A+ A A-
La Virgen de la JusticiaImagen en la Capilla Sto. Domingo Savio en la Ciudad del Niño en Hurlingham
La Virgen de la Justicia
Imagen en la Capilla Sto. Domingo Savio en la Ciudad del Niño en Hurlingham
Oh Madre de la Justicia:

Virgen de los que clamamos libertad en este Valle de lágrimas.

Señora de los Crucificados sin un Juicio Justo.

Santa de los inocentes procesados, ajusticiados por los que vociferan una sentencia vacía y vengativa.

María Reina: Qué venga a nosotros el Reino de tu Hijo:

Reino de Justicia: donde veamos el índice acusador acompañado de un corazón misericordioso y una mente libre de presiones para restituir lo perdido o recomponer al alma extraviada.

Qué venga a nosotros el Reino del Amor de tu Hijo querido, quien fue capaz de dar la Vida y no pedir nada a cambio.

Qué venga el Reino de la Paz que no es tregua sino equilibrio, armonía en la abundancia del Bien.

Madre de los Desamparados: oye al Pueblo de los postergados, a los que siempre se les dice mañana, después, más adelante: ¡cuando hoy necesitan de una mano salvadora porque se ahogan en hambre, frío, soledad e ignorancia!

Madre de los sufrientes: suaviza sus heridas con el bálsamo de una justicia que escuche al pobre sin mediocres canjes ni politización de sus soluciones.

Madre de los que erraron el camino: Sal a buscar a la oveja como una Buena Pastora, y tráelos al redil para que sientan que nunca debieran haberse ido y que nosotros no los juzgamos, que los seguimos amando y no queremos que vuelvan a perderse...

Madre del Buen Consejo: Ilumina la mente de los que deben decidir sobre la libertad y la vida de los ajusticiados: Concédeles el don que Tú has tenido para hacer lo que Dios quiere y no lo que los poderes de las sombras, los intereses mezquinos, soplan al oído de los Jueces para ganar terrenos de poder y pisotear los derechos humanos.

Madre del Corazón Inmaculado: Borra de los Estrados Judiciales toda corrupción que lleve a vender a un hermano, como a José, hijo de Jacob... que lleve a entregar a un Amigo a los verdugos, como Judas al Señor...

Borra la corrupción de las argucias procesales que se ponen por encima de la Ley y la manipulan...

Borra el orgullo de quien prejuzga y pone su ego por encima de la Justicia misma...

Borra del Poder Judicial la Omnipotencia que los hace dueños del destino de su prójimo y los vuelve impiadosos y arrogantes con quien tan solo es señalado por un delito...

Madre de los Condenados injustamente como tu Hijo: abrázalos con el mismo cariño y Piedad que lo hiciste a tu Amado Jesús al pie de la ignominiosa Cruz y acompáñalos en el Calvario de sus días grises con la luz de tu presencia...

Madre de los torturados por los linchamientos públicos: Levanta tu voz tierna para decir BASTA YA a los gritos de - Crucifícalo, Crucifícalo !



Virgen de la Justicia: Señora Abogada nuestra:

Ven, quédate aquí, en nuestra Tierra sedienta de Ti.

Camina junto a nuestro Pueblo sufrido y escéptico, y dales el don de la Esperanza para que no se cansen de golpear las puertas de la Equidad y la Verdad.

Libra las batallas pendientes contra el Mal que quiere encarnarse en resoluciones injustas, pactos corruptos, condenas sociales, ajusticiamientos mediáticos, mentiras y difamaciones motivadas por la envidia y el rencor.

No podemos esperar mucho más Virgen Justa: nos arde el corazón por lograr ahora mismo lo que Jesucristo en tres días reconstituyó: Resucitar de la mentira, de la opresión de los Fariseos e imperialistas romanos, del Poder del Maligno que se goza con la humillación del bueno, del Traidor que lo entregó a sus enemigos en el peor momento...

Queremos resucitar a una Justicia plena y radiante que sea Signo como el Arca de la Alianza en el desierto: y no un Becerro de Oro al pie del Sinaí...

Queremos cruzar a la Nueva Tierra Prometida donde podamos creer que quien administra el resguardo de la Ley: la viva y no se preste a trampas mortales para con los justos.

Por eso Madre: Libra a los inocentes de las garras de la injusticia y que ni un solo minuto se estigmatice a un bueno con castigos injustos o prisiones opresoras...

Fortalece a las familias de los imputados por delitos para que esa dura prueba fortalezca el amor y la unidad... y crezcan a pesar del padecimiento en el tiempo desgastante de un Proceso Judicial...

Rescata a todos tus amigos que han caído en Trampas y Fosas fatales con Causas armadas...

Haz que descienda la prudencia y el buen corazón a quien por resentimientos se siente tentado a un Falso Testimonio.

Dale a quien investiga la luz de una pista real y aléjalos de los fuegos artificiales de las pruebas falsas.

Ilumina a los Jueces en sus decisiones para que se entreguen plenamente al Bien, al Derecho y el Amor Social.

Que la Balanza que Tú llevas, Virgen Santa de la Justicia, esté siempre inclinada del lado de la Ley y de la Vida, del Bien y la Verdad:

¡Será Justicia Madre!

Padre Julio César Grassi

Encuesta

Padre Grassi:
¿Inocente o culpable?




(Luego de votar cierre la ventana)
Comienzo encuesta: 21/12/2008
All rights reserved.