Noticias

18/10/2001

Fuente: Clarín

EL ESCANDALO DE LOS JUEGOS TELEFONICOS
El novio de Susana Giménez, a juicio

El fiscal cerró la investigación sobre el Su Llamado
  • Jorge Rodríguez, pareja de la animadora, fue acusado de no darle a una fundación el dinero que le correspondía por un concurso
  • Podría recibir de 1 mes a 6 años de cárcel
  • PABLO ABIA

    La investigación por el escándalo del "Su Llamado" —el concurso que se organizaba en el programa de Susana Giménez— acaba de cerrarse. Cinco personas, entre ellas Jorge Rodríguez, el novio de la animadora, van a ser enviadas a juicio oral: se las acusa de perjudicar económicamente a la fundación que debió ser la principal beneficiaria del juego.

    Fuentes judiciales informaron ayer a Clarín que, la semana pasada, el fiscal del caso le envió al juez el pedido para que el proceso pase a su siguiente etapa. Martín Niklison dictaminó que la investigación ya está cerrada y que los cinco socios de Hard Communication —la empresa que organizó el "Su Llamado"— deben ser juzgados por "administración fraudulenta".

    Las penas que la ley prevé para este delito van del mes a los seis años de prisión. El próximo paso lo debe dar el juez Facundo Cubas en estos días: luego de escuchar a los defensores de los dueños de Hard C., deberá girar la causa a un tribunal oral, que se determinará por sorteo. El juicio no va a empezar antes de fines de 2002.

    Cuando sea, junto a Jorge Ernesto Rodríguez deberían estar sentados frente a al tribunal el empresario Jorge Born, el ex montonero Rodolfo Gabriel Galimberti, Roberto Jaime Engels y Federico Guillermo Quirno. Engels y Born viven actualmente en San Pablo (Brasil).

    El juego que les costó este dolor de cabeza consistía en comunicarse con un número de teléfono del programa de Susana Giménez: el 0939-12222. Cada llamado valía 3 pesos y, supuestamente, permitía dos cosas: participar de un sorteo y colaborar con la Fundación Felices los Niños, que preside el cura Julio César Grassi. Voceros judiciales confiaron que en su requerimiento de elevación a juicio Niklison precisó que fueron 6.169.823 las llamadas que se recibieron a la línea del "Su Llamado" cuando el concurso telefónico estuvo en el aire, entre 26 de mayo y el 26 de diciembre de 1997. La facturación total fue de 18.509.469 pesos.

    Según la acusación del fiscal, el juego debió regirse por un decreto de 1965, que desde ese año regulaba esta clase de "rifas, tómbolas y juegos similares". Ahí se establecía que las entidades de bien público —como Felices los Niños— debían recibir la mitad de todo lo que se recaudara. A pesar de esto, Hard. C. y el padre Grassi pactaron un porcentaje menor: 19 por ciento, según las bases del concurso publicadas entonces en distintos medios.

    Sin embargo, lo que terminó recibiendo el cura fue —de acuerdo a lo que establecieron pericias contables citadas por Niklison— unos 400.000 pesos. Ni el 50 ni el 19 por ciento: menos de 3 por ciento.

    Siempre según la acusación del fiscal, a Telefé —el canal donde aún hoy se emite el programa de Susana— le dieron un 16 por ciento de lo facturado. A Telefónica de Argentina y Telecom, un 10. Y a Telinfor —la compañía que montó la estructura de la línea 0-939— le tocó un 7.

    En los documentos contables de Hard C. quedó asentado que Rodríguez y sus socios se quedaron con apenas 118.401 pesos: menos del 1 por ciento de los 18 millones recaudados. Pero tanto Niklison como el juez Cubas y la Cámara del Crimen advirtieron que a esto se le debían agregar gastos que se hacían sobre el total sin informarle nada a Grassi (ver Los gastos).

    Y más. A Felices los Niños tampoco la notificaron nunca de los llamados que hicieron unos 800 mil televidentes del Canal 4 de Montevideo. Se llevaron su parte la empresa telefónica uruguaya y otros intermediarios; la Fundación, nada. Tampoco se conocieron ganadores uruguayos.

    En este caso tuvo que declarar la propia Susana Giménez, que terminó sobreseída por Cubas. Lo mismo pasó con varios directivos de Telefé, Telinfor y de las telefónicas. Y con varios funcionarios menemistas, que tuvieron que explicar cómo nunca advirtieron todas estas irregularidades. En cambio, el padre Grassi nunca se presentó como damnificado porque finalmente llegó a un acuerdo extrajudicial con el novio de Susana.

    Hard C. también estuvo investigada en la Justicia en lo Penal Económico por evasión impositiva. Pero, como prevé la ley, el caso se cerró cuando la empresa aceptó pagarle a la AFIP lo que le reclamaban: 2 millones de pesos de impuestos que nunca se habían pagado.

    Link al artículo original

    Link permanente a este ítem

    E N C U E S T A
    Padre Grassi:
    ¿Inocente o culpable?




    Ver resultados
    (Luego de votar cierre la ventana)
    Comienzo encuesta: 21/12/2008