Novedades del Juicio

3/5/2005

Otra Condena contra Canal 13 por violar intimidad de Menores

"El Sol del escarnio"

La Convención Internacional de los Derechos del Niño sigue sin ser respetada por el Sol de Canal 13 que, lejos de cuidarlos, los encandila y quema con el calor del escarnio mostrándolos en televisión. Si analizamos la noticia puede hacerse un paralelismo con lo que hicieron algunos productores inescrupulosos en el primer programa de Telenoche Investiga: mostraron el rostro de cuatro jóvenes con el rostro "semi borroneado", el que fue reconocido por sus compañeros, amigos, y familiares, provocándoles un serio daño psíquico y en sus actividades escolares, laborales y sentimentales. Estos jóvenes aparecían, según el programa de investigación, como víctimas del Padre Grassi, y ellos, la misma noche en Canal 9, negaron absolutamente haber sido abusados por el sacerdote a quien quieren como a un padre. Cuando hablaron, sus imágenes fueron usadas para reirse de ellos en Televisión Registrada y para mostrar sus supuestas contradicciones en TN y Telenoche dejándolos mal parados. Ellos nunca habían sido consultados acerca de este tema y su persona fue usada como partícipe de un programa cuyo único fin fue el rating, por el que descorcharon champagne en una botella donde irónicamente decía: "Prohibido para menores de 18 puntos de rating". Mientras tanto los niños de la Fundación expuestos en la televisión tenían crisis de llanto, perturbaciones emocionales de pánico y debieron ser asistidos psicológicamente.

El caso que leeremos, si bien no pertenece a la Fundación muestra el antecedente de QUIEN ACUSÓ AL PADRE JULIO GRASSI Y QUE METODOS UTILIZA.

(Fallo apelado. El mismo quedó firme trás haber tenido sentencia favorable en Mayo de 2006).


CAMARA NACIONAL DE APELACIONES EN LO CIVIL

Expediente Número: 61537 / 2003
Juzgado: 40 - Sala: L


03/05/2005 - SENTENCIA

RODRIGUEZ, FLORENCIA c/ ARTE RADIOTELEVISIVO ARGENTINO S.A. s/DAÑOS Y PERJUICIOS int.13945

Buenos Aires, mayo de 2005.-J
Y VISTOS: estos autos para dictar
sentencia caratulados "RODRIGUEZ FLORENCIA C/ ARTE
RADIOTELEVISIVO ARGENTINO SA S/ DAÑOS Y PERJUICIOS"
(expte. 61537/2003), de los que
RESULTA:
I.- A fs. 8/18 Florencia Rodríguez, por su propio derecho, promueve demanda de daños y perjuicios por cobro de la suma de $50.000, o lo que en más o en menos resulte de la prueba, intereses y costas, contra ARTEAR ARGENTINA S.A..-
Afirma que al haber sido emancipada por sus progenitores se encuentra "legitimada para accionar" (sic).-
Relata que la noche del 10 de diciembre de 2002 su hermana junto con sus compañeros y familiares festejaba su egreso de la escuela secundaria en un local bailable del paseo denominado "Los Arcos del Sol" del barrio porteño de Palermo; que allí concurrió con un grupo de amigos; que mientras esperaban para entrar se sentaron en un lugar cercano a charlar; que arrbió otro grupo de amigos con algunas bebidas alcohólicas que compartieron mientras conversaban; que en esas circunstancias se le acerca un periodista con un micrófono y un camarógrafo; que se dirigen hacia ella; que se negó a ser entrevistada en parte por vergüenza y en parte por la actitud insistente del periodista que se identificó como de Canal 13 quien insistía que sólo quería que le contestara unas preguntas acerca de los jóvenes y la noche comenzando una suerte de entrevista al tiempo que el camarógrafo encendía su cámara; que al comienzo las preguntas eran triviales y sus respuestas evasivas advirtiéndole que no quería salir en cámara; que inclusive tapó su rostro o intentó ocultarlo; que estaba siendo compelida a una entrevista forzosa; que viendo el periodista que no recibía respuestas decidió retirarse del lugar; que luego se dirigió a la fiesta que se desarrollaba en el local bailable "Deplace" enterándose que el mismo entrevistador había estado haciendo otras entrevistas en los alrededores y que habían filmado aún en el propio local; que al día siguiente -11 de diciembre de 2002- en el programa denominado "El Noticiero de Santo", que sale al aire de lunes a viernes a las 13 horas por Canal 13, anunciaron un informe especial sobre el consumo de alcohol en menores de edad y la venta de bebidas alcohólicas