Noticias

1/7/2009

Fuente: Cristo Hoy - Ed. N° 788 - 30 de junio al 6 de julio de 2009

El padre Grassi apeló la condena











El martes 30 de junio la Defensa del padre Julio Grassi apeló la condena que el Tribunal Oral 1 dictó sobre él el 10 de junio pasado. La base sobre la que los letrados reclaman es que fue acusado en concreto por un hecho el 6 de diciembre de 1996 y sobre esa fecha concentró su defensa. Los Fiscales, terminada la etapa de la prueba, desplazaron la acusación al otro día, 7 de diciembre. Los jueces condenaron al padre Grassi ubicando el hecho el 7 de diciembre. La otra acusación cuestionada era ubicada un fin de semana de la segunda quincena de noviembre por la tarde, y los jueces condenaron al padre Grassi por una ubicada por la mañana. La Defensa presentó una pericia psicológica hecha al denunciante que consigna que no tiene ningún signo de abuso sexual infantil. El fallo será revisado por la Sala 2 de la Cámara de Casación Penal de La Plata integrada por los dres. Mancini, Selecia y Mahíques.




Cartas en Cristo Hoy

'Condenas' al p. Grassi

Sr. Director:

Leí la carta firmada por un centenar de sacerdotes, religiosos y laicos donde cuestionan la falta de pronunciamiento de la cúpula eclesial ante el fallo condenatorio contra el padre Grassi. Lo primero que me salta a la mente, sin ser abogado, es que todos los firmantes podrían recibir una causa judicial en su contra... Sí, pues esto supera la simple ignorancia, ¿por qué?

El punto 1 de la carta señala que "deben cuidarse la 'víctimas', que son los 'menores abusados'". Ante esto digo, dos palabras, dos posibles juicios... Según el fallo condenatorio contra el padre Grassi, fue solamente 1 (un) chico -de ser realmente culpable uno solo justificaría la condena-, pero no es el punto. Y, según el fallo, no se puede hablar de abusados, sino de presuntamente abusados; hasta tanto esté firme la sentencia corre el principio de inocencia. Dos palabras, dos posibles juicios contra estos "clérigos" que, buscando representar a la Iglesia, no llegan ni al 0,5% de los consagrados en la Argentina, y mucho menos sabiendo que hay laicos que firman.

Al final de la carta dice: "[...] a los menores víctimas y a otros que eventualmente existieran, y como miembros de la comunidad eclesial les pedimos perdón por la violencia que surgió contra ellos desde nuestra 'casa'". Esto es más que ignorancia y que posibilidad de juicio, aquí hay algo muy malo...

Segundo: el punto 2 de la carta afirma que hubo negativas del cura a someterse a pericias. Y digo yo a estos "religiosos": Eso les pasa por leer sólo los medios tendenciosos y armar el mundo conforme a esas ideologías. El sacerdote no se negó a ninguna pericia válidamente pedida por los jueces durante el juicio. Hasta se sometió voluntariamente a cosas que podía evitar. Lo que ustedes hablan son pericias en El Calafate, donde no había ninguna garantía de imparcialidad, y lo demostró tanto el actual fallo, como el del Calafate.

Por Dios, antes de comprometerse con firmas para llamar la atención, busquen otras y distintas fuentes de información.

JESÚS GARCÍA - SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.


El padre Grassi

Sr. Director

Sabemos que el sacerdote acusado se enfrenta a los poderes más grandes y que la presente grosera manipulación no lo exime de futuras acciones de la misma laya. Pero esto conlleva un beneficio para los que creímos en él, hoy más que nunca estamos seguros de su inocencia, pase lo que pase, porque todo puede pasar.

Personalmente pienso que la mayor parte del purgatorio del padre Julio lo está pasando en este mundo, y que su alma está muy purificada por tantas humillaciones, las que ha sobrellevado con entereza, sin salir nunca de su centro en el sentido de equilibrio que no cualquiera podría mantener.

Quizás la parte más dura de su calvario no viene de los adversarios, de los cuales nada puede llegar a sorprender y de los que todo, absolutamente todo, se puede esperar. El dolor más acerbo proviene de la incomprensión de algunos pares que hicieron pública su disconformidad con su libertad contándose abiertamente en el bando de los acusadores. Ciertamente deberían haberse abstenido de definirse, al menos antes de que la Iglesia fuese anuente o cobarde.

Pensemos que en una variedad de situaciones en las que se está involucrando a veces, nada menos que a la adhesión al Sumo Pontífica en recientes acontecimientos, muchos nos preguntábamos de cara a ciertos pronunciamientos ¿de qué parte están, del toro o del torero?

¿Cuáles serán los epílogos? ¿Como un subibaja los casos desestimados revivirán y en éste por el que lo condenaron lo absolverán? Los cristianos, para saber la verdad, tenemos el tiempo, y por si hace falta, también la eternidad. Pero para no dar tan largas las cosas también podemos tener un poco de buena voluntad y sentido común, con lo cual podremos acercarnos a la verdad, pero ya que hay sorpresas, a veces los caminos de Dios no son los de los hombres y la salvación viene del lado que nadie lo espera. El único edificio sólido es el de la verdad, el edificio de la mentira es un tinglado mal trabado, el diablo lo hace mal y sólo subsiste la mentira en base a los intereses que sostiene, pero en cualquier momento muestra la hilacha; nadie puede imaginar las sorpresas de Dios y de la vida.

PEDRO CAMPOLI - LA PLATA

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008