Cartas


Cadena de Oración
por el Padre Julio César Grassi

Súmese a las plegarias para que venga a nosotros la justicia del Reino de Dios.

Envíe a cadenadeoracion@causagrassi.org lo que usted pueda ofrecer espiritualmente: Eucaristías, Rosarios, Oraciones en Familia o en Comunidad.


Enviar un mensaje


De: María Marcela del Franco

Fecha: 10 de mayo de 2009

Asunto: Por los chicos del Hogar San José Obrero


El 23 de abril último, los chicos del Hogar San José Obrero, perteneciente a la Fundación Felices los Niños, recibieron de parte del Consejo de los Derechos del Niño, Niña y Adolescentes del GCBA, la inesperada noticia de que serían trasladados a otros hogares. Los niños rompieron a llorar sin consuelo, manifestando a los presentes su negativa a marcharse, pues no se querían separar de sus hermanos de sangre y de sus hermanos de la vida. Ellos ya sabían que no hay hogares donde pudieran permanecer juntos los hermanos de ambos sexos y menos aún, con sus hermanitos especiales. Ya sabían del riesgo de que sus familias se desmembraran una vez más.

Con esa angustia, pidieron ser escuchados por las personas que habían decidido sus destinos: la jueza del Juzgado No. 106, Myriam Rustan de Estrada y el supuesto “Defensor del Menor”, Marcelo Jalil. Los niños querían que estos funcionarios los conocieran; querían decirles que ellos no son solamente un número de legajo. Son seres humanos, NIÑOS que, de acuerdo a las Convenciones Nacionales e Internacionales, tienen DERECHOS.

Sin embargo, siguen viendo con asombro, cómo esos derechos son desoídos y pisoteados. Los están llevando contra su voluntad, engañados, con la peor de las mentiras: “vas a conocer un hogar y volvemos”, “vas a estar mejor que acá”, mientras que se los deriva a una casa de abrigo donde comparten el espacio con chicos de ambos sexos que no saben si regresan a la mañana siguiente, en lugares donde el olor a pis y a excrementos invaden las habitaciones y el comedor, donde además se fuma.

Cuando los más chicos o los especiales son llevados de esta manera, ya NO VUELVEN. Se quedan ahí sin su ropa, sus recuerdos, sus peluches y sus juegos.

Otros niños pidieron intervención a sus juzgados y defensorías o asesorías jurídicas: escribieron notas y las firmaron, pidiendo quedarse: pero no los escuchan.

Empeorando su situación, toda persona que los apoya y los contiene, incluyendo los voluntarios, son expulsados del Hogar por la fuerza pública y no pueden acercarse a menos de 100 metros de ellos, con la Policía, como si fueran delincuentes.

Hoy esos niños ESTÁN SOLOS , sin derechos, indefensos y en manos de extraños, sin que nadie los pueda abrazar y consolar sus angustias. ¿¿¿DONDE ESTÁN LOS DERECHOS DEL NIÑO QUE ELLOS PROCLAMAN???

¿Por qué nosotros, los ciudadanos, tenemos que pagar los sueldos y los consumos de celulares de estas personas que lo único que hacen es estar sentados, mirándolos, anotando mentiras, con actitudes peores que en la época de la dictadura? Si así actúan en este sitio donde los podemos ver, ¿cómo lo harán allí donde no son vistos o donde nadie se anima a hablar?

A todos: les pedimos que difundan esta situación, dado que ningún medio se hace eco de semejante barbarie; tal vez porque ellos no son noticia, ellos no venden, o porque tal vez no conviene que eso se sepa.

Entonces no nos asustemos si el día de mañana, estos niños que hoy son discriminados y maltratados por jueces, defensores y por la fuerza pública, el día de mañana tampoco nos respeten a nosotros y violen nuestros derechos como hoy se violan los de ellos.

Si van por el Padre Grassi como dicen, haciéndolo de esta manera han caído en la mayor de las bajezas. No se pueden meter con sus hijos y lastimarlos así, porque ni las bestias sacrifican las crías de sus oponentes: ellos tienen el coraje para luchar de frente y a corneada limpia, no por atrás y matando a su prole.

Una colaboradora

María Marcela del Franco

Colegiales

CABA

Link permanente a esta carta

E N C U E S T A
Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




Ver resultados
(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008