a menores de 18 años; que el programa comenzaba con un editorial con tono moralista respecto al flagelo del consumo de alcohol en los jóvenes; que a continuación aparece en pantalla el cronista que la había entrevistado reporteando a distintos jóvenes a quienes se los interrogaba respecto del consumo de bebidas alcohólicas; que en dichas entrevistas algunos se jactaban de manejar alcoholizados, de que bebían grandes cantidades de alcohol, que era común que terminaran ebrios, matizando todo ello con imagenes de autos corriendo picadas y jóvenes en evidente estado de ebriedad; que es en ese contexto que se muestra su "entrevista"; que lo que surge de las imágenes es que el reportero le pregunta, que ella no quiere responder, que le pregunta sobre los límites y que le contesto algo así como que no tengo límites y que le pregunta si las botellas que estaban a su lado se las había bebido ella, lo que niega; a continuación aparece una imagen en primer plano, tomada evidentemente a hurtadillas y a distancia prolongada, en la que se la ve bebiendo del pico de una botella; para finalizar la "investigación" hablan dos expertos que se explayan sobre la calamidad del alcoholismo en los jóvenes.-
En síntesis, que para cualquier espectador la imagen que se lleva de su persona es la de alguien encuadrada dentro de los jóvenes que abusan del alcohol, con sus implicancias.-
Tal "investigación periodística" fue exhibida en uno de los noticieros de mayor audiencia del país y repetido luego a la noche por el noticiero "Telenoche", de mayor audiencia aún.-
Alega que su perfil es contrario al que expone el programa; que es una persona con proyectos que trabaja arduamente; que prefiere las reuniones con amigos por encima de las salidas nocturnas y que jamás ha abusado del alcohol; que las emisiones tuvieron repercusión directa en su vida cotidiana, en primer lugar en su vida familiar; que recibió numerosas llamadas y que su relación con el núcleo familiar se deterioró sensiblemente ya que no pudo hacerles entender que lo emitido por el noticiero había sido sacado de contexto; que también sufrió consecuencias a nivel laboral que casi le cuestan el empleo; que recibió advertencias y muestras de desagrado de la encargada del negocio en que trabajaba; que su imagen ha sufrido un daño concreto y en gran medida irreversible.-
Imputa responsabilidad a la demandada; argumenta que la filmación y posterior emisión de su rostro vulneran su derecho a la intimidad y el derecho a la propia imagen y solicita la indemnización del daño moral causado.-
Acompaña instrumental y ofrece prueba.-
II.- A fs. 23/24 la actora amplía su demanda.-
Alega que tomó conocimiento que en la semana comprendida entre el 7 y el 14 de julio de 2003 el mismo programa se repitió la crónica que originó esta demanda; que el 20 de agosto y el 8 de septiembre otra vez la empresa ARTEAR por medio del canal de cable Todo Noticias repitió la noticia generadora del daño; que tampoco para esas ocasiones se le solicitó autorización de ningún tipo para la emisión; que las reiteraciones fueron posteriores a la audiencia de mediación de la ley 24.573; que encontrándose en proceso de elaboración del hecho traumático las reiteraciones reinstalaron y revivieron el hecho dañoso; que otra vez surgió el reproche y la reprimenda familiar; que en tal mérito amplía su demanda en la suma de $20.000.-
III.- A fs. 36 comparece a los autos, por apoderada, Arte Radiotelevisivo Argentino S.A., solicitando se intime a la actora a facilitarle el/los videos que contendrían las imágenes supuestamente generadoras de perjuicios y se suspenda el plazo para contestar demanda.-
IV.- A fs. 52/63 la demandada contesta la acción incoada.-
Niega los hechos y el derecho invocados y pide su rechazo.-
Alega que la demanda ha sido dirigida contra ARTEAR Argentina SA; que tal persona jurídica no existe; que ARTEAR es sólo un nombre de fantasía que utiliza su representada, titular de la licencia televisiva LS 85 TV Canal 13, y que la pretensión debe enderezarse contra ARTE RADIOTELEVISIVO ARGENTINO S.A..-
