Noticias

13/4/2004

Fuente: ambitoweb - Edición 1261

Poco serio

El asesino del empresario Daniel Bogani, de Castelar, es el ya detenido joven de 20 años Juan José Pagnotta. Recuérdese que Bogani recibió 5 balazos cuando el criminal llegó a su casa encañonando a su hija Daniela, de 21 años, a quien había secuestrado en una gomería donde concurrió la joven con 3 amigos.

Lo sorprendente de Pagnotta es que estuviera libre para cometer un tercer asesinato cuando tenía dos anteriores y además un proceso en la Justicia de Menores. Indigna a la gente cómo se deja libres a asesinos, y los culpables no fueron policías sino la deplorable Justicia de Morón en lo penal, en primera instancia. La que dejó libre luego de un asesinato a Pagnotta fue la conocida fiscal de Morón Rita Bustamante. Se la conoce por ser la mano derecha del fiscal general de ese departamento, Federico Nieva Woodgate que, junto con el juez de «garantías» Humberto Meade y su amiga personal la jueza de Menores de San Isidro, Mirta Ravena Godoy, lanzaron la calumnia por presunta violación de menores del padre Julio Grassi. Este, a raíz de ese complot judicial combinado con «Canal 13» por intermedio de Miriam Lewin, deberá ir a juicio oral pese a que no hay prueba sólida alguna contra él. La Justicia moronense se dedicó a inventarle pruebas a él, no a vigilar a Pagnotta.

Bustamante dejó libre a ese joven triple homicida porque no fue capaz de convencer a los familiares de su última víctima de que asistieran a una ronda de reconocimiento. Rita Bustamante fue quien al padre Grassi, cuando éste preguntó sobre las pruebas para acusarlo, le respondió «lea a Kafka», o sea el autor de «El Proceso», donde al personaje de la famosa obra lo ahorcaron sin saber nunca de qué lo acusaban. La fiscal Bustamante cometió tantos errores que una jueza de garantías superior, la Dra. Mónica López Osorno, la obligó a realizar por segunda vez la indagatoria del sacerdote Grassi por «fallas judiciales notorias». Si era incapaz de indagar, de acuerdo a derecho, a un sacerdote, qué podía esperarse frente a un asesino como Pagnotta. Ayer, el fiscal superior Woodgate, también de los complotados contra Grassi, declaró: «Pagnotta es de reconocida peligrosidad». Pero lo liberaron. Al sacerdote creador de la famosa Fundación Felices Los Niños, en cambio, siendo víctima de un complot judicial, lo mantuvieron 28 días preso. Una vergüenza.

Con esta Justicia penal de primera instancia -las cámaras de apelación son más seriasno hay resguardo para la vida en Morón. Allí es peor, pero las fallas de los jueces son graves también en estrados de Capital Federal y buena parte del Gran Buenos Aires (Lomas de Zamora es considerada la Justicia bonaerense más seria).

Blumberg, por caso, denunció que «el Oso» Peralta, jefe de la banda que secuestró y asesinó a su hijo Axel, tenía 4 causas penales desde el año 2000, casi una por año. La primera fue por «delito de robo agravado con uso de arma, resistencia a la autoridad y violación de domicilio». Allí le dispusieron prisión preventiva sobre una ya existente. Otra en 2001 por delito de robo simple, por la que ahora estaba pendiente de ir a juicio oral. La tercera fue en 2003 por el delito de tentativa de «hurto calamitoso» y también por esto debía ir a juicio. Además, en 2003 «delito de robo en rebeldía». Y se calcula que tiene más causas porque los detenían en sus permanentes raids delictivos con otros DNI falsificados y los liberaban.

Está tan descuidada la seguridad en el país que en Córdoba, el jefe de Policía, comisario Jorge Rodríguez, informó que no tenía «ningún antecedente penal» de Martín «el Oso» Peralta. Por eso no es sólo la ineficacia de la fiscal Rita Bustamante en Morón con Pagnotto. Toda la Justicia está comprometida por el «liberticidio» que aplica y que sumó ahora nuevas vidas truncadas como Bogani, de 44 años, y Axel, de 23.

En cambio un insólito juez de instrucción penal como Mariano Bergés mantiene presos a Silvio Soldán y Giselle Rímolo que no forman banda ni asociación ilícita alguna, no tienen crímenes sino acusación de recetar sin título médico productos para adelgazar y por «circulación de medicamentos». Hasta está detenida la recepcionista (?) por Bergés del lugar donde actuaban y la madre de la Rímolo. Con toda su peligrosidad «el Oso» Peralta esperaba uno de sus juicios orales en total libertad y cometiendo 3 secuestros, sólo en los últimos meses. Claro, meter preso a artistas, aunque sea por superficialidades, hace salir en los diarios y la TV al juez actuante aunque no signifiquen ningún peligro social los detenidos. Pero ¿que valor tiene para la difusión hacer una seria investigación y prevenir vidas de la sociedad encarcelando a Pagnotto, a «el Oso» Peralta o a José «Negro» Díaz que disparó a sangre fría en la cabeza de Axel Blumberg. Muy poco seria la Argentina mientras el gobierno y el nuevo funcionario Arslanian quieren cebarse con la Policía Bonaerense. ¿Y los jueces y fiscales facilistas de la liberación de violadores de la ley? ¿O acaso no hay 3 jefes de la Policía Federal investigados por vinculación con «el Oso» Peralta y sus secuaces?

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008