Opiniones

23/6/2009

Fuente: Cristo Hoy - 23 al 29 de junio de 2009 - Año XV - N° 787
Editorial del Pbro. Lic. Juan E. Arnau

El caso del padre Grassi, más claridad










La famosa estrella de la televisión argentina Mirtha Legrand no dudó, en una entrevista con el sacerdote fundador de "Felices los Niños", en calificar este singular caso como un acontecimiento que no encuentra parangón en el ámbito mundial.

La lectura que nos es factible realizar a modo superficial, pero contundente, como para ir situándonos con realismo, la podemos deducir de los resultados del juicio.

De 17 acusaciones realizadas por 3 acusadores cayeron 15 de 2 de los demandantes. Quedaron dos acusaciones del restante como base para la pesada condena.

El segundo acto sí es importante, la acusación de un abuso determinado en un día determinado, según presentó la querella. Durante el juicio se desarrollaron los argumentos de la Defensa acordes a la demanda de la Fiscalía. El padre Grassi estaba tranquilo, ya que había demostrado más que suficientemente lo inconsistente de la acusación.

Circunscribámonos a este núcleo que en sí mismo no es complicado y que se descompone en dos episodios. Uno de ellos insustancial, se trataría de "piquitos", como la jerga popular los designa, negados de plano por el sacerdote aduciendo la impracticabilidad del acto: una verdadera vidriera sería el hipotético escenario.


¿Qué pasó? Durante los alegatos, momento en el que los abogados resumen los argumentos ante los jueces, los fiscales cambiaron el día. Técnicamente eso no se puede hacer ni durante el juicio sin consentimiento de las partes y de los jueces, y en la fase de alegatos ni qué hablar. En orden a esto el padre se encontraba muy tranquilo pensando que estaban tan perdidos los acusadores que habían hecho algo que los jueces iban a desestimar de plano. En efecto, no pudiendo operar esas modificaciones en esa instancia, lo único que hacían era restarle importancia a la propia acusación circunscripta obviamente al día consignado.

Pero ocurrió lo insospechable, los jueces dictaminaron de acuerdo a esa posterior e indebida modificación. Resultado, una condena tan endeble, que devino en la libertad del acusado y en la espera de la sentencia firme.

Al respecto se me ocurría recordar lo que Jesús le dijo a Poncio Pilato, quien también creía que podía lavarse las manos: "El que me entregó, cometió un pecado más grave que tú", como para que todos sepamos que de las manos de Dios no vamos a escapar (quizás sí de las presiones de los hombres).

No habiendo sentencia firme, la Iglesia no puede tomar ninguna medida, por lo que el padre Grassi tiene las debidas licencias para realizar todas las acciones sagradas a las que lo faculta su sagrado ministerio.

En definitiva, las cosas están más claras al menos para el que quiera referirse a los hechos. El padre está libre, la Iglesia consiente en mantener las licencias, y la condena no tiene sentencia firme, habida cuenta que cayeron 15 de 17 acusaciones, quedando una insustancial y la otra, que ocasiona la condena, es fruto de que lo acusaron de hechos ocurridos en un determinado día del cual se defendió, pero lo condenaron por otro día del cual no le dieron tiempo a defenderse.

PBRO. LIC. JUAN E. ARNAU




Carta en Cristo Hoy

Abogados por Grassi

Sr. Director

No soy abogado, pero ser acusado con un qué, cuándo y dónde, y defenderse de lo mismo amerita o condena, o absolución, en ese algo con su qué, cuándo y dónde. Nada se debe variar. Dadas las palabras leídas en la última entrevista de Cristo Hoy donde el padre Grassi manifiesta que se le cambió la fecha de acusación a último momento (en los alegatos) y que lo condenaron por algo que no pudo defenderse, quiero convocar a todos los abogados que crean que aquí hay una acción viciada que se solidaricen con el padre para evitar de algún modo que la presión de los acusadores motive una segunda instancia, también viciada, contra el sacerdote.

Mostrándonos unidos no dejemos pasar lo que podría ser una injusticia. Es muy fácil para los jueces dejarse vencer por la presión cuando una de las partes está sola... Sería muy difícil que lo hagan si cientos de abogados apoyan lo que a conciencia parece un "error".

MATÍAS VERÓN - LAFERRERE- BUENOS AIRES

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008