Admite que el 11 de diciembre de 2002 se emitió en "El Noticiero de Santo" un programa dedicado a la venta y consumo de alcohol entre los jóvenes, el que se desarrolló con tono de seriedad por el delicado tema abordado, contando con la intervención de especialistas; que la emisión contó con soporte gráfica consistente en una nota realizada fuera de estudios con una cámara y un reportero haciendo entrevistas y registrando tomas, especialmente en discotecas y sus alrededores; que entre toda una serie de notas aparece la brevísima entrevista cuestionada -que transcribe-; que después aparece un instante la misma chica sentada en el mismo lugar tomando del pico de la botella -aparentemente una de las que dijo que no le pertenecían-; que esta toma se realiza de una distancia no superior a los 4 o 5 metros con la cámara instalada en un trípode en el medio de la calle imposible de no haber sido visto por la actora; que si bien es cierto que en la nota aparecen jóvenes que hacen alarde de excederse con el alcohol también hay otros que son ejemplo de moderación; que por ello no se puede inferir de la entrevista que todos los entrevistados deban en exceso o que la joven fuera metida en una notda donde todos estaban en un calamitoso estado de ebriedad; que en el programa uno de los especialistas dijo que no había que confundir alcoholismo con un chico que se divierte una noche; que los comentarios de carácter didáctico hechos por Biasatti y los especialistas no refirieron directamente a la actora y en consecuencia, si se siente agraviada, es problema que a ella sólo compete; que la actora fuera mayor de 18 años no le constaba al reportero, máxime que se encontraba junto con chicos que en su mayoría eran menores de 18 años.-
Niega que la nota se repitiera en el noticiero "Telenoche".-
Realiza argumentaciones jurídicas sobre la procedencia del reclamo a la luz de las normas de aplicación; cuestiona la procedencia del reclamo resarcitorio y ofrece prueba.-
V.- A fs. 80 se recibe la causa a prueba y producidas las que lucen en autos estos quedan en estado de dictar sentencia.-
Y CONSIDERANDO:
Primero
A fs. 23/24, argumentando que la nota filmada de que se trata en autos había sido repetida en el mismo programa en que lo fuera originariamente y a través del canal de cable Todo Noticias, otra empresa de la demandada ARTEAR, se amplió la demanda incoada.-
Al proveerse el traslado de la acción (cfr. fs. 28) se omitió ordenar lo propio respecto de dicha ampliación y la actora, al librar la cédula respectiva (cfr. fs. 38/38 vta.), no la incluyó en el anoticiamiento, conclusión esta a la que se arriba a partir de la atestación relativa a las copias acompañadas.-
De la misma manera, al celebrarse la audiencia prevista por el art. 360 del Código de rito y abrirse la causa a prueba (cfr. fs. 80/80 vta.), el Tribunal tampoco se refirió o proveyó respecto del medio de convicción propuesto a fs. 24, tercer párrafo.-
Ello así, la ampliación de demanda de que se trata, ante la ausencia de bilateralidad, no será motivo de pronunciamiento.-
Segundo
a) Dado que no hay en autos prueba alguna respecto de las emisiones denunciadas en el programa Telenoche, sólo queda en pie que el 11 de diciembre de 2002 en el programa "El Noticiero de Santo", que se emitía por Canal 13 de televisión de lunes a viernes a las 13 horas, se puso al aire la nota periodística relativa al consumo de alcohol entre los jóvenes que ha quedado registrada en la video cinta acompañada a los autos y cuya autenticidad no ha merecido disputa.-
El video acompañado se extiende durante aproximadamente seis minutos y fracción; se inicia con la presentación efectuada por el conductor del programa y se la presenta bajo el nombre -titulado en pantalla en letras relevantes- "SE TOMAN TODO".-
Inicia la nota, en la que el Sr. Biassati se encuentra acompañado por otra persona de sexo femenino que luego se encargaría de efectuar reflexiones atinentes al tema de la crónica, con una presentación a cargo del conductor en la que, entre otras cosas, se advierte que las imágenes que se iban a trasmitir no eran de archivo sino que habían sido obtenidas en la madrugada del día de la emisión.-
A continuación se emiten las imágenes que apoyan la nota que se inician con la llegada de un trencito de los denominados "de la alegría" y se observan entrevistas realizadas por un periodista del canal a varios jóvenes que se encontraban en la vía pública en las inmediaciones, al parecer, de discotecas de la zona de Palermo.-
