Opiniones

10/6/2010

Oración por una Justicia independiente


Señor de la Justicia:
Que ves con el sentido común y no espiás cambiando las reglas.
Que permanecés de pie y jamás de rodillas ante las presiones de ninguna potencia de esta Tierra.
Que no estás atado a ningún pedestal del Poder.
Que tenés equilibrada la Balanza del Bien y del Mal...
y no te avergonzás de sostenerla en alto: porque brilla, motiva a la Honradez, al Orden, al Amor...
Que pellizcás los dedos que quieren bandearla para un lado o el otro.
Que llevas la túnica totalmente limpia
Que usás la espada de material neutro,
forjada en el calor intenso, desechando la tibieza del amiguismo y la arbitrariedad.
Que tenés los oídos tapados a las sirenas mediáticas pero abiertos a los que no tienen voz.
Que a diferencia de huecas imágenes de la justicia, vos Señor, adentro llevás cerebro y corazón.

Señor que ves con el sentido común
Señor que ves con el sentido común

Danos una Justicia que vea a al ser humano y le devuelva la dignidad perdida.
Danos una Justicia que no se someta a quienes la amedrentan en sus funcionarios, a veces débiles, titubeantes, miedosos o veleidosos.
Danos una Justicia que no trepe a un pseudo Monte Sinaí para romper las Tablas de la Ley y erigir un carnero de oro en su reemplazo.
Danos una Justicia con una balanza salomónica que reciba el don de la sabiduría y que no quiera quedar bien con Dios y con el Diablo.
Danos una Justicia con la túnica sin mancha, no por inoperante, pasiva y holgazana sino por dinámica, diáfana y eficaz.
Danos una justicia que con su filo no corte el hilo por lo más delgado sino que a su paso deje surcos de imparcialidad y objetividad.
Danos una justicia que perciba y escuche toda prueba que se le ofrezca para encontrarse con la realidad y no se perturbe por los ruidos embaucadores de los infundios.
Danos una Justicia que tenga mente sana para llegar a la verdad y esa verdad nos haga libres.
Danos una Justicia que tenga corazón para que la verdad sea completa y el resultado de la sentencia sea el Bien Común, la victoria del Amor, tu victoria Señor.
Amén.

Señor de la Justicia atado a la Leyy jamás de rodillas ante las presiones
Señor de la Justicia atado a la Ley
y jamás de rodillas ante las presiones

Padre Julio César Grassi

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008