Noticias

6/9/2004

Fuente: ambitoweb - Edición 1407

Morón, temible: liberan a peligroso delincuente
Alto nivel de Corrupción en la Fiscalía General de Nieva Woodgate

Por: De la Redacción del diario


Les llegó al gobernador Felipe Solá y al presidente de la Suprema Corte de Justicia bonaerense, Néstor Lazzari, una grave denuncia que revela cómo funciona el «Macondo» judicial de Morón.

Se trata de un nuevo caso de reprochable connivencia que roza el delito y que tiene como protagonistas al inefable jefe de los fiscales Federico Nieva Woodgate y a una triada compuesta por el fiscal Andrés de los Santos, la jueza de Menores Cecilia Gabriela Drago y al asesor de Menores, Daniel Zacoro.

Los nombres de estos personajes (no deberían ser ignorados por la nueva procuradora, María Del Carmen Falbo) sonaron el jueves último. Fue cuando vecinos de Morón reclamaron en los Tribunales «seguridad y justicia», al enterarse de que una jueza de Menores había dejado en libertad a un peligroso delincuente que tiene, al menos, seis causas penales graves.

Cecilia Gabriela Drago es la benévola jueza del Tribunal de Menores Nº 4 de Morón. Gustavo Gabriel Chacoma, el beneficiado, pese a que «reviste un perfil de alta peligrosidad», según figura en el expediente judicial.

Chacoma es conocido como integrante de la temible banda de los «Juancitos», cuyo líder Juan Pagnotta está preso por el homicidio del comerciante de Castelar Daniel Bogani y de Eduardo Angiono, asesinado en Ituzaingó, delante de su nieto de siete años.

Pagnotta también pasó por el juzgado de Drago, quien supo mantenerlo en libertad pese a sus graves antecedentes que hacían necesario acotar su raid delictivo. Pagnotta terminó matando a dos personas en sólo un año. A pesar de esta situación, Drago imprime igual temperamento con Chacoma, cuya fama de «extrema peligrosidad» es reconocida a nivel provincial, según lo admitió Juan Pablo Cafiero y la subsecretaria de Minoridad, Cristina Tabolaro, en una reunión realizada en San Isidro con 15 jueces de Menores.

La impunidad con la que se mueve Chacoma en los tribunales de Morón fue acotada en dos oportunidades. En mayo, cuando la jueza del Tribunal de Menores Nº 3 Cristina Landolfi le abrió una causa por «atentado y resistencia a la autoridad»; y en agosto de este año, por tentativa de homicidio. En ambas oportunidades, Chacoma le anticipó a Landolfi que recuperaría su libertad, porque así lo tenía arreglado con su juez (Drago). Efectivamente, así ocurrió.

La última vez le dijo a la juez Landolfi: «En un mes cumplo 18 años, así que ojo conmigo. Usted no es mi juez».

Y hasta le advirtió que iba a quemar la comisaría con presos y policías si osaba dejarlo detenido, cosa que la jueza hizo, aunque a los pocos días salió nuevamente en libertad por decisiva influencia de la juez Drago.

• Robos reiterados

Una investigación de Landolfi determinó que Chacoma estaba vinculado en una causa por robo calificado reiterado, por lo que le reclamó a Drago que decline su competencia. La jueza no respondió el pedido. Por el contrario, tomó una medida que muestra cómo es el manejo en los tribunales de Morón.

Decidió impulsar una investigación contra Landolfi por amenazas contra Chacoma, causa que inició en la fiscalía de De los Santos, su actual pareja.

La intención sería abortar una pesquisa que conduciría a probar presuntas irregularidades en la concesión de libertad de Chacoma. Delincuentes con menos prontuarios que él están detenidos hasta en comisaría.

Según la denuncia que le llegó al presidente de la Corte bonaerense, «la necesidad de cubrir a su mujer lleva al fiscal De los Santos a servirse de la Justicia para ampararse y arreciar a través del plantado de causas inventadas para salvar a su pareja».

Como en el caso del complot judicial contra el padre Julio Grassi, en los tribunales de Morón se afirma que De los Santos no pudo actuar sin el visto bueno de Nieva Woodgate, a quien le adjudican dar «cobertura a la impunidad».

Curiosamente, todos ellos quisieron modificar la declaración más auténtica que hay en la causa Grassi: la retractación de «Ezequiel». Conocían que el testimonio del menor desmintiendo el informe de «Telenoche investiga» era una suerte de golpe mortal para Nieva Woodgate.

No fue casual, entonces, que Avelino Tamargo, en representación del fiscal Anticorrupción Daniel Amorín dijera una semana después del crimen de Bogani, y ante cuatro jueces de menores, que era preocupación del presidente Kirchner «el alto nivel de corrupción detectado en la fiscalía general del Morón» que conduce Federico Nieva Woodgate.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008