Al promediar la nota, luego de "reportear" a varios jóvenes de distinto sexo particularmente respecto del consumo de alcohol; de la bebida espirituosa de elección: que va de la cerveza al "New Age", de la "piel de iguana" -se aporta la receta-, al "daiquiri" y de la cantidad de ingesta, que de sus dichos se desprende unánimenente como abundante, se desarrolla la "nota" a la hoy actora.-
Ella se prolonga durante aproximadamente veintidos segundos y revela de parte de la Srta. Rodríguez, contrariamente a los restantes jóvenes entrevistados que la habían precedido, escasa colaboración, reflejada en manifestar sentir vergüenza por ser requerida, voltear la cara y/o tapársela y contestar con breves oraciones.-
Concluida dicha "nota" se puede observar, en imagen obtenida desde lejos con algún recurso técnico que permite importante aproximación, a la actora bebiendo del pico de una botella de una bebida alcohólica, que posiblemente fuera una de las que segundos antes, al ser enfocadas por la cámara e interrogar el periodista sobre si eran de su propiedad, tal pertenencia había sido negada por la joven.-
Continúa la nota con una entrevista a un padre que se encontraba en las inmediaciones, para luego discurrir sobre el consumo de alcohol y la conducción de automóviles, cuestión esta que los reporteados no encuentran contradictoria.-
Por último, en breve intervención, se requiere la opinión de un profesional de un Hospital porteño.-
Vale anotar que de todos los jóvenes entrevistados sólo uno -aproximadamente a los 3'50" de comenzado el video- alegó por la conveniencia de beber poco y que la persona que acompañaba al Sr. Biassati, quien efectuaba reflexiones sobre el motivo de la nota, llamó a no identificar un alcohólico con quien únicamente quiere divertirse una noche.-
b) Invocó la actora en apoyo de su pretensión las normas de los arts. 1071 bis del Código Civil y 31 de la ley 11.723.-
Dispone la primera de ellas que "El que arbitrariamente se entrometiere en la vida ajena, publicando retratos...perturbando de cualquier modo su intimidad...será obligado...a pagar una indemnización que fijará equitativamente el juez, de acuerdo con las circunstancias...".-
Por su parte, el art. 31 de la ley 11.723 previene que "El retrato fotográfico de una persona no puede ser puesto en el comercio sin el consentimiento expreso de la persona misma...Es libre la publicación del retrato cuando se relaciona con fines científicos, didácticos y en general culturales o con hechos o acontecimientos de interés público o que se hubieran desarrollado en público".-
c-1.- Los autores han definido el derecho a la intimidad como "el derecho personal que compete a toda persona de sensibilidad ordinaria, de no permitir que los aspectos privados de su vida, de su persona, de su conducta y de sus empresas, sean llevados al comentario público o con fines comerciales, cuando no exista un legítimo interés por parte del Estado o de la sociedad" (Díaz Molina); "el derecho personalísimo que permite sustraer a la persona de la publicidad o de otras turbaciones de su vida privada, el cual está limitado por las necesidades sociales y los intereses públicos" (Cifuentes); "el derecho para una persona de ser libre, de llevar su propia existencia, como lo estime conveniente, con el mínimum de injerencias exteriores"(Stromholm); "el derecho personalísimo que protege la reserva espiritual de la vida del hombre, asegurando su libre desenvolvimiento en lo personal, sus expresiones y en sus afectos" (Zavala de González) (cfr. citas en Belluscio y ots., "Código...", 5-72/73).-
