Cartas


Cadena de Oración
por el Padre Julio César Grassi

Súmese a las plegarias para que venga a nosotros la justicia del Reino de Dios.

Envíe a cadenadeoracion@causagrassi.org lo que usted pueda ofrecer espiritualmente: Eucaristías, Rosarios, Oraciones en Familia o en Comunidad.


Enviar un mensaje


De: Horacio Castro

Fecha: 18 de abril de 2010

Padre Julio César Grassi:

Observando lo que está aconteciendo, ya podría decirse que usted es el ejemplo viviente de un ensayo para el actual ataque o conspiración contra el Papa.

No importan todas las razones, pruebas y la verdad que se opongan a las infames acusaciones.

Benedicto XVI dijo directamente verdades que molestaron a lobbies y poderosos, así como usted molestó a otros haciendo directamente buenas obras.

Hoy los católicos vemos con tristeza como multimedios en todo el mundo procuran debilitar y destruir nuestra Iglesia, incluso ante la cautela y silencio de algunos cómplices dentro de la Iglesia Católica, que alientan a los anticristianos a pedir la renuncia o detención y enjuiciamiento de Benedicto XVI, a cuestionar la beatificación de Juan Pablo II y a denigrar la memoria de Pío XII.

CNN entre varias maniobras hizo una malintencionada entrevista en su señal en español -ridícula porque inmediatamente surge que pudieron designar a otro locutor- a un cardenal donde tergiversaron sus respuestas, y Associated Press, The New York Times, The Washington Post, canales de TV anticatólicos, etc. publicaron y difundieron a sabiendas falsas o incompletas investigaciones sobre abusos sexuales y su tratamiento moral y judicial por parte de la Iglesia.

Ingenuos o anticristianos no pueden o no quieren entender que la Iglesia, comenzando por el Vicario de Cristo, debe cuidar que se apliquen con veracidad los procedimientos del juicio canónico a quienes sean acusados, y de colaboración con las autoridades civiles para separar de lo cierto lo presunto o simplemente difamatorio. Ninguno habla de los sacerdotes que fueron comprobadamente inocentes o absueltos también por la justicia civil. Pero esencialmente todavía no se conoce internacionalmente lo suficiente sobre la injusta persecución en la Argentina al sacerdote Julio César Grassi y su obra. Persecución -hasta ahora gratuita- que seguramente envalentonó a los enemigos de toda la Iglesia.

Rogamos a Dios que con su pronta absolución, Padre Grassi, sea en nuestro país donde se comience por hacer Justicia en lo que algunos llaman la peor crisis del Catolicismo en tiempos modernos.

Link permanente a esta carta

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008