Cartas


Cadena de Oración
por el Padre Julio César Grassi

Súmese a las plegarias para que venga a nosotros la justicia del Reino de Dios.

Envíe a cadenadeoracion@causagrassi.org lo que usted pueda ofrecer espiritualmente: Eucaristías, Rosarios, Oraciones en Familia o en Comunidad.


Enviar un mensaje


De: Gabriela

Fecha: 9 de junio de 2009

Asunto: Fuerza


Padre, no dejo de sorprenderme de este juicio que bien podría llamarse “el de las no-pruebas”. Desde el primer momento creí en su inocencia. Jamás dudé; pero mi certeza se fue afianzando a medida que lo escuchaba hablar en los distintos medios. Lo que más llama la atención es que nunca ha pedido que le crean, siempre se ha sostenido con la confianza de quien sabe que dice la verdad. Nunca escuché a una persona en ningún medio acusarlo concretamente de algo. Digo: alguien que hubiera estado en contacto durante bastante tiempo con usted. Todo lo contrario. ¿Cómo es posible que ni una sola persona se haya sentado frente a usted a acusarlo de una manera mínimamente coherente y decir algo con argumentación y una prueba en la mano?
Hay cosas muy difíciles de comprender para los que no conocen (y me incluyo) demasiado el camino de Jesús. Recuerdo una vieja película donde se muestra a Pedro crucificado, boca abajo, agradeciendo a Dios el honor de morir de la misma forma que Nuestro Señor. Escuché decir que Jesús estuvo prácticamente sólo antes de morir. Cuando San Pablo pidió a Dios que le quitara una insoportable espina , éste le respondió que aquélla estaba allí para que no olvidara nunca la virtud de la humildad.
Imagino que para un sacerdote, los hijos preferidos de Dios, o los más cercanos, esto que le está pasando, querido Padre, debe ser una bendición. Que Dios lo haya elegido.
Cuando la Fe comienza a acariciarnos con la suavidad de quien llora en un regazo, cuando vislumbramos que esta vanidad y este sueño de vacuidad no alcanza para nada, cuando uno comprende y comienza a respirar el aire vivificante de la Fe, entiende de verdad aquello de dejar actuar a Dios. La justicia divina está presente más allá de la opinión de los hombres.
Tengo una alegría inmensa porque esto está llegando a su fin. Ya le pedí a Nuestra Señora y tengo una confianza casi límpida. Hoy escuché decir a ese amigo maravilloso que es Raúl Portal (que fue un verdadero “portal”) que si lo declaran inocente seguirá siendo su amigo, y que si así no fuera (la locura del mundo es y ha sido en todos los tiempos infinita), en lugar de amigo pasará a ser su hermano.
Yo quiero decirle entonces que estoy segura de que mañana terminará este calvario de cualquier modo. Si es como debe ser, tengo toda mi Fe puesta en Dios porque saldrá su absolución. Pero si así no fuera, continuaré con la misma Fe, pero con un espíritu más luchador aún. Como Portal, a partir de ese momento seré un soldado para defender su obra, unos brazos si hay que volver a levantarla, un perro guardián para que nunca más le toquen a sus chicos. ME COMPROMETO POR MEDIO DE ESTA CARTA.
Aprenderé a perdonar porque su templanza me ha enseñado.
Vuelvo a pedirle a Nuestra Madre para que mañana nos bendiga con la sentencia que declare que usted es inocente de todo cargo.

Link permanente a esta carta

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008