Opiniones

20/6/2006

Fuente: Agencia NOTIAR

¿Corre peligro la vida del Padre Julio César Grassi?

Estamos bajo el fuego de una mala prensa, que nos ametralla con noticias distorsionadas y confunde a quienes no tienen sólidas bases formativas espirituales e intelectuales.

Diariamente reaparecen en las pantallas televisivas, en los medios radiales y escritos, casos judiciales sin resolver, de donde surgen comentarios periodísticos que reemplazan a los fallos judiciales, muchos de ellos condenatorios de exprofeso.

La dignidad de las personas cada vez menos importa y la irresponsablidad de lanzar calumnias a los cuatro vientos, mucho menos. La maledicencia y los entuertos judiciales, asi como los falsos testigos y el dinero de sobornos a magistrados y funcionarios tejen horribles redes judiciales, para atrapar a mucha gente inocente, que permanece, por las "dudas", pese a sus buenos antecedentes, detenida sin condena.

En esa gimnasia revolucionaria que derriba instituciones, está enrolado el actual gobierno, que se ha sumado a los detractores de la Iglesia Católica, de las FF.AA y de las Fuerzas de Seguridad. Una guerra sucia judicial, que prosigue a la guerra de guerrillas de la década del 70, pero por otros medios.

En este mes de junio, mes del Sagrado Corazón y en que los católicos celebramos en la liturgia el tiempo de Pentecostés, la calumnia y los calumniadores no han cesado de arrojar por los medios los más crueles ataques al sacerdote Grassi, que ha sido y sigue siendo infamado con falsos testigos, atacando su buen nombre y honor, con fines perversos, tarea en la que se haya inmersa Miryam Lewin y un séquito de periodistas de Morón que lo atacan desde Canal 13, Clarín, Pagina 12 y a la que se ha sumado con sigular vehemencia, "la doctora honoris causa de la Universidad Católica de Córdoba", Estela de Carlotto.

Pronto -si Dios así lo permite y no asesinan antes al padre Grassi- se lo verá por primera vez a este sacerdote, juzgado por jueces probos y dignos, que permitirán descubrir la gran maniobra extorsiva que sus acusadores habían tramado, para apoderarse de la Fundación Felices los Niños para luego estatizar y ser administrada por las Abuelas y las Madres de Plaza de Mayo.

Si Dios permite que este hecho suceda - no sin antes recalcar que la vida del padre Grassi está en peligro- quedará al descubierto la sucia maniobra de la que no está exento ni el juez "desaparecido" Meade, ni el fiscal Nieva Woodgate, ni sus secuaces de Morón.

La ciudadanía verá las sucias artimañas de que se valen minorías identificadas en una ideología común asociada al terrorismo y habrá una gran resonancia en la opinión publica, largamente silenciada por el periodismo cerrojo que soborna el gobierno con dádivas y avisos onerosos.

Señora Ernestina Herrera de Noble, vaya preparando un cambio de rumbo a los medios administrados por Héctor Magnetto y trate de salvarse de este verdadero "tsunami" que se aproxima, porque toda la verdad saldrá a luz y Ud. también es responsable de la gente que contrata. Ya seguramente debe tener preparada y en condiciones su propia escalera contra incendios, para salvarse del desastre. ¿Lo logrará?

Eduardo Palacios Molina

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008