Logo
Imprimir esta página
14 Sep

LA INTERVENTORA GAMBARO Y EL DIRECTOR CASOLATI CORTAN SERVICIOS QUE HACEN PELIGRAR A LOS NIÑOS

Interventora Natalia Gambaro Interventora Natalia Gambaro

Destruyen el proyecto de Felices los Niños.

 

Apenas pasó una semana de la intervención de la militante del PRO, aliada de Scioli, Natalia Gambaro, el inefable despertar mediático de Juan Manuel Casolati hizo una puesta en escena junto a Mauro Viale diciendo que la Fundación había dado un giro de 360º. Mauro Viale le contestó que de ser así estaba todo igual, ya que girando 360º se vuelve al mismo punto. Y no solo se puede decir que estaba en el mismo punto sino que, comenzó a retrocedes poniendo a los chicos en un peligro cada vez mayor.

 

Cortan los teléfonos y los internos:

Tras haber cortado la recaudación y con falta de respuesta del Estado, sumado a esto la mala administración de Casolati y la interventora, por falta de pago se cortaron todos los teléfonos de la Fundación Felices los niños. No solo eso, se descompusieron los internos que comunican los hogares y las escuelas que están dispersos en un predio de 65 hectáreas y así quedaron. Si a un chico le pasa algo, no hay manera de comunicarlo y comunicarse con el exterior. Si hubiera un problema de salud o un peligro de seguridad física para los niños internados es imposible comunicarse con quién pueda auxiliarlos.

 

Cortaron el servicio de emergencias médicas:

La empresa que proveía asistencia médica pediátrica y ambulancia de urgencia ante un hecho grave, también cortó el servicio por falta de pago, osea por la mala administración de la interventora Natalia Gambaro y el director Juan Manuel Casolati. Fuentes judiciales afirmaron que un testigo manifestó que si un chico le pasa algo en la noche tiene que llamar al chofer, quién vive a 10 cuadras de la portería (yendo a pie, ya que no hay teléfono), pero que él mismo manifestó que no lo llamen por un niño con fiebre, y en ese caso le den un ibuprofeno. Osea que los niños están en manos de un chofer de venido y en paramédico “en total peligro físico ante cualquier problema respiratorio, convulsiones o accidentes domésticos”.

 

Las explicaciones mediáticas de Gambaro:

Lejos de aceptar los graves problemas que le está provocando a los niños de la Fundación, la interventora Natalia Gambaro, se animó a salir a hacer una defensa mediática de su gestión al estilo de lo que los criollos llaman “la actitud del tero”, quién pone los huevos en un lado y grita en otro con el solo fin de distraer al enemigo.

La interventora manifestó que los galpones de la Fundación estaban colmados de basura o de cosas inservibles. Lo que no dice es que la primera actividad que Casolati hizo en la Fundación fue “ordenar los galpones” y vender la mayor parte del papel y los metales a beneficio de varios presos que él asistía jurídicamente y en las salidas transitorias los traía para “ayudar a la Fundación”.Tampoco debe saber Gambaro que del dinero producido por las ventas, nada se entregó a la Fundación. En esa nota dada a Tiempo Argentino la semana pasada, la interventora Gambaro, también manifiesta que la carpintería de Felices los Niños también estaba colmada de basura, y lo que no sabe o no quiere decir es que Casolati había nombrado como jefe del taller de carpintería al señor Marcelo Grinvero, quién es su “mano derecha” y en 10 meses de gestión jamás llegó a, ni siquiera dar una clase a los chicos. Gambaro agrega en su reportaje que tuvo que hacer tres desratizaciones. En un predio de 65 hectáreas es lógico que haya roedores de distintas razas y hasta incluso comadrejas que invaden los techos. Lo que está claro que en 10 meses estuvo a cargo de la obra Juan Manuel Casolati y nada hizo para terminar con esa plaga en el sector de los edificios, siendo que él manifestaba tener una empresa amiga que podía hacerlo gratuitamente. Un par de roedores puede entrar y en menos de un mes hacer su nido y provocar desastres sino se hacen controles y se mantiene una higiene adecuada.Lo que también es fácil para Gambaro es echar la culpa para atrás cuando la culpa es de ella y su organización. Preocupada por sumar más irregularidades, la mentada interventora dice a Tiempo Argentino que se encontró to alto, y justo allí, sin querer, le pega a Casolati, ya que sábado a sábado un grupo de quince personas junto a Casolati se dedicaban a cortar el pasto y limpiar los parques de la Fundación. Es evidente que queriendo menoscabar la figura del padre Grassi y sus colaboradores directos, la Dra. Natalia Gambaro no hace más que comprometer cada día más al único responsable del decaimiento de la Fundación durante los últimos 12 meses, Juan Manuel Casolati. El fue nombrado por el consejo de administración de la Fundación el 24 de septiembre del 2013, como director de hogares de Felices los Niños en Hurlingham.

 

 

All rights reserved.