Noticias

16/9/2002

Fuente: Página/12

Jorge Born y el novio de Susana, en el banquillo por defraudación

Hoy comienza el juicio contra los dueños de Hard Communication. Organizaron una colecta y se quedaron con la parte del león.

Con el pretexto de la beneficencia, la empresa Hard Communication amasó una fortuna organizando un concurso de llamados telefónicos a un programa de TV. Hoy, la cúpula de aquella compañía será juzgada por el delito de defraudación contra la Fundación Felices los Niños, del padre Julio Grassi, adonde sólo llegó una mínima parte del dinero de recaudado. Jorge Born, Roberto Engels, Federico Quirno y Jorge Rodríguez –el novio de Susana Giménez– son los acusados. El ex montonero Rodolfo Galimberti también era directivo de la firma, pero la causa en su contra se cerró tras su fallecimiento, el 12 febrero pasado. La acusación sostiene que mediante llamados telefónicos al programa de Susana Giménez, los televidentes creían beneficiar a la fundación, pero los fondos eran derivados en su mayor parte a las arcas de Hard Communication.

La defraudación por la que acusan a los directivos de HC fue descubierta en forma casual: una abogada recurrió a la Justicia porque le habían facturado llamados al programa “Hola Susana”, que no había realizado. Se inició una investigación que determinó que, en realidad, los llamados los había realizado su empleada doméstica. Pero en la recolección de pruebas se reunió información que permitió abrir otra investigación: el programa de Su Giménez organizaba concursos televisivos en los que se podía competir a través de llamados a números telefónicos pagos, con el prefijo 0939. Los televidentes creían que con su llamado aportaban a la Fundación Felices los Niños, de ayuda a chicos de la calle. Pero se determinó que la mayor parte de los fondos eran desviados a las arcas de Hard Communication.

Susana Giménez llegó a estar en la mira de los investigadores y los máximos directivos de Telefé estuvieron en un momento procesados, pero fueron desvinculados de la causa por resolución de la Cámara del Crimen. Susana zafó y el padre Grassi desistió de ser querellante tras una importante y sugerente donación de 680 mil dólares que la diva destinó a la fundación.

Según la causa, Hard Communication facturó 15 millones de pesos, de los cuales, según el contrato firmado el 26 de septiembre del ‘97, a la fundación correspondían 7 millones, sin descuentos de ningún tipo. Pero Grassi recibió sólo 400 mil, a los que se agregaron los 680 mil “donados” por Susana. El concurso se realizó durante seis meses sin contrato alguno y sin autorización de la Secretaría de Desarrollo Social, a cargo entonces de Eduardo Amadeo, quien finalmente aprobó de palabra el contrato.

Además de los 15 millones, HC obtuvo otros 800 mil pesos por un contrato posterior con el Canal 5 de Uruguay, que habilitaba a participar a los televidentes de la otra orilla. Por lo recaudado en Uruguay durante el ‘97, a la fundación le correspondían otros 300 mil pesos, que jamás aparecieron.

El concurso se podría haber realizado con la habilitación de una línea 0600, de audiotexto, por la que se cobran 45 centavos por minuto más IVA. Pero los dueños de Hard, para garantizar mayores ingresos, optaron por la línea 0-939-1-2222, para colectas, por la que se cobra un mínimo de tres pesos el minuto. Con la primera opción hubieran podido recaudar 5.400.000 pesos; con la segunda, la cifra se elevó a 18 millones, de los cuales finalmente fueron cobrados 15. Hard pagó el 2 por ciento a Desarrollo Social pero jamás se acercó al 50 por ciento comprometido con Grassi.

Hoy, a partir de las 9, el Tribunal Oral en lo Criminal 19, a cargo de los jueces Víctor Sasson, Hernán Fierro y Alberto Ravazzoli, tendrá la misión de juzgar la sorprendente sociedad de Jorge Born, Jorge Rodríguez y el fallecido Rodolfo Galimberti.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008