Tiene dicho, por su parte, la jurisprudencia que "El derecho a la intimidad es el derecho de toda persona a que se le respete en su vida privada y familiar, y a evitar injerencias arbitrarias en la zona espiritual íntima reservada de una persona...es un derecho personalísimo que permite sustraer a la persona de la publicidad y de otras perturbaciones a sus sentimientos y vida privada, limitado por las necesidades sociales y los intereses públicos..." (Salas - Trigo Represas - López Mesa, "Código...", tº4-A, 495; id., CNCiv., sala M, A., H c/ M. de M., N, del 1/3/1993, Lexis nº 1/34586); que "La tutela del derecho a la intimidad debe ejercitarse frente a cualquier penetración, atisbo y hostigamiento; dicho amparo tiende a resguardar la intangibilidad de la reserva de la vida privada del individuo y su entorno familiar, sustrayéndola del comentario público, de la curiosidad, de la revelación innecesaria. La tutela del derecho a intimidad (art. 1071 bis, incorporado al Código Civil por la ley 21.173) posibilita el disfrute de la paz interior, proporcionando a la persona el ambiente adecuado para desenvolver su propia originalidad sin injerencias que le perturben" (CNCivil, sala L, Sistac c/ Soto, del 7/7/1995;Lexis nº 1/4087) y que "La invasión de la esfera reservada del individuo para ser expuesta a terceros, sin un interés legítimo o un derecho constituido al efecto, configura 'per se' la violación de su intimidad. El derecho a la imagen, autónomo y esencial, no es ilimitado -aunque absoluto por poder ser opuesto 'erga omnes' cuando tiene vigencia- sólo cede ante el interés general de la sociedad, como por ejemplo cuando se 'relaciona con fines científicos, didácticos y en general culturales'" (sala F, Polino c/ Lisica SA, del 30/5/1989).-
Por su parte la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha entendido que "El derecho a la privacidad comprende no sólo a la esfera doméstica, el círculo familiar y de amistad, sino otros aspectos de la personalidad espiritual o física de las personas tales como la integridad corporal o la imagen y nadie puede inmiscuirse en la vida privada de una persona ni violar áreas de su actividad no destinadas a ser difundidas sin su consentimiento o el de sus familiares autorizados para ello y sólo por ley podrá justificarse la intromisión, y siempre que medie un interés superior en resguardo de la libertad de otros, la defensa de la sociedad, las buenas costumbres o la persecusión de un crímen" (Fallos 306:1892; 316:703; 324:2895; entre otros).-
Asimismo se ha interpretado que "Estando de por medio la privacidad de las personas, el criterio de apreciación de las conductas violatorias de ella, debe ser decididamente estricto...es que el área de exclusión que se reserva a cada persona, y que se resguarda jurídicamente como privacidad -derecho a ser dejado a solas- es un espacio que el hombre puede llevar consigo, a su cuarto o a la calle. No es solamente 'interno', incognoscible por los demás. La tolerancia exige que cuando los demás lo conocen, lo respeten...cabe tener en cuenta que tal derecho es el más valioso para el hombre civilizado, que el daño a los derechos personalísimos es, por lo general, de insuficiente reparación ulterior, y que la agresión a la intimidad puede ocasionar una lesión profunda de las afecciones de la víctima" (Salas-Trigo Represas-López Mesa, op. y tº cits., pág. 497, nº 7).-
d) "El derecho a la propia imagen es un derecho personalísimo autónomo como emanación de la personalidad, contenido en los límites de la voluntad y de la autonomía privada del sujeto al que pertenece. Toda persona tiene sobre su imagen un derecho exclusivo que se extiende a su utilización, de modo de poder oponerse a su difusión cuando ésta es hecha sin autorización, a menos que se den circunstancias que tengan en miras un interés general que aconseje hacerlas prevalecer sobre aquel derecho (CNCiv., 28/6/88, JA, 1989-I-89). La protección de este derecho es independiente de la tutela al honor, a la intimidad y a la privacidad..." (CNCivil, sala H, Bocanera c/ Diario Clarín, del 15/4/2004).-
"...se trata de un derecho absoluto que cada uno tiene sobre su propia imagen y que confiere la atribución de negarse a que su imagen sea captada, reproducida o difundida, salvo circunstancias excepcionales que permitan revertir el principio(CNCiv, sala D 30-11-93, LL t. 1994-D, p. 147 y sgtes y comentario)...Tal como lo recuerda la Dra. Delia Lypszyc en su publicación titulada 'Creación artística y derecho a la intimidad' (ED t. 58, p. 745 y ss.) la ley y la jurisprudencia son terminantes en reprimir la reproducción no autorizada de fotografías con fines comerciales o publicitarios, que directa o indirectamente reporten un lucro a quien las utiliza y sólo se permiten cuando la reproducción de la imagen se hace con fines didácticos, científicos, culturales o de interés público o cuando se reproducen hechos desarrollados en público. La ley 11.723 de propiedad intelectual legisla expresamente en sus arts. 31, 33 y 35 que el retrato fotográfico de una persona no puede ser puesto en el comercio sin el consentimiento del mismo y ello rige aún para las fotos tomadas a las personas en lugares accesibles al público...."(CNCivil, sala A, Camerlinckx c/ Editorial Arte Gráfico Argentino S.A., del mes de julio de 2003, en Gaceta de Paz del 4/5/2004).-
