Noticias

12/6/2006

Fuente: ambitoweb - Edición 2051

"La Iglesia cree en mí y nunca me sancionó"

Era previsible que a tres semanas del inicio del juicio oral y público contra Julio Grassi se desatara una campaña de difamación contra el creador de la Fundación Felices Los Niños. La cara visible del ataque es la titular del Comité de los Derechos del Niño, Estela Carlotto, pero detrás de ella se esconde Juan Pablo Gallego,  el ex abogado de  «Gabriel»  u  O.A.(*). Este abogado actúa por despecho porque «Gabriel» desistió de su patrocinio y con esa decisión lo dejó fuera del juicio. En las últimas 72 horas se difundió intencionalmente un supuesto peritaje psicológico del sacerdote que lo muestra con «indicadores similares del perfil psicológico de un delincuente sexual». Es claro que el interés es una condena a cualquier precio del sacerdote. El primer informe de «Telenoche investiga» comenzó transcribiendo un falso peritaje psicológico de un menor que nunca acusó al padre Grassi y al que nunca periciaron, y sin embargo lo trataron de homosexual. Además, esa prueba no podría incorporarse al juicio porque, como bien dijo el presidente del tribunal N°4, Pedro Rodríguez, es de un expediente que se confeccionó en otro lugar y estos jueces no pueden «sacar conclusiones de otros juicios». Grassi ayer habló de estas operaciones de prensa en interesante reportaje realizado por María Eugenia Baliño, periodista de «La Nación». Veamos.

Periodista: ¿Usted cree que ese peritaje podría complicar su situación?

Julio Grassi: Es totalmente falso. Es una causa que se tramita en Río Gallegos y que el año pasado pasó a El Calafate. Yo mismo pedí que se iniciaran peritajes. Cuando comenzaron a hacerlas, empezaron a aparecer irregularidades, como que en uno de los tests me presentaran el dibujo al revés o que los peritos me cuestionaran constantemente el celibato. Por eso se impugnó el peritaje, se interrumpieron los tests y se planteó la nulidad de las evaluaciones.

P.: ¿Cuál cree que es el interés que hay detrás de hacerlas trascender?

J.G.: A tres semanas del juicio, creo que es hacer una operación de prensa para presionar a los jueces que tienen que actuar en Buenos Aires.

● Experiencia negativa

P.: ¿Por qué se niega entonces a realizarse un nuevo peritaje?

J.G.: Yo no quiero hacerlo en Morón porque tuve una experiencia negativa con los peritos. Yo pedí hacer los peritajes en la Corte Suprema de la Nación, pero no se me permitió.

P.: ¿Por qué piensa que se inició esta causa contra usted?

J.G.: Todo esto comienza con un informe de «Telenoche investiga». Miriam Lewin fue tomando datos de personas que estaban enojadas conmigo, gente que había sido echada de la fundación. Se ve que no tenía material y, de repente, un día apareció con esta historia, que está armada y que derivó en esta causa judicial. Creo que al principio comenzaron haciéndolo como una investigación más. Pero cuando se dieron cuenta de que habían metido la pata, en lugar de volver atrás y decir «nos equivocamos», la sostuvieron.

P.: ¿Por qué plantea que la causa está armada?

J.G.: Por la cantidad de mentiras, de testigos que hablaron y trataron de acomodar su declaración a la posibilidad de un supuesto abuso. Era toda una historia de rumores y dichos sin comprobar. Esta campaña ya pasó todo límite. Hablo ahora porque ya no podía aguantar más.

P.: ¿Cómo cree que lo ve la sociedad?

J.G.: Hay una gran cantidad de gente que quiere que me vaya bien, que todo esto no sea cierto. Fíjese que la Iglesia jamás me sancionó a cuenta de todo lo que se dijo. Yo tengo todas las licencias para dar misa, bautizar, casar... La Iglesia institucional está de mi lado; cree en mí.

P.: ¿Qué espera del juicio?

J.G.: Si hay justicia, voy a ser absuelto.


(*) El texto original menciona nombres y apellidos, nosotros no podemos hacerlo por disposición judicial.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008