Opiniones

21/9/2010

Carta al Padre Grassi


     Seguir a Jesús, Señor y Dios nuestro
es transitar por una senda sagrada
y así como odia al sublime Maestro
también a usted lo odia este sistema siniestro
y por eso la condena y la honra denigrada.

     Situaciones parecidas han ocurrido,
son frecuentes a lo largo de la historia
y a todos aquellos que las han sufrido
los quisieron vestir de escarnio y olvido,
pero al final los vistieron de gloria.

     ¡Qué honor! padre Grassi ¡que honor!,
transitar por el camino de espinas...
¡es la senda sagrada del Señor!,
en donde se confunden alegría y dolor
como aguas turbias y cristalinas.

     -¡Saúl venció a mil, David a diez mil!-
cantaba el pueblo de Buenos Aires...
y en la mente y corazón del hombre vil
la envidia construye su cubil...
¡para él, los logros de otro son desaires!

     Teorizantes y expertos en la cosa,
escandalizados acusan desde sus Olimpos;
no los tocan ni con el pétalo de una rosa,
¡no vaya a ser que la pobreza sea contagiosa!,
son los enemigos de la Iglesia en todos los tiempos.

     Al árbol se lo conoce por su fruto
enseñaba Jesús en las plazas de Judea
y ante la prueba que exige la duda del bruto,
es su obra el más grande tributo
para que la verdad finalmente se vea.

     A sus hijos les enseñó a mirar defrente,
ya no tienen la espalda contraída;
alimentarles el cuerpo, el alma y la mente,
fué como acercarles el lejano horizonte
y darles una oportunidad en la vida.

     Ante jueces, fiscales y gabrieles
el show mediático exige las condenas,
son los mismos que ayer le arrojaban mieles,
periodistas,políticos y matronas crueles,
como Jesús en el pretorio ante las hienas.

     ¡Que honor! padre Grassi ¡que honor!,
dar público testimonio de la verdad;
luchar sin sucumbir ante la burla y el dolor,
lleno de fé, de esperanza y de amor.
¡Cuántos quisimos esa oportunidad!

     -¡Ya fué vencido!- grita el mundo con alegría,
el bienhechor, hombre de iglesia y hermano;
-¡vayamos por los despojos que quedan todavía!-.
Pero usted vive en sus hijos y algún día
miles iremos a darle las gracias y a estrecharle la mano.

                                     Gustavo Lizarzaburu

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008