Cartas


Cadena de Oración
por el Padre Julio César Grassi

Súmese a las plegarias para que venga a nosotros la justicia del Reino de Dios.

Envíe a cadenadeoracion@causagrassi.org lo que usted pueda ofrecer espiritualmente: Eucaristías, Rosarios, Oraciones en Familia o en Comunidad.


Enviar un mensaje


De: Heber Torres

Fecha: 30 de enero de 2007

Monte Chingolo, 30/1/2007, en las vísperas de San Juan Bosco

Querido Padre Julio:

Hoy tengo la oportunidad de hacerle llegar estas líneas gracias al servicio y al compratir del Padre Roberto.

Mi nombre es Heber, tengo 44 años, y soy mamá de Angel (22), Virginia (19), Lucía (13), y Nico (8); hace 23 años que soy catequista en mi parroquia, Cristo Salvador. Actualmente tengo a cargo un grupo de comunión, chicos de 10 años aproximadamente.

A veces es posible detectar cuando alguno de los tantos niños y niñas que tenemos cerca sufre la falta de algunas cosas materiales, pero principalmente cuando no tienen una familia y el amor y la contensión que todos necesitamos, especialmente en la niñez.

No lo conozco personalmente, apenas lo ví el día que visitó nuestra Parroquia, pero sé en parte todo lo que con tanto amor y sacrificio (como todo, Padre) ha hecho por tantos niños, jóvenes y adultos, en este momente recuerdo las palabras de Jesús ante las acusaciones de los fariseos que lo tratan de obrar a las órdenes del demonio.

¿Cómo el demonio puede obrar en contra del demonio? Sé que estos son tiempos difíciles de prueba y de mucho dolor, pero tenemos la certeza que siempre Dios da mayor prueba al que más ama, y la muestra de ello nos la dió su Hijo en la Cruz.

Sepa que está acompañado por muchos en esta batalla, y como sacerdote presente nuestras oraciones al Padre Justo y Misericordioso para que nos transformemos en una Iglesia viva y menos hipócrita que se juega y no teme al enemigo que se escuda tras el poder (pongamos el número que queramos).

Lo acompañamos desde lejos y desde cerca en el Espíritu. Que María Madre de todos los sacerdotes lo siga acompañando y protegiendo con su santo manto y la esperanza aún en las horas más oscuras.

Ayer rezamos con el salmo; ¡Sean fuertes los que esperan en el Señor!

Gracias por todo lo que ha hecho y seguro seguirá haciendo por tantos niños y niñas, para que puedan tener una vida mejor, digna y aún más feliz.

Seguimos rezando por Usted: Que Dios lo bendiga - lo proteja y lo libre de todo mal hoy y siempre.

Quedo a su disposición.

Hasta siempre.

Heber

Link permanente a esta carta

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008