De la exégesis de la norma del art. 31 de la ley 11.723 se extrae que el legislador ha prohibido -como regla- la reproducción de la imagen en resguardo del correlativo derecho a ella, que sólo cede si se dan circunstancias que tengan en mira un interés general que aconseje hacerlas prevalecer por sobre aquél derecho (CSJN, Fallos 311:1171).-
Como principio general, la reproducción de la imagen de una persona, salvo las excepciones que la misma norma prevé, sólo puede ser realizada previo su consentimiento expreso, el que en el caso de menores adultos debe ser integrado con la conformidad de su representante legal que es aquél a quien el ordenamiento jurídico encomienda velar no sólo por su salud física sino también de su integridad moral oponiéndose a todos los actos que puedan menoscabarla (CNCivil, sala E, Schewtz c/ Playboy (Edición Argentina), del 5/8/1994, con citas de Cifuentes "El derecho a la imagen", Borda "Tratado...Parte General", Orgaz "Personas individuales, Ferreira Rubio "El derecho a la intimidad" y CNCiv., sala F, García c/ Edit. Atlántida y ots., del 13/3/80).-
En igual sentido dice Miguel A. Emery que "Con respecto a las personas que deben prestar el consentimiento para la difusión de la imagen, corresponde señalar que en vida del titular del derecho, el consentimiento debe ser prestado obviamente por él. En el supuesto de menores de edad y de conformidad con las distintas situaciones que pueden presentarse, rige lo dispuesto por el art. 264 y concs. del Código Civil.."(autor cit. en Belluscio y ots., op. cit., tº 8, pág. 395).-
Con relación, por fin, a la excepción prevista por el último párrafo de la norma en comentario en cuanto declara libre la publicación del retrato -imagen- cuando se relacione con hechos que se hubieran desarrollado en público se ha dicho que "...cabe...interpretarla referida a tumultos, inauguraciones de monumentos, cortejos fúnebres de personas célebres, incendios, manifestaciones colectivas, desfiles de orden militar, y desastres en general; ello significa que cuando se congregan una gran cantidad de personas en un sitio público, en virtud de un acontecimiento o hecho como los indicados precedentemente, la nota gráfica, el noticioso, y la difusión de rasgos o actitudes captadas por ellas, no necesitan del consentimiento..." (Cifuentes, "El derecho a la imagen", ED 40-678), quien agrega que la eximición de requerir el consentimiento no se configura si "...la reunión de la gente es puramente casual, no provocada por alguna circunstancia de interés general" (Cifuentes "El derecho a la imagen", cap. V, cit.).-
e) Concordantemente con los antecedentes doctrinarios y jurisprudenciales anotados precedentemente resulta evidente, a mi criterio, que la demandada, al captar las imágenes de la actora -entonces menor de edad- sin la autorización expresa de su representante legal (cfr. CNCivil, sala L, 11/11/2004, Ruggero c/ Pronto Semanal, Lexis nº 1/1004280) y también "...al filmar subrepticiamente al particular", aspecto este configurado en la especie en la toma realizada desde aproximadamente 10/12 metros con acercamiento producto de la aplicación de recursos técnicos a su alcance (cfr. testimonial demandada de fs. 97/98, preg. 9a. y repreg. 1a), "...y divulgar tanto su imágen como las manifestaciones que vertiera al periodista sin...consentimiento previo, ha vulnerado su derecho a la intimidad..." (CNCivil, sala E, L., M.C. c/ Telearte S.A., del 25/6/2004, Lexis nº 1/1001928), ello sobre todo si se recuerda que se lo hizo en el contexto de una investigación presentada bajo el ominoso título "SE TOMAN TODO".-
