Noticias

30/11/2002

Fuente: El Litoral

Grassi dice que el chico que lo acusa quiso extorsionarlo

Lo reconoció al descubrir la verdadera identidad de "Gabriel". El sacerdote asegura que "Gabriel" le solicitó dinero a cambio de evitar su denuncia pública. Y que eso ocurrió un día antes de que se difundiera el informe de Telenoche Investiga.

Buenos Aires.- Al someterse a una nueva indagatoria en la causa en la que está procesado por abuso sexual y corrupción de menores, el sacerdote Julio César Grassi se enteró ayer del verdadero nombre de "Gabriel", uno de los chicos que lo acusó, y sostuvo que es la misma persona que había intentado extorsionarlo antes de que se emitiera el programa Telenoche Investiga.

Es que Grassi denunció que el 22 de octubre último, un día antes de que se pusiera al aire el informe televisivo con el testimonio de "Gabriel", un joven se había acercado a la Fundación Felices Los Niños pidiendo hablar con él. Y, durante la entrevista, "lo extorsionó: le solicitó dinero a cambio de facilitarle situaciones que él conocía que se iban a producir el día después", aseguró Adrián Maloney, uno de los abogados de Grassi.

Si esto fuera así, "Gabriel" -cuya identidad real no se dará a conocer públicamente- habría intentado extorsionar a Grassi sólo 24 horas después de haberle contado a una jueza de Menores de San Isidro que, a fines de 1996, el sacerdote que encabezaba el hogar en el que él se encontraba internado lo habría sometido a una práctica de sexo oral, remarcaron las fuentes del caso. Los abogados de Grassi, por su parte, relativizaron esa situación, al aclarar que "también existieron dos llamados previos" a esa visita y reclamaron que se investiguen los llamados entrantes a la Fundación para determinar si esas comunicaciones fueron hechas por el denunciante. Según la versión de la defensa de Grassi, el martes 22 de octubre un chico se presentó en la fundación "con un nombre falso, Javier Galván", pidiendo hablar con Grassi, con el objetivo de pedirle dinero para "ayudarlo".

CARA CONOCIDA

"A Grassi le resultó una cara familiar y enseguida lo reconoció como alguien que había estado en la fundación. Le sonó raro el nombre que le había dado y, luego, en la primera indagatoria (tras su detención) lo reconoció con el nombre que hoy nos acaban de dar la Fiscalía. Así hoy quedó confirmado por levantamiento de la identidad que era la misma persona", dijo el abogado Maloney. Al conocer el nombre, la defensa de Grassi solicitó que se cite a "todas las personas que estuvieron con ese menor durante su estadía en la fundación para saber si alguna vio, en algún momento", una actitud diferente en el menor tras el episodio que se investiga. Y exigieron que se investigue si "Gabriel" habría percibido dinero luego de declarar ante la Justicia. Inmediatamente después de estos pedidos, dijeron a DyN fuentes judiciales, Grassi evitó contestar las preguntas que tenía preparada la fiscal Rita Bustamante, a cargo de la investigación, sobre las declaraciones que había prestado "Gabriel". Es que el último miércoles la Cámara de Apelaciones de Morón resolvió que Grassi debía ser sometido a una nueva indagatoria, ya que su derecho a la defensa se había visto vulnerado, al no poder conocer el nombre de uno de los chicos que lo había acusado. No obstante, el procesamiento de Grassi sigue en pie, ya que otro menor, "Ezequiel", también lo acusa de haberlo visto en situaciones comprometedoras con internos de la fundación. Los abogados de Grassi, pese a ello, esperan ahora poder revertir la situación procesal de su cliente, sembrando dudas sobre la veracidad de los testimonios que incriminan al sacerdote. En ese sentido, Maloney no sólo dijo que la extorsión denunciada por Grassi "le quita absolutamente credibilidad" al testimonio de "Gabriel", sino que añadió que "Ezequiel" está en contacto con personas que realizarían actos cuestionables", sin aclarar más detalles. Por su parte, el sacerdote Julio César Grassi quiso cumplir con la exigencia de los abogados para que se aleje de los medios e intentó evitar el contacto con la prensa, pero momentos después habló para insistir en su inocencia. "Confío en la justicia y en ustedes también -dijo a los periodistas-. No tengo miedo de nada, estoy confiado en Dios que se va a esclarecer todo". Ante la insistencia de los cronistas, el sacerdote aseguró: "Siempre hablé pero hoy quiero hacer silencio; sé que lentamente se está esclareciendo todo".

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008