Cartas


Cadena de Oración
por el Padre Julio César Grassi

Súmese a las plegarias para que venga a nosotros la justicia del Reino de Dios.

Envíe a cadenadeoracion@causagrassi.org lo que usted pueda ofrecer espiritualmente: Eucaristías, Rosarios, Oraciones en Familia o en Comunidad.


Enviar un mensaje


De: Juan Marcelo Ríos y otros

Fecha: 7 de junio de 2009

Asunto: EL “DEFENSOR” MARCELO JALIL MIENTE DESCARADAMENTE


El citado funcionario, defensor del Juzgado de Menores porteño, refiriéndose a los chicos del Hogar San José Obrero del barrio de Chacarita, dependiente de la Fundación Felices los Niños, en el diario La Nación del día 4 de junio, afirmó que los chicos "están bien, siguen asistiendo a clases al colegio Santa Teresa de los Andes, donde los contienen afectivamente y son controlados por profesionales del Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes".

Podemos afirmar que MIENTE DESCARADAMENTE. El sábado 6 del corriente, en horas del mediodía, el niño L. P. fue visto en un tren de la línea Mitre con destino a Retiro (otros reportes señalan su presencia en algunos lugares cercanos a esa estación ferroviaria). Este niño, junto con uno de sus hermanos (M. P.), escapó de la represión que el día 15 de mayo, la jueza Rustan de Estrada ordenó de acuerdo con Jalil, contra los internos del Hogar. Este niño necesita cuidados especiales: en el Hogar vivía cómodo, abrigado, protegido y bien alimentado; el sábado andaba sucio, desabrigado, con su nariz chorreando y pidiendo moneditas a cambio de unas estampitas que vaya saber qué explotador de menores le dio.

Esos niños se escaparon delante de las narices del Consejo que decía contenerlos; por lo tanto, usted señor Marcelo Jalil ES EL RESPONSABLE y debe responder por ellos.

Y no venga a decir como la jueza, que se los amenaza por esto. No es una amenaza: es el derecho que tiene un patrón a pedir cuenta a sus empleados por el trabajo que realizan. O acaso no se les paga a ustedes con NUESTRO dinero?

NOSOTROS ESTUVIMOS ahí en esos días aciagos en los que se vulneraron los derechos de los niños, pero ni Rustan ni Jalil tuvieron tiempo de hacerlo porque tenían que defenderse por los medios.

Y esta responsabilidad también es extensiva a todos aquéllos que pudieron parar la masacre y no lo hicieron. Nos referimos a los miembros de CASACIDN: Estela Carlotto, Nora Schulman, Juan Pablo Gallego, quienes dijeron que respetaban la decisión de aquellos inescrupulosos funcionarios.

¿Cómo? ¿No hablan del interés superior del niño? ¿Eso no equivale a decir que si un funcionario manda a golpear a niños hay que pararle la mano, no importa de quién sea?

Tal vez habría que comenzar por pedirle cuenta a Schulman y a su marido Calcagno Quijano sobre el destino de los $100.000 recibidos del Gobierno de la Ciudad para un supuesto hogar que tendrían en su casa de la calle Puán.

No sea que se trate de un cambio de favores y ese dinero sirva para aliviar la quiebra del ex juez Calcagno.

¿Es NUESTRO dinero, no? Tenemos DERECHO a saber. Como también tenemos derecho a EXIGIR JUSTICIA por esos chicos del Hogar San José Obrero que antes estaban tan bien y ahora están tan mal.

Esperamos respuestas racionales, no posturas histéricas y ofendidas de funcionarios incapaces para el puesto que ocupan.

Juan Marcelo Ríos, Javier Santillana y Mercedes Paso (Chacarita)

Fernando Nievas y Julio Ramírez (Palermo)

Anabel Palavecino (Colegiales)

Mirta Calderón, Manuel Fernández y Teresa Sierra (Belgrano)

queremosjusticia_08@yahoo.com.ar

Link permanente a esta carta

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008