También ha vulnerado su derecho a la imagen, constitucionalmente protegido (art. 19 y 33 de la CN) por idénticas razones a las ya apuntadas y por no tratarse el supuesto de una de las excepciones previstas por el último párrafo del art. 31 de la ley 11.723, habiéndose entendido que esta norma "...complementa la protección a la intimidad, especialmente tutelada por el citado art. 1071 bis, éste vino también a complementar la tutela del derecho a la imagen y a suplir el vacío legal que existía en la protección contra la captación no autorizada de aquéllos. Repárese en que si bien hay consenso doctrinal y juriusprudencial en cuanto a que el derecho a la imagen protege tanto la publicación y difusión de ésta, como su mera captación, el art. 31 se limita a prohibir su difusión -puesta en el comercio- y la captación no autorizada de la imagen se encuentra tutelada por el art. 1071 bis, en cuanto protege contra la intromisión arbitraria en la vida ajena" (Miguel A. Emery en op. cit., pág. 389).-
No escapa al Suscripto el interés social de la cuestión del consumo de alcohol entre los jóvenes, pero de ello no puede seguirse que para su tratamiento se incurra en la vulneración de derechos esenciales de los menores eventualmente involucrados en dicha práctica.-
El "interés general de la comunidad", el "bien superior colectivo", no justifica la reproducción de la imagen cuando dicha reproducción no resultaba en principio necesaria para un adecuado abordaje de la problemática y si el criterio periodístico consideraba imprescindible la emisión de imágenes en apoyo objetivo de la nota debió acudirse al arbitrio del tapado o trucado del rostro (Emery, en op. cit., pág. 396, nº 13). Así, además, lo tiene dicho la jurisprudencia al decidir que "Aún cuando la fotografía publicada por el periódico se haya limitado a reproducir un hecho veraz transcurrido en público, tal publicación no puede importar el ejercicio imprudente del derecho de informar, toda vez que resulta acorde a la seriedad que debe privar en la misión de difundir noticias que puedan rozar la reputación de las personas, el...ocultamiento de la identidad del fotografiado para que no sea reconocible por el público..." (CNCivil, sala H, Albertini c/ Arte Gráfico Editorial Argentino SA, del 1/9/1999).-
Sentado lo expuesto, la demanda debe prosperar.-
No obsta a ello la invocación de la demandada a la libertad de prensa consagrada por la Constitución Nacional.-
En efecto, y como se ha dicho, "Frente a la publicación de imágenes de personas sin requerir su consentimiento fundada en el interés público, recuérdese que la libertad de expresión y la necesidad de informar deben armonizarse con los derechos personalísimos de las personas retratadas y que, en particular, cuando la captación de la imagen implica violar la intimidad, no pueden invocarse ni las excepciones del art. 31 ni la vigencia de la libertad de información, pues se trata de supuestos de ejercicio abusivo de tales derechos. Esto fue lo resuelto por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el caso "Ponzetti de Balbín c/ Editorial Atlántida", donde se tuvo ocasión de señalar que el interés público en la información sobre el estado de salud del líder radical 'no exigía ni justificaba una invasión a su más sagrada esfera de privacidad'" (Emery, en op. cit., pág. 397).-
Concordantemente también se ha resuelto que "El derecho de publicar las ideas por la prensa, constitucionalmente protegido contra la intervención de los poderes del Estado, está limitado por los derechos de las personas a su libertad, a su dignidad, a su privacidad, a su honor y reputación, a sus derechos civiles y políticos" (CSJN 19/11/1991, Vago c/ Ediciones La Urraca, Consid. 9º, Fallos 314:1517 y sgtes.).-
