Noticias

12/7/2010

Fuente: Crónica

Diario Crónica:
Contundente prueba de Raúl Portal en favor del Padre Grassi

Crónica acompañó al conductor televisivo, quien probó la falsedad de cargos que obran contra el titular de la Fundación Felices los Niños.
Raúl Portal durante su demostración. (Rubén Maletto)
Raúl Portal durante su demostración. (Rubén Maletto)

El próximo jueves volverá a reflotarse el caso Grassi tras la realización de la audiencia oral de Casación donde los abogados del sacerdote presentaran los argumentos para apelar la condena a 15 años de prisión impuesta a quien fuera titular de la Fundación Felices los Niños.

Raúl Portal, amigo personal del padre Julio Cesar Grassi, decidió probar que muchas de las apreciaciones en que se fundamentó la sentencia son erróneas.

Lo declarado por el joven Ga(*) fue de alguna manera lo que precipitó la mencionada condena. La presunta víctima alegó primero haber sido “abusado” el 6 de diciembre de 1996 en la Fundación, razón por la cual huyó ese mismo día, conmocionado por lo sucedido.

Claro está que ese día, el joven Ga se encontraba en el programa El Portal de la Vida, precisamente conducido por Gastón Portal, prueba contundente que los letrados del sacerdote presentaron.

Según el mismo animador, “ante esa irrefutable documento decidieron señalar que todo ocurrió el 7 de diciembre”, pero sucede que una carta firmada por el mismo denunciante aseguraba que un día antes se había retirado de la Fundación “debido a que sus compañeros lo maltrataban”.

Entonces -afirma Portal-, “la fiscalía volvió a la carga con otro cambio de fechas y ahora el abuso había sido el 8 de diciembre y el tribunal, basándose en la supuesta “verosimilitud” de tan ajurídico disparate, decide condenar (en primera instancia) al sacerdote, sin concederle la posibilidad de refutar”.

“Tras fijar insólitamente la nueva fecha del abuso, Ga aseguró que fue abusado entre la 1 y las 2 de la mañana de ese día. Precisamente esa noche el padre salía (ante cientos de testigos) de la basílica San Carlos, (sita en Hipólito Irigoyen y Quintino Bocayuva) en la que acababa de oficiar un casamiento con misa de esponsales. De allí, se dirigió a una heladería con un grupo de jóvenes (que no fueron invitados a declarar) para “hacer tiempo” hasta la 1.45, para llegar a radio Rivadavia, quince minutos antes de comenzar su programa “La Manga” que conducía desde las 2 a las 5. Los Jueces, en cambio, dijeron que desde la Basílica (a la 1 de la mañana) el Padre Grassi se volvió a Hurlingham “porque le sobraba tiempo”, allí cometió el “supuesto abuso” y se volvió al centro para hacer su programa de Radio Rivadavia (en Arenales y Pueyrredón) a la 1.45 hs. Es decir, que el lapso que los jueces estimaron posible para la consumación del incomprobado delito, llevado a cabo, supuestamente, en la Fundación, se realizó en el tiempo récord de ¡45 minutos!”, afirma Raúl Portal.

LOS CHICOS. ''Todo esto no sólo lo hago por un amigo... lo hago por los niños que son lo más importante'', afirmó Portal.
LOS CHICOS. ''Todo esto no sólo lo hago por un amigo... lo hago por los niños que son lo más importante'', afirmó Portal.

El conductor quiso probar que realizar todo ese recorrido en una hora es imposible. Crónica estuvo junto a él en lo que de alguna manera se puede llamar la “reconstrucción del hecho”.

Portal, su mujer, un camarógrafo, Lucas Lazarich y Fernando Roa, hoy adultos, que vivieron en la Fundación cuando eran chicos, en cierto modo rearmaron lo que el cura habría hecho esa madrugada, y Crónica fue testigo.

El punto de partida fue la mencionada basílica, ubicada en Hipólito Yrigoyen y Quintino Bocayuva.

En su auto particular, Portal y la comitiva de la que formamos parte se trasladó hacia Hurlingham, lugar donde se encuentra el hogar y donde Grassi habría consumado el presunto delito.

