos 1.500 pesos mensuales. Llegamos a sacar 9.000 pesos cuando se publicitó el número en el programa de televisión de Raúl Portal, recuerda Grassi.Como esa cifra no se comparaba con la oferta de Hard Communication, el responsable de Felices los Niños decidió evaluar la propuesta. Yo puse como condición que en los avisos y en la grabación de la línea no digan que era a beneficio, sino sólo que también se ayudaba a la fundación. Y eso se respetó, reconoció Grassi.Este año se crearon las líneas 0-609 que permiten cobrar tres pesos la llamada sin necesidad de recurrir a una entidad de bien público (como en las 0-939). Ese fue el fin del contrato entre la empresa y la fundación.Quedó como que Susana donaba parte de sus ganancias, pero esto no es así. Cuando no nos necesitaron más se terminó. Me llamaron y me dijeron que iban a cambiar. Ellos mismos reconocieron que era un negocio. Si les hubiera interesado donar, seguirían este año, protesta y cuenta que Jorge Rodríguez donó en forma personal 20.000 pesos a la fundación hace pocos meses.Grassi insiste en que lo hizo para cubrir muchos gastos. Y vuelve a la carga: Para ellos fue un negocio y ese negocio hubiera sido digno si nos hubieran pagado lo que corresponde. La gente se puede sentir molesta y defraudada. Aunque también creo que llamaban más por los premios que para donar.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008