Noticias

23/9/2004

Fuente: ambitoweb - Edición 1424

Familias reclamaron intervenir cuestionada fiscalía de Morón

"Hay impunidad y corrupción", la queja que llegará a la procuradora Falbo

Era poco imaginable, hasta ayer, que un grupo de personas saliera a las calles de Morón y, decididamente, se plantara en las narices del fiscal general, Federico Nieva Woodgate, para reclamar la intervención de la controvertida fiscalía.

Para comprender lo inédito del episodio, habría que entender la idiosincrasia de un distrito sometido por años al caudillaje de los políticos, a la sombra de los cuales crecieron algunos personajes de la Justicia que hoy aparecen cuestionados, pero que hasta no hace mucho resultaban respetados, más por temor que por autoridad.

Tres décadas en la Justicia de Morón convirtieron al fiscal Nieva Woodgate en una figura casi intocable, pero ayer debió soportar durante varias horas la ensordecedora bocina de un megáfono que despedía como única consigna: «Pedimos justicia y la intervención de la fiscalía de Morón».

La vereda de la fiscalía fue el terreno de contención de los familiares de las víctimas de la delincuencia y las verjas del edificio, una especie de «muralla del lamento» donde fueron depositando una a una las pancartas que exhibían el rostro de las personas asesinadas. Son casos todavía sin esclarecer y donde la desidia de la Justicia no deja de sorprender. Quizá sabiendo de esa razón, muchos de los ocasionales transeúntes se animaron ayer a estampar su firma y número de documento en una planilla donde se pide el desplazamiento de los responsables de esta situación. Esas firmas llegarán a manos de la procuradora María del Carmen Falbo, como expresión de genuina queja.

Estaban los Angiono, los Arata, los Argüello y los Bogani, pero también los familiares de Juan Emanuel Guerra Mollo, asesinado en una comisaría de Villa Bosh; de Luis Acosta, un estudiante de 18 años que fue asesinado de un balazo en el corazón en la puerta de su casa por un ladrón de autos; los familiares de Cristian Bogado y de Marisa Natalia Araujo, de 15 años, secuestrada y asesinada.

«Tenemos la certeza de que hay impunidad y corrupción instalada no solo acá (la fiscalía), sino en la política, la Policía, con 'zonas liberadas' y asesinos liberados que tienen la impunidad de amenazar a los familiares», sostuvo Nelly Arata, la madre del joven Fabián asesinado cuando intentaron robarle el auto.

Muy similar es el planteo de Alicia Angiono, cuyo hermano fue asesinado por Juan José Pagnotta, uno de los líderes de la banda «los Juancitos».

• Liberado

«Cuando mataron a mi hermano, Pagnotta estaba suelto por disposición de la juez de menores (Cecilia) Drago. Debido a esto no se pudo evitar la muerte de Mario Medina, 22 días después de la de mi hermano, ni la de Bogani un año después. Esta misma jueza está dejando en libertad a Gustavo Chacoma, cuñado de Pagnotta», contó.

Karina Argüello recordó que poco después del asesinato de su hermano Adrián denunció que un integrante de la barra brava de Ituzaingó podría estar vinculado en el crimen. No se hizo nada. Hace 4 meses el supuesto agresor apareció muerto en circunstancias muy extrañas.

Argüello es quien impulsó que el fiscal Andrés de los Santos fuera eyectado del caso y, prácticamente, obligó a Nieva Woodgate a reconocer que lo hacía por ineficiencia y demora en la investigación. A De los Santos nadie lo investigó, ni pidió un jury por «mal desempeño».

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008