Noticias

7/10/1999

Fuente: Clarín

CONCURSOS TELEFONICOS: MARATONICA DECLARACION EN TRIBUNALES
Indagaron a los responsables de los juegos telefónicos de Susana

Por primera vez desde que estalló el escándalo declaró Jorge Rodríguez, el novio de la conductora. Y los directivos de Hard Communication, el ex montonero Rodolfo Galimberti y el empresario Jorge Born.

PABLO ABIAD Y ALBA PIOTTO

Los organizadores del concurso telefónico del programa de Susana Giménez se pasaron todo el día de ayer en Tribunales. Los cinco dueños de la firma Hard Communication -entre quienes está el novio de la animadora, Jorge Rodríguez- fueron interrogados por un juez que intenta establecer si cometieron el delito de estafa.Es la primera vez que los cinco socios de Hard C. son citados por el juez Facundo Cubas -que lleva adelante este caso- desde que estalló el escándalo del Su Llamado, en febrero de 1998. La ronda de declaraciones indagatorias empezó a las 9 de la mañana y terminó después de las 22.30.El juez tiene ahora diez días para resolver si procesa a sus imputados o si los desvincula de la causa, aunque ese plazo -previsto en el Código de Procedimientos- suele estirarse. Lo mismo debe hacer con la propia Susana, a quien interrogó el viernes. Y con los miembros del directorio de Telefé a los que también citó.El primero en entrar ayer al edificio de Lavalle 1171 fue Rodríguez, quien declaró durante ocho horas. Después lo hicieron Federico Quirno y Roberto Engels. Y al final llegaron, juntos en un mismo auto, Jorge Born y el ex montonero Rodolfo Galimberti .El Su Llamado era un juego que consistiá en comunicarse con el 0-939-1-2222, por 3 pesos, con un doble fin: participar de un sorteo millonario y hacer una donación a la Fundación Felices los Niños. Del concurso participaron más de 3 millones de televidentes, lo que generó una recaudación superior a los 18 millones de dólares.El eje de la causa 14.052/98 es si la Fundación, que preside el padre Julio Grassi, recibió el dinero que le correspondía o no. El fiscal del caso, Martín Niklison, se inclina por la segunda posibilidad: acusa a los cinco dueños de Hard C.-igual que a otras personas, incluida la propia Susana- del delito de administración fraudulenta, que tiene condenas de entre un mes y seis años de prisión.Asesorados por el mismo abogado, el ex juez Oscar Salvi, los cinco dueños de Hard C. usaron el mismo argumento para defenderse: le aseguraron a Cubas que Grassi cobró su parte tal como estaba acordado. Y para eso, según confiaron a Clarín fuentes judiciales, se basaron en un escrito que el padre Grassi aportó al expediente, certificando que nadie le debe plata por el Su Llamado.Ese escrito -en realidad- es la consecuencia de un arreglo extrajudicial al que Hard C. y la fundación Felices los Niños llegaron en febrero de este año.A cambio de una donación de Susana de 680 mil pesos para la terminación de un hogar de chicos de la calle, el cura aceptó dejar sentado que las cuentas estaban en orden.Sin embargo, la ley prevé que este tipo de delito se investigue aun cuando la supuesta víctima haga esa clase de afirmaciones. Incluso el fiscal Niklison sostiene que la presunta estafa se habría cometido más allá del contrato, porque Hard C. no habría respetado un decreto presidencial que obliga a que en este tipo de concursos el reparto se haga en dos mitades, una para el organizador y otra para la entidad de bien público.Vengo a declarar tranquilo, fue la única frase que dijo Rodríguez en la puerta de Tribunales. Llegó a las 7.45, más de una hora antes de lo que decía su citación, para evitar la treintena de periodistas que lo esperaba. Fuera del juzgado, estuvo siempre rodeado por seis guardaespaldas, todos de trajes oscuros y pelos muy cortos.Lo mismo sucedió con Born y Galimberti. La diferencia fue que el empresario salió del edificio casi sonriente. Todo bárbaro, todo bárbaro, comentó mientras uno de sus ocho guardaespaldas lo empujaba dentro de un Peugeot 405 gris.Desde bien temprano, la Policía Federal había montado un operativo especial para los socios de Hard C. Pusieron dos vallas azules en la puerta y una hilera permanente de diez policías.Cuando salió Salvi, dijo: Les preguntaron de todo. Más que nada a Rodríguez, porque él estaba más al tanto de los detalles del juego. El novio de Susana -efectivamente- fue el que le dio a Cubas mayor cantidad de explicaciones, en las ocho horas que estuvo en su despacho.El abogado agregó, como sus defendidos, que el cura había cobrado todo lo que era suyo. Pero antes de irse apurando un permiso, permiso, admitió: Si el tiempo volviera atrás y tuviera que aconsejarlos, les recomendaría que no hagan un concurso como este.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008