Noticias

16/6/2009

Fuente: Cristo Hoy - Año XV Nro 786 - Nota de Tapa

"Justicia patoteada"










El p. Julio César Grassi en una entrevista exclusiva luego del fallo.


''Me acusaron y me defendí por el día 6, me condenaron por el día 7. Me acusaron de un supuesto hecho por la tarde y me condenaron como si hubiera ocurrido a la mañana.''
''Me acusaron y me defendí por el día 6, me condenaron por el día 7. Me acusaron de un supuesto hecho por la tarde y me condenaron como si hubiera ocurrido a la mañana.''

¿Cómo califica la sentencia de los jueces? —Injusto ante todo. La justicia no es un bien que se te dé por partes y debas estar conforme. Estoy dolido y muy indignado porque es un veredicto acomodado a las presiones que el tribunal recibió a lo largo del proceso. A nadie le gusta un juicio político que comprometa su futuro patrimonio. Ellos no quieren problemas y eso los lleva luego a ser tibios. Lo que más sentí es que en mi proceso la Justicia está siendo patoteada y lo peor es que no veo jueces firmes que lo impidan totalmente. Estoy seguro de que los tres jueces están convencidos de mi inocencia, pero no se animaron. Forzaron la prueba, manipularon la causa para condenar en este caso y en los otros dos fueron objetivos y contundentes al absolverme. Algo pasó. Debo reconocer que me trataron bien en el juicio. No vieron sino pruebas que tiraron abajo toda la acusación, pero inexplicablemente condenaron en dos casos de manera contradictoria y sin fundamento serio.


Los acusadores afirman que los demás 15 cargos no se pudieron demostrar, lo que no significa que no existieron, ¿es así?
—Me acusaron de 17 hechos, me absolvieron de 15 acusaciones por la inexistencia de las mismas y me condenaron por dos de ellas que corresponden a un denunciante. Si la valoración fuera cuantitativa debiera decir que estoy parcialmente conforme, pero se deduce de las absoluciones que las dos acusaciones restantes no son válidas tampoco. No es que no se pudieron probar las otras denuncias como dicen los abogados querellantes, es porque directamente no existieron. Juan Pablo Gallego da información siempre falsa, por lo que fue denunciado por mentir y faltar a la ética en el debate. Por otra parte, en un juicio, si se recibe una condena, la misma es provisoria y el principio de inocencia se mantiene mientras no esté firme.


Lo dan como culpable de dos hechos. Sin embargo, usted afirma que demostró su inocencia en ellos, ¿cómo? ¿Y por qué lo dan por culpable?
—Cuando me acusaron en esta causa que queda pusieron una fecha al supuesto abuso, el 6 de diciembre de 1996, y sobre ella me defendí y con tanta contundencia que ya se les caía todo. Entonces el fiscal, al final del juicio, en los alegatos, cambió la fecha de acusación forzando la prueba de manera ilógica y me pidió la condena diciendo que en realidad el hecho ocurrió al día siguiente, o sea el 7 de diciembre. Eso no se puede hacer, porque yo me defendí por el día anterior. Si bien algo dije del 7 no fue suficiente porque fue hablando en función del 6. Los fiscales de manera pícara encontraron un huequito en el día siguiente y allí estacionaron la acusación. Una vergüenza. No lo puedo creer. Tenemos prueba pericia!, documental y testimonial que deja claro que los hechos no ocurrieron. La sentencia tiene aspectos positivos con la absolución de la mayor parte de las mentiras que me imputaron y entre ellas la de la pericia que decían que daba que yo tenía rasgos de delincuente sexual. Los jueces critican a los peritos oficiales de Río Gallegos diciendo que se excedieron agregando comparaciones no pedidas y sin fundamentos. Lo importante, según los jueces, fue saber si yo tenía alguna parafilia, o sea homosexualidad o pedofilia, y la pericia concluyó que no tengo ningún tipo de desvío sexual o parafilia.

[Nota de la Redacción: De las dos acusaciones que quedan en pie, la más grave es la que acaba de explicar en esta respuesta. La otra es, según se desprende de la Causa, un supuesto "piquito" que los acusadores ubican un sábado o domingo por la tarde de noviembre de 1996. Acusación desmentida por el sacerdote y que el fallo, sorpresivamente, ubica por la mañana.]