Llegamos a las 2.15, luego realizamos lo que supuestamente ocurrió esa madrugada, caminamos hasta donde Grassi levantó al grupo de chicos en el cual se encontraba Ga y que luego mandó al cuarto de la ropa quedándose a solas con la supuesta víctima.

Caminamos durante al menos 10 minutos hasta llegar a la ropería y luego nos dirigimos hacia radio Rivadavia, ubicada en Arenales y Pueyrredón, lugar donde el padre había arribado a las 1.45.

El recorrido había finalizado y el reloj marcaba las 3.10. Raúl no perdió detalle alguno y el camarógrafo que nos acompañó grabó cada instante, para demostrar que no se violaron las normas de tránsito y ante cada peaje pasado, que fueron cinco, se le preguntó al empleado la hora, para que no haya dudas de que el horario era real. Teniendo en cuenta el fin de semana largo obviamente no había demasiados autos en la ruta, algo que facilitó y aceleró el recorrido.

Terminado el periplo, Portal fue categórico. El recorrido duró 2 horas y 3 minutos. Imposible que el sacerdote haya consumado algún ilícito entre la 1 y las 2 de la mañana del día señalado.

LA RADIO. El final estuvo en Radio Rivadavia. Allí probó que el trayecto duró más de dos horas.
LA RADIO. El final estuvo en Radio Rivadavia. Allí probó que el trayecto duró más de dos horas.

¿LOS RESPONDABLES SERAN CASTIGADOS?

"La condena, sobre esta base de disparates, es jurídicamente aberrante y en algún momento alguien, decente, idóneo e independiente, pondrá las cosas en su lugar, terminando con este larguísimo calvario, cuyos objetivos, cada vez más claros para la opinión pública, son destruir al padre Grassi y, por elevación, atacar un poco más a la Iglesia Católica", señaló Raúl Portal.

El conductor agregó: 4.500 niños, más los 1.500 que se perdieron a raíz de esta enorme maldad, esperan ansiosos recuperar en plenitud su querido Hogar, el mismo que los rescató de las situaciones de riesgo y abandono por las que ingresaron al mismo. ¿Los responsables de tanto daño recibirán su justo castigo? El castigo divino, seguro, y el de la justicia humana también, sobre todo a quienes idearon el vil complot y a quienes lo llevaron a cabo, especialmente una productora periodística, con una larga trayectoria como difamadora serial, y al directivo televisivo que le permitió y avaló la injusta acusación", agregó Portal.

El conductor reiteró que todo lo que hace nace de la necesidad de saber qué sucederá con tantos chicos que van a quedar sin el apoyo que tanto tuvieron. "Alguien se tiene que dar cuenta de todo esto", dijo.


UNA ELOGIABLE CONVICCION

Las ganas, la seguridad, la responsabilidad y la seriedad que demostró Raúl Portal para realizar la reconstrucción del hecho fueron fundamentales para que el resultado del trabajo haya sido satisfactorio. Raúl defiende a su amigo, el padre Grassi, a muerte, y eso se notó a cada instante. Se sentía indignado con los jueces, quienes, según él, no realizaron ningún tipo de investigaciones como para llegar a la conclusión del que el cura tiene absoluta culpabilidad. Es decir, se preguntaba quién pudiera creer que en esos 45 minutos, el sacerdote habría hecho semejante cosa. La complementación que mantiene con su esposa Lucy también fue fundamental. Ella también formó parte del trabajo. Portal siente que tiene un compromiso con los más necesitados y es por eso que tanto él como su mujer ayudan a la fundación y hasta también se preocupan por y alimentan a los perros que viven allí, que no son pocos. Claro estaba su objetivo: si los jueces no hacen nada, él mismo se encargará de demostrar la inocencia de Julio César Grassi y así continuar ayudando amiles de chicos. Y aunque alguna apreciación pueda resultar subjetiva, la convicción de Raúl Portal es por demás elogiable.


(*) Por disposición judicial no podemos mencionar nombres y apellidos de menores.

Link al artículo original

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008