Noticias

1/8/2006

Fuente: ambitoweb - Edición 2101

Fiscal pide prisión, obispo lo defiende

La fiscal de Morón Sandra Mingolo pidió ayer que se le aplique la prisión preventiva al padre Julio Grassi. Quiere que el religioso permanezca encarcelado hasta el juicio oral que aún no se sabe cuándo se hará. El uso de la prisión preventiva, es decir, de la privación de libertad durante el transcurso del proceso penal, es una medida excepcional y limitada en tanto afecta derechos elementales de personas inocentes. Sólo se aplica cuando existe la posibilidad de que el acusado se fugue, altere pruebas o frustre el juicio. Ese pensamiento se ajusta a los principios de la Constitución.

En casi cuatro años del caso, el padre Grassi jamás intentó huir, destruir pruebas o evitar el juicio. Por el contrario, fue el más interesado en demostrar su inocencia. Así también lo creen otros religiosos, como el cardenal Jorge Bergoglio. También, el obispo diocesano de Río Gallegos, Juan Carlos Romanín señaló su preocupación por la situación que vive Grassi. El prelado descreyó del último testimonio del antes defensor y ahora acusador Luis Gutiérrez, de 23 años, y lamentó «esta campaña difamante y calumniosa».

«Todo esto hace que no se valorice ni tengamos conciencia cuando uno hace el bien... qué ganas de molestar cuando realmente hay un lugar de contención, educación, de prevención de miles y miles de pibes que están en casi todo el país, inclusive en el exterior.»

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008