¿Cómo serán los pasos de segunda instancia? ¿Qué plazos se esperan?
—Ahora estamos preparando la apelación .al Tribunal de Casación de La Plata. Tenemos hasta fin de mes para decir por qué este fallo es injusto y nulo. Se estima que pueden tardar seis meses en analizar y responder. Los querellantes van a apelar las absoluciones.


¿Hay esperanza?
—Sí. Hay esperanza porque con el paso del tiempo la verdad se agranda y aumenta su peso, y la mentira se achica y deteriora. Tarde o temprano voy a ser absuelto.


¿Cómo vive interior y espiritualmente, siendo sacerdote, esta situación?
—Para mí fue una desazón tener que ver que esto se alarga, porque aunque lo esté viviendo en libertad, no puedo dedicarme plenamente a desarrollar mi vocación de sacerdote y educador de los niños y jóvenes más necesitados. Me costó y me cuesta estar inmerso en esta injusticia y cuando estoy frente al Santísimo clamo por justicia y le pregunto a Jesús: ¿Por qué? El silencio que se produce en la respuesta que no llega tal vez sea que El prepara un "para qué", y me entrego en sus brazos. Sí, solo me da paz ponerme en brazos del Padre como un niño en brazos de su madre. Ahora mi abogado y juez es El. El Señor es mi guía: ¿Qué puedo temer?


Mensaje para los lectores de Cristo Hoy
—Quiero decirles que soy inocente, no por los errores de los fiscales y de los Jueces. La demostración de mi inocencia se probó en el juicio de manera rotunda, y eso llevó a la desesperación de acusarme inicialmente por una fecha y condenarme al final por otra. Este es el "todo vale" de este proceso y que pretende llevar a un inocente a la cárcel. Recen por los jueces que van a tener que revisar este mal fallo para que no se dejen influenciar.




Cartas en Cristo Hoy

Caso Grassi: saber esperar

Sr. Director
Hay que tener en cuenta lo siguiente:si los jueces de primera instancia consideran que el padre Grassi es culpable, ¿por qué lo dejan libre a sus anchas en la Fundación ante 4 mil jóvenes? Y si dudan de su culpabilidad, ¿por qué lo condenan? Todas las puertas están abiertas para la segunda instancia. La Iglesia lo sabe y va a esperar; nosotros debemos hacer igual. No podemos condenar en nuestro interior. Debemos esperar. La injusticia humana es posible, lo demuestra el hecho de que 15 abusos fueron desechados por los jueces; 15 casos que según la querella estaban fundados. Además me parece aberrante que los acusadores, refiriéndose a esos 15 casos de los fue fue absuelto el padre, (digan) que sean algo que simplemente no se pudo probar, lo que no significa que no existieron... así dijeron por televisión. Y yo me pregunto: ¿Y el principio de que hay que probar la culpabilidad para que alguien deje de ser inocente? Si no lo probaron, no pueden dejar como entendido que no significa que no cometió los actos. Es una contradicción de los acusadores.
JESÚS GARCÍA - S. M. DE TUCUMÁN


Quiero creer...

Sr. Director
Como todas las personas, estoy confundida. Agradezco a Cristo Hoy por la valentía de poner la versión del sacerdote, ya que los medios nos sobresaturaron con la versión acusatoria. Además, porque la obra del sacerdote Grassi es obra que representa a la Iglesia. Y muchos de los ataques al padre van dirigidos a toda la Iglesia. Quiero creer en el cura porque nos ha hecho valientes a nosotros, porque los acusadores son poco creíbles y porque veo al padre sufrir como sufriría quien fuera condenado injustamente. No creo y miles de personas, testigos de su obra, estamos seguros de que no engaña. Pero también quiero confiar en la justicia y voy a esperar la segunda instancia. Mucho será mi pesar si no fuera absuelto allí.
MARÍA LUISA JEREZ DE OTAMENDI - AVELLANEDA - Bs. As.

Link permanente a este ítem

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008