Noticias

25/9/2002

Fuente: Clarín

UN FALLO QUE NO CAUSO SORPRESA
Absolvieron a los directivos de la firma Hard Communication

Determinaron que no hubo administración fraudulenta de los fondos recaudados en un concurso televisivo. El padre Grassi, de la Fundación Felices los Niños, ya había desistido de la acusación.

Pablo Abiad. DE LA REDACCION DE CLARIN.

Tan seguros estaban del resultado del juicio que, cuando finalmente se leyó el veredicto, ninguno de los cuatro amagó el menor gesto: los ex socios de la empresa Hard Communication fueron absueltos ayer del delito de administración fraudulenta. Un tribunal oral porteño determinó que no cometieron ninguna estafa contra una fundación de ayuda a la niñez con la que, cinco años atrás, organizaron un concurso televisivo.

El fiscal del caso había adelantado el jueves pasado que no iba a acusarlos por ningún delito. Y la supuesta víctima de la defraudación, el cura Julio Grassi, presidente de la Fundación Felices los Niños, había declarado un día antes que él tampoco tenía nada para reprocharles. El fallo anunciado ayer no va a ser apelado.

Jorge Rodríguez, el novio de Susana, fue el primero en levantarse de su asiento cuando los jueces del Tribunal Oral N° 19 se retiraron de la sala. Se abrazó con sus abogados y con los otros imputados: Jorge Born, Roberto Engels y Federico Quirno. A la salida de los Tribunales, en Lavalle y Libertad, "Corcho" Rodríguez y Born insistieron en criticar al juez y al fiscal de Instrucción que los llevaron a juicio.

El delito por el que estaban procesados se castiga con penas que pueden ir del mes a los seis años de prisión. Lo que se sospechaba era —concretamente— que los ex titulares de Hard no le dieron al padre Grassi la parte que le correspondía por la recaudación del concurso.

El juego que organizaron juntos empezaba con un llamado telefónico al número 0-939-12222, del programa que Susana tenía en Telefé. La llamada costaba 3 pesos, de los cuales una porción era para ayudar a la Fundación Felices los Niños y otra, para un sorteo millonario.

La causa empezó cuando una abogada denunció que en su cuenta telefónica aparecían llamadas al concurso que ella nunca había realizado. Con el tiempo se descubrió que las hacía su cocinera. Pero la investigación judicial se fue encaminando a la relación entre Grassi y Hard.

El fiscal Eduardo Marina había dicho en su alegato que este vínculo fue un contrato de lo más común, en el que cada uno cobró lo que le correspondía de los más de 18 millones de dólares recaudados. El fiscal de la instancia anterior, Martín Niklison, y el juez Facundo Cubas —en cambio— sostenían que Grassi había recibido sólo 400 mil dólares.

El cura nunca hizo ninguna denuncia penal al respecto. Sin embargo, los defensores de los dueños de Hard lo acusaron de tener un "doble discurso" y de hablar ante el periodismo de supuestos incumplimientos de la empresa. Uno de los abogados, Oscar Salvi, ex juez y actual defensor de Carlos Menem, atacó con dureza a Grassi: "El camino del infierno está lleno de buenas intenciones", fue la frase que le dedicó en pleno juicio.

La audiencia de ayer tuvo dos etapas muy breves. En la primera, por la mañana, se les ofreció a los acusados decir sus últimas palabras antes de conocer el veredicto; como prefirieron quedarse en silencio, se hizo un cuarto intermedio hasta las 2.30 de la tarde. Y poco antes de las 3 entraron a la sala los jueces Hernán Fierro, Armando Chamot y Alberto Ravazzoli.

Las treinta sillas para el público estaban casi totalmente ocupadas. A la izquierda de los camaristas, cerca del fiscal, se ubicaron los periodistas y algunos abogados curiosos; del otro lado, familiares y amigos de los procesados. La causa tenía un quinto imputado, el ex montonero Rodolfo Galimberti, que murió en febrero pasado.

El veredicto consistió en cuatro puntos: uno sobre la absolución, otro acerca de que no se pagarán las costas del juicio y dos sobre formalidades. Lo leyó el presidente del tribunal, el juez Fierro. Los fundamentos de la decisión se van a conocer el martes que viene a las 6.30 de la tarde.

Cuando ayer salieron de tribunales, el novio de Susana, sus socios y sus abogados se encontraron con decenas de cámaras. Born repitió su teoría de que el caso estuvo muy potenciado por la prensa. Rodríguez amenazó con demandar, de ahora en más, a los que dañaron su imagen. Y Salvi dijo que presentará varias querellas criminales, aunque no precisó contra quién ni por qué delitos.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008