g) Toda vez que "Aun cuando no medie intención de dañar los legítimos derechos de una persona...la difusión de una fotografía que objetivamente lesiona a alguien", característica que reviste las imágenes presentadas al aire, "...hace incurrir en responsabilidad a quien la propala, en razón de su ignorancia o error inexcusable, que dan lugar al debido resarcimiento que asegura la ley" (CNCivil, sala H, caso Albertini, ya citado); que "Resultan resarcibles los daños provocados por la publicación de una fotografía sin autorización...en circunstancias descalificantes", no puedo dejar de considerar que las declaraciones efectuadas por la menor y las imágenes obtenidas subrepticiamente revisten tal calidad, "...y no obstante la inexistencia de dolo e intención de dañar, la obtención de la fotografía en la vía pública y la circunstancia de que el actor no fuera un personaje público" (CNCivil, sala K, L., V.R c/ Editorial Atlántida, del 18/10/1999, Lexis nº 1/42364); que la simple exhibición no consentida de la imagen genera por si sola un daño moral representado por el disgusto de ver avasallada la propia personalidad (CNCivil, sala K, Labi c/ Editorial Perfil, del 9/12/99) y que "Si hay un derecho a oponerse a la publicidad de la imagen, en la forma en que fue realizada...su violación importa por sí sola un daño moral, que está constituido por el disgusto de verse la personalidad avasallada. La tendencia que sólo ve el daño moral cuando la publicidad esté teñida de elementos que lastiman el honor, la reputación o la estima -publicaciones injuriorsas- es propia de la doctrina negativa del derecho a la imagen en su versión atemperada" (CNCivil, sala I, Houssay c/ Industrias Electromecánicas Saba SA y ots., del 2/11/1997).-
Por estas consideraciones, teniendo en cuenta el evidente grado de afectación que puede producir a una persona verse expuesta en la forma en que lo ha sido, implicándola o exhibiéndola en conductas que distan de ser socialmente apreciadas como valiosas, en un programa cuya audiencia o "rating" que, por el medio en que se emite, su horario y conductor, autoriza a tener por masiva y ya que, en concreto,se encuentra demostrado (cfr. fs. 92/93, 95 y 100; arts. 386 y 456 del Código Procesal) que la exposición pública a que fuera sometida le generaron problemas a nivel familiar, laboral y barrial, problemas que irrefutablemente habrán provocado angustia, desazón, vergenza, en fin: importante afectación de sus derechos extrapatrimoniales, considero equitativo fijar la cuantía indemnizatoria en la suma de $40.000 (art. 165 delCódigo Procesal).-
La circunstancia de que la actora fuera menor de edad al tiempo de la invasión no consentida a su privacidad y de la exhibición no autorizada de las imágenes obtenidas; la repercusión personal producida; el hecho de que la suma a otorgar debe tender también a desalentar a no fomentar prácticas de esta naturaleza y debe tener en cuenta la dimensión empresarial del medio periodístico involucrado (doct. CNCiv., sala H, "M., C.S. c/ Editorial Perfil S.A.", del 11/3/1998), justifica, a mi criterio, el quantum otorgado.-
La suma que se condena a pagar devengará intereses desde el 11 de diciembre de 2002 y hasta el efectivo pago a la tasa del art. 10 del decreto 941/90 (CNCivil, en pleno, "Vázquez c/ Bilbao", del 2/8/93 y "Alaniz, Ramona c/ Transportes 123 SACI s/ daños y perjuicios" del 23/3/2004).-
No quiero, por último, dejar de exteriorizar mi extrañeza por los criterios que, según el periodista actuante y su camarógrafo, resultan aplicables a situaciones de la especie de que se trata.-
No pasa la cuestión por si hubo o no una "negativa rotunda" (fs. 98) o "si hubo una negativa clara" (fs. 109 vta.) o si percibió que hay consentimiento (fs. 109 vta.), la cuestión transita por obtener el expreso consentimiento de quien se encuentre facultado para concederlo, esto es: el entrevistado o su representante legal.-
El prestigio del Canal involucrado, bien ganado por largos años de actuación en el medio televisivo e importantes premios a su labor periodística, repotencian mi extrañeza.-
Por estas consideraciones, normas legales citadas, jurisprudencia y doctrina anotadas, FALLO:
Haciendo lugar a la demanda y, en consecuencia, condeno a "Arte Radiotelevisivo Argentino S.A." a pagar a la actora -dentro del plazo de diez días- la suma de $40.000 (cuarenta mil pesos), con más sus intereses en la forma indicada y las costas del juicio (art. 68 del Código Procesal).-
Difiérese la regulación de honorarios para una vez aprobada liquidación definitiva.-
REGISTRESE, NOTIFIQUESE Y OPORTUNAMENTE ARCHIVESE.-

Firma: GUILLERMO P. ZUCCARINO
Fecha Firma: 03/05/2005

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008