Cartas


Cadena de Oración
por el Padre Julio César Grassi

Súmese a las plegarias para que venga a nosotros la justicia del Reino de Dios.

Envíe a cadenadeoracion@causagrassi.org lo que usted pueda ofrecer espiritualmente: Eucaristías, Rosarios, Oraciones en Familia o en Comunidad.


Enviar un mensaje


De: Jorge Díaz y grupo de laicos

Fecha: 21 de junio de 2009

Asunto: RESPUESTA A UN TEXTO PUBLICADO EN VALORES RELIGIOSOS


RESPONDEMOS A UN TEXTO PUBLICADO EN VALORES RELIGIOSOS (Clarín)

Es muy probable que esta carta no sea publicada en VR, como ocurrió con una anterior en la que Ester Echeverría contestaba al rector de la UCA Córdoba, porque sufriría la censura de Clarín. Por lo tanto, nos aseguramos su difusión, enviándola simultáneamente a otros medios.


Ante el vergonzoso libelo teñido de tendenciosidad ideológica publicado en el apéndice religioso de Clarín (léase Valores Religiosos) bajo el título: Religiosos y laicos critican el silencio de la cúpula religiosa, queremos resaltar algunos puntos, dado que el silencio equivaldría una aceptación de las falsedades claramente demostrables, presentes en tal artículo.


1-El título debió decir: “Algunos religiosos y laicos…” y no tratar de imponer una generalidad que es inexistente. Porque tanto a nosotros, como a varios miles de personas más, ustedes no nos representan, ni como líderes religiosos ni como grupo de laicos. Reconozcamos vuestra ayuda porque ha sido muy bueno que se haya publicado la lista de adherentes; esto nos permite reafirmar aún más nuestra teoría de que el caso Grassi se ha transformado en una verdadera causa política.

2-Faltan ustedes a la verdad cuando se refieren al “silencio de la cúpula eclesiástica”, pues ésta se manifestó el mismo día del veredicto y, reproducida en el boletín de AICA de esa fecha, señala que se esperará que el fallo quede en firme para tomar una resolución. Si no les agrada la decisión es otra cosa, pero no digan que no existió.

3-El Código Procesal Penal de la provincia de Buenos Aires dice claramente que un ciudadano mantiene la presunción de inocencia hasta que un fallo condenatorio quede en firme. Consecuentemente, todavía Julio Grassi es INOCENTE. Es lo mismo que le respondimos al rector de la UCA de Córdoba, Rafael Velasco, aunque nuestra respuesta no haya sido publicada en este sitio. La ausencia de su nombre en vuestra nota es prueba suficiente de que el destinatario la recibió.

4-El veredicto en ninguno de sus párrafos acusa de pederastía o pedofilia al sacerdote. Por lo tanto y como mínimo, revela por parte de los firmantes un desconocimiento directo total y absoluto de lo que dice el fallo del tribunal de Morón y arroja un manto de sospecha sobre la intencionalidad de esa afirmación: se llevaron de palabras de terceros? es animosidad manifiesta? No lo sabemos, pero debería quedar claro que estas afirmaciones aventuradas podrían llevarlos tanto a quienes aparecen en esta nota como al responsable del Boletín, a los estrados judiciales. Porque lo que sí dice el fallo como producto de una pericia, es que el sacerdote no presenta ninguna parafilia. Dónde dice que se negó a hacerlas?

5-No está claro a quienes llaman “víctimas”. Si se acatasen los términos del fallo en el sentido más absoluto, entenderíamos que en dos casos la víctima es el padre Grassi, puesto que se falla como ausencia de delito o, lo que es lo mismo, víctima de falsos testimonios, y en uno, el denunciante sería la “presunta” víctima, puesto que el fallo es sólo de primera instancia y el sacerdote, desde el punto de vista procesal, es todavía considerado INOCENTE.

6-Vuestras afirmaciones son rayanas con el ridículo cuando se refieren a Grassi como a un “cura cercano al poder”… De qué poder están hablando? Saben que la Fundación Felices los Niños hace rato que no recibe ningún tipo de subsidios que sí le corresponderían por tutelar niños judicializados? Saben que está sostenida por particulares y que el poder del sacerdote sólo tiene que ver con una fe inquebrantable en su obra cuyo único objetivo es darles un futuro diferente a aquéllos a quienes la vida les ha mostrado su peor cara? Qué están diciendo? Aunque pensándolo bien, quizás su poder esté en su carisma a la distancia; porque los chicos, aunque obligados a estar lejos del sacerdote, mantienen el cariño y el recuerdo intacto de su padre que no está, y siguen sus enseñanzas sólo para que “su querido papá Julio” se sienta orgulloso de ellos.

7-Quienes conocemos todos los detalles de la causa seguiremos insistiendo en su inocencia. Si ustedes en lugar de acusar sin fundamento o llevados por los dichos de alguien Interesado sólo en arrear agua para su molino, hubieran leído la causa, sabrían que el hecho por el cual se condena a Grassi nunca pudo ocurrir. Y ya no se trata de palabra contra palabra. Se trata de la existencia de pruebas del tipo temporal y físico que lo hacen imposible. Además, si los jueces como ustedes dicen le dieron “ciertas prerrogativas”: no será que tienen la certeza de que es inocente y las permanentes y excesivas presiones les quitaron independencia para dictar su veredicto? No será que están seguros que no hizo lo que dicen que hizo y ese es el motivo por el que no hay riesgo de reincidencia?


Por último, les pedimos a los religiosos que firman la nota que se disculpen por sus propias faltas y no por las del padre Grassi en este asunto. “Las víctimas” o “la víctima” en este caso y quienes le indujeron al hecho, son los que saben mejor que nadie de su inocencia y, tarde o temprano, habrá alguien que no podrá soportar los gritos de su conciencia y hablará. Mientras tanto, no debemos desconocer que actitudes como la que ustedes han manifestado, sólo contribuyen a forjar el martirio de quien hoy pretenden demonizar y a poner en riesgo su obra sin importarles para nada el destino de los chicos que encontraron allí la seguridad de un hogar.

Que quede claro que queremos más sacerdotes como el padre Grassi, más sacerdotes que se la jueguen a pesar de que intenten cortarles las piernas, más curas comprometidos con las enseñanzas de Jesús que hacen y siguen haciendo en lugar de hablar, más curas que verdaderamente hagan de su ministerio la única razón de su existencia.

El que no tenga culpa, que tire la primera piedra.


-María Rosa Caballero, Julián Alvarez y Anabel Palavecino (Colegiales)

-Federico Barrios, Juan Marcelo Ríos, Javier Santillana, Adalberto Molina, Alfredo Gutiérrez, Violeta Franco, María Luisa Gómez y Mercedes Paso (Chacarita)

-Fernando Nievas, Ester Echeverría, Julieta Visconti, Salvador Cano, Ernestina del Valle, Patricia Santino, Elsa Ferrari y Julio Ramírez (Palermo)

-Mirta Calderón, José Blanco, Margarita Palomares, Manuel Fernández, Ofelia valladares, Joaquín Palermo y Teresa Sierra (Belgrano)

-Hugo F. Molina, Jorge Díaz, Felipe Negri, Osvaldo Puente y Cecilia Márquez (Morón)


Aclaración: Somos todos laicos

Link permanente